Ultimas imágenes de Curiosity

Pruebas con el taladro, del cual se espera que regresa a la actividad, después de un tiempo de inactividad debido a problemas técnicos. Sol 1848
Ocaso marciano.Sol 1863

miércoles, junio 11, 2014

Para La Tierra y para las estrellas

"New Horizons Message Iniciative", dando forma al mensaje que esta sonda transportará hacia las profundidades del espacio interestelar.

El doble objetivo de la ciencia es por un lado intentar, en la medida de sus posibilidades y construyendo teoría coherentes con los datos disponibles en cada momento, explicar la realidad que nos envuelve y buscar respuestas a las grandes preguntas que nos siguen acompañando desde los albores de la civilización, y al mismo tiempo crear puentes entre la comunidad científica y la población en general, para que esta, lejos de ver a los primeros como algo extraño a ellos, separado del resto y por eso mismo poco de fiar, se sientan parte de ese conocimiento adquirido. Libros, documentales, exposiciones, series y webs que aproximen la ciencia a la calle, de forma accesible y divertida, es una de las formar de lograrlo, una tarea en que divulgadores como Carl Sagan tuvieron un papel por el cual merecen ser para siempre recordados.

 Otra forma, aparentemente menor pero de una carga simbólica colosal e indudablemente atractiva, es hacer a la gente partícipe de ella, sea en una colaboración directa (el proyecto SETI es un ejemplo de ello) o participando en el proceso de dar forma a un mensaje que un día transportará una sonda interplanetaria, desde incluir tu nombre hasta votar por el contenido entre todo lo propuesto. La NASA es toda una maestra en este tipo de ejercicios de "relaciones públicas", y casi todas sus exploradoras transportan en su interior alguna de estas cosas, especialmente lo primero. Es un gasto de espacio ínfimo que a cambio consigue miles de personas ilusionadas en ver su nombre en una viajera interplanetarias, y con ello con un renovado, por poco que sea, interés por la exploración espacial.

"New Horizons Message Iniciative" es un proyecto liderado por Jon Lomberg (que participó con Carl Sagan en los discos de oro de las Voyager) Albert Yu-Min Lin, presentado recientemente en el festival "Aquí está el Futuro" en Washington, DC, y que llevará, con la colaboración de la NASA, que finalmente dio luz verde viendo el apoyo público que había conseguido reunir a través de su web, la idea de hacer partícipe al gran público en la exploración espacial a un nuevo nivel. La idea, dar forma a un mensaje que posteriormente se enviará a la New Horizons, que lo almacenará en su memoria, en algo parecido a lo que representan las placas y discos de las Pioneer y Voyager, pero en este caso instalado en la sonda muchos años después del lanzamiento.

La existencia de las comunicaciones online marcan la diferencia a lo que se hizo en 1977, cuando solo un grupo reducido de científicos decidió el mensaje que las Voyager transportarían a las estrellas."Fue muy presuntuoso por parte de Carl Sagan y del resto de nosotros el hablar en nombre de la Tierra. Pero en ese momento, o se hacía de esa manera o no se hacía en absoluto", explica Lomberg. Ahora persona que participe en el proyecto podrá enviar contenido potencial (imágenes, sonidos, software…), que posteriormente sera votado entre todos: "Nuestro equipo va a proporcionar la estructura general del mensaje, pero vamos a tratar de mantenernos abiertos a las propuestas de la gente".

"Tanto como sea posible, queremos que este proyecto sea democrático", explica Lin. "Cualquier persona con una conexión a Internet puede participar, pero el equipo del proyecto también se dirigirá a personas que no tienen acceso a Internet, en un intento de conseguir una verdadera muestra de lo que representa la vida en la Tierra".

El proyecto llegará a su conclusión el próximo 25 de Agosto, aunque el mensaje podría tardar varios años en ser enviado, ya que la New Horizons necesita ahora toda su memoria (100 Mb) de cara al encuentro con Plutón, y posteriormente podría necesitar hasta 1 año terrestre en descargar toda la información y datos acumulados en esas frenéticas horas, ya que a tales distancias el ritmo de descarga es extremadamente bajo, no muy lejos de lo que era en los primeros tiempos de Internet. A eso se le añade la esperanza de que la sonda pueda aproximarse a algún otro miembro del Cinturón de Kuiper, lo que retrasará el momento en que la memoria de la sonda tuviera espacio libre para recibirlo.

"Mientras la nave espacial esté bien y la radio siga funcionando, no hay prisa alguna para enviar el mensaje". Tal como explica Alan Stern, el investigador principal a cargo de la New Horizons, esta podría podría vivir más que La Tierra, tal como ocurrirá con sus predecesoras. "La nave estará en medio de la nada. No le puede pasar nada". Sin embargo existe una limitación, y es que la radiación cósmica podría con el tiempo acabar dañando su memoria, por lo que el mensaje. El mensaje posiblemente no durará tanto como el de las Pioneer y de las Voyager, casi eternos, pero su objetivo no es tanto buscar contactos extraterrestre, lo que no deja de ser muy improbable aunque realmente hubiera alguien ahí fuera, como la carga simbólica que algo así representa. "En mi opinión, esto es realmente un mensaje para nosotros mismos. Nos estamos demostrando que es posible hacer esto, sin importar lo improbable que sea encontrar estas naves espaciales".

En realidad, como explican los autores de esta iniciativa, lo que se enviará a la New Horizons no es tanto un mensaje de La Tierra, sino un mensaje para La Tierra, una demostración que la ciencia va más allá de los fríos datos, que es capaz de unirnos para hablar de nuestro planeta, de lo que nos hace ser humanos y de nuestro lugar en el Universo. Si finalmente "alguien", en un futuro lejano, encontrara a la New Horizons y fuera capaz de extraer y reproducir el mensaje que contiene asistirá a un ejercicio de reflexión que una civilización, quizás en ese momento ya desaparecida hace mucho tiempo en la oscuridad, hizo sobre si misma y que quiso que lo sobreviviera, como una señal al Universo de que un día, en un pequeño planeta azul, existió una especie que deseó alcanzar las estrellas.

La posición actual de la New Horizons, a poco más de 3 Unidades Astronómicas y 400 días terrestres de Plutón. Y más allá le espera la eternidad.

Los mensajes de las Pioneer (imagen superior) y las Voyager, compuesto de un disco con imágenes y música de La Tierra con una cubierta protectora con indicaciones básicas sobre nosotros y nuestra posición en el Universo. La New Horizons recibirá su mensaje posteriormente al encuentro con Plutón.

Carl Sagan fue uno de los mayores defensores de incluir mensajes en las sondas destinadas a salir del Sistema Solar. En una época sin Internet la toma de decisiones sobre que incluir estuvo reducido a un pequeño grupo de personas. Ahora, en plena era de las telecomunicaciones y la Red, la toma de decisiones será mucho más amplia y accesible al gran público.

Global "Selfie" to Be Beamed to Outer Space

No hay comentarios: