Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, julio 26, 2017

Crónicas de una despedida (18): Los últimos misterios

Recopilando los últimos descubrimiento y hallazgos de Cassini en sus últimas semanas de existencia.

El final está ya a la vista. Con 15 de los 22 cruces del plano de los anillos ya completados la sonda se dirige ya de forma imparable hacia el momento en que se desintegrará en la atmósfera del planeta, enviando datos prácticamente hasta el último segundo. Será un momento triste, pero al mismo tiempo de celebración por todo lo logrado. Y es que los descubrimientos se siguen acumulando incluso ahora, en realidad quizás más que nunca. Esta fase final prometía grandes hallazgos y nuevos enigmas, y ciertamente no está decepcionado. Veamos cuales son las más recientes noticias llegadas desde Saturno.

Un Campo magnético extrañamente alineado: Se cree que los campos magnéticos planetarios requieren un cierto grado de inclinación con respecto al eje de rotación del planeta para mantener las corrientes que fluyen a través del metal líquido (en el caso de Saturno, hidrógeno metálico líquido) y que son la fuente última de su existencia. Sin inclinación, las corrientes eventualmente disminuirían y el campo desaparecería. Pero eso es precisamente lo que registró el magnetómetro de Cassini durante sus vuelos rasante: El campo magnético de Saturno parece sorprendentemente bien alineado con el eje de rotación del planeta, con una inclinación por debajo de los 0,06 grado, límite mínimo que el instrumento es capaz de discernir.
  
Los científicos de la misión Cassini creen que alguna característica desconocida de la atmósfera profunda del planeta podría estar enmascarando el verdadero campo magnético interno. Para intentar resolverlo se seguirán tomando todos los datos posibles, incluido durante los últimos instantes de vida de la sonda.

Algo que se oculta: Los análisis previos de los datos de gravedad recogidos hasta ahora muestra discrepancias con respecto a los modelos actuales del interior de Saturno, lo que sugiere que algo inesperado está a la espera de ser descubierto.

Tocando otro mundo: Uno de los objetivos de estos pases en el espacio entre los anillos y la atmósfera era conseguir muestras directa de ambas, de ahí que algunos de los sobrevuelos se aproximaron mucho al anillo D, el más interior de todos ellos, hasta directamente atravesarlo, mientras que otros rozarán las capas atmosféricas más externas. Se esperaba que CDA (Analizados de Polvo Cósmico) lograra atrapar partículas de este primero, mientras que INMS (Espectrómetro de masa) pueda hacer lo propio en el futuro con las segundas.

Y después de dos primeros cruces por el anillo D, donde se activó el modo "protección", utilizando la antena como escudo y por tanto limitado, la demostración de que estos pasos no representaban un peligro para la sonda, se pudieron tomar más riesgos. Y el 29 de Junio se confirmó que el CDA había capturado varias partículas del anillo D. Se espera que de ellos se logren valiosos datos sobre su composición. Al INMS le llegará el turno durante las últimas órbitas, incluida el momento mismo en que la sonda se precipite en la atmósfera para su destrucción, durante el cual se espera que pueda mantener el contacto durante unos valiosos segundos antes de que llegue el silencio.

Imágenes para la historia: Aunque seguramente no las veremos en todo su esplendor hasta dentro de un tiempo, las cámaras de imagen de Cassini han estado trabajando duro, devolviendo algunas de las vistas de mayor resolución de los anillos y el planeta jamás logradas durante toda su misión. Por ejemplo, las vistas cercanas del anillo C (que presenta misteriosas bandas brillantes denominadas mesetas) revelan texturas sorprendentemente diferentes. Las mesetas parecen tener una textura rayada, mientras que las regiones adyacentes aparecen grumosas o no tienen ninguna estructura obvia en absoluto. Los científicos del anillo creen que el nuevo nivel de detalle puede arrojar luz sobre por qué estas estructuras están allí. 

El final se aproxima, y por eso mismo cada nueva noticia, cada nuevo misterio, cada nuevos datos tiene un valor incalculable. Los próximas semanas, hasta el momento mismo en que Cassini desaparezca para siempre entre las nubes del planeta, serán emocionantes, una mezcla de emoción y melancolía.

Este colorido espectrograma representa los datos recopilados por el instrumento de Radio y Plasma de Cassini cuando atravesó el anillo D el 28 de mayo de 2017.

Imágenes del anillo C y las llamadas "mesetas", que revelan una textura de rayas que es muy diferente de las texturas de las regiones a su alrededor. El motivo es desconocido de momento.

Auroras en la oscuridad: La franja horizontal oscura inferior corresponde al disco del planeta, los trazos que cruzan en diagonal son estrellas de fondo y los puntos inmóviles ruido del detector. Se aprecia el brillo danzarín de la aurora y una pequeña sección de la atmósfera superior.

Las nubes de Saturno observadas durante el cruce del 29 de junio de 2017.

Saturn Surprises As Cassini Continues its Grand Finale

martes, julio 25, 2017

Un húmedo corazón

El interior de la Luna podría contender grandes cantidades de agua.

Durante mucho tiempo se pensó que siguieron caminos separados, que nuestra compañera de viaje era un mundo completamente seco. La falta de atmósfera, la misma desolación de su superficie y una idea de su formación, cataclísmica en todas sus variantes, que dejaba poco espacio para su supervivencia, pero las cosas han cambiado a un ritmo acelerado los últimos años. Se detectó señales de depósitos de agua helada en los polos, mientras que nuevos análisis de cuentas de vidrio volcánicas traídas a la Tierra de las misiones Apolo 15 y 17 detectaron pequeñas cantidades de agua, abriendo las puertas que pudiera existir en grandes cantidad en el profundo interior lunar, que sería  relativamente húmedo, en contraste con la idea de un manto "seco", fruto inevitable de un cuerpo nacido de un gran impacto contra nuestro planeta.

¿Fueron las muestras de los Apolo ejemplos de una situación local, anomalías ricas en agua dentro de un manto por lo general seco? O por el contrario son las pruebas de lo opuesto? La sonda india Chandrayaan-1 realizó un más que exitoso viaje a la Luna, y aunque su vida fue relativamente limitada, tuvo tiempo de reunir y enviar un auténtico tesoro científico. Especialmente importantes fueron sus estudios espectrofotométricas, un método científico que mide como la luz es reflejada o absorbida por la superficie para desvelar así su composición química, ya que cada elemento reacciona de una forma muy concreta y personalizada. Y ahora nuevos análisis de dichos datos parecen ofrecer una respuesta.

El estudio, publicado en Nature Geoscience, revela la existencia de un gran número de depósitos piroclásticos (volcánicos) con más que significativas cantidades de agua en su interior, resultados que parece reforzar las evidencias de que los pozos volcánicos lunares  contienen agua."La idea de que pueda existir en la mayoría de depósitos piroclásticos sugiere que las muestras recogidas en las diferentes misiones Apolo no son anómalas y que la parte interna de la Luna podría estar mojada", sostiene Ralph Milliken, autor principal del estudio. Algo que parece dificil encajar con la teoría de la formación lunar por un gran impacto, ya que el calor generado habría hecho desaparecer la mayor parte del agua y otras sustancias volátiles. Quizás sea necesario reformular la hipótesis de como pudo nacer nuestra compañera de viaje, aunque Shuai Li, coautor del estudio, apunta hacia otros escenarios:"El agua podría haber sido transportada por el impacto de asteroides antes de que la Luna se solidificase por completo". Sea cual sea la respuesta parece claro que aún queda mucho por aprender de ella.

La evidencia del agua bajo la superficie lunar puede también tener implicaciones para saber como La Tierra consiguió su agua. Y de forma más práctica, podrían ofrecer un recurso inestimable para el futuro:"Estos depósitos pueden ser mucho más accesibles que el potencial  hielo de agua en las regiones sombreadas en los polos lunares", dice Milliken."El agua es pesada y costosa de tomar de la Tierra al espacio, por lo que cualquier cantidad que se puede obtener en la Luna en lugar de tener que traerla es una gran cosa y abre posibilidades de presencia humana sostenida". Curiosamente los antiguos volcanes,que en su tiempo vieron emerger el ardiente magma, podrían convertirse en la mejor fuente de agua para un futuro que quizás algún día será realidad.

Las áreas de color en este mapa señala una mayor presencia de agua en comparación con el terreno circundante. Las zonas en amarillo y rojo indican donde esta es más abundante. 
 
Chandrayaan-1, una misión corta pero que dejó un legado que aún perdura. 

Científicos hallan nueva evidencia de agua en el interior de la Luna

Nuevas evidencias sobre la presencia de agua en la Luna

domingo, julio 23, 2017

Post Vintage (238): 13 gigantes

Los 13 vuelos de Saturno V, el mayor cohete de la historia hasta la fecha.

La NASA está actualmente inmersa en el diseño y la construcción del SLS (Space Launch System), un colosal cohete lanzadera de 100 Metros de altura y con una capacidad de carga estimada inicialmente de 70 Toneladas en órbita baja y que podría alcanzar las 130 Toneladas en versiones posteriores aún más potentes. Muchas sombras rodean al proyecto, especialmente su elevado coste, un ritmo de lanzamiento que sería bastante bajo y unos objetivos que no están nada claros, pero de hacerse realidad asistiremos al despegue de un coloso cuyo tamaño superará a cualquiera de los actuales, rivalizando con otro gigante que hace ya más 4 décadas protagonizó uno de los momentos cumbre de la exploración espacial: Los Saturno V.

Con más de 110 metros de altura y  un masa total de casi 3.000 toneladas, podía enviar 118 toneladas  a la órbita baja, dejando pequeño cualquier otro cohete construido hasta la fecha y los que vendrían después, protagonizando 13 vuelos en total, todos ellos completados con éxito. Puestos todos juntos, como vemos aquí, permite asistir a su inimaginable fuerza desplegada en todo su esplendor.

Ordenados cronológicamente, los 12 primeros fueron lanzamientos del programa Apolo: Los 4 y 6 fueron pruebas sin tripulación, el 9 realizó un viaje a la órbita terrestre para probar el módulo lunar, mientras que el 8 y 10 protagonizaron vuelos alrededor de La Luna, sin alunizar. A partir de aquí llegan los Apolo 11, 12, 14, 15, 16 y 17, que lograron alunizar y regresar a La Tierra de forma segura, mientras que el 13, como es ampliamente conocido, sufrió un grave accidente durante su viaje, aunque pudo regresar, en uno de los momentos más dramáticos de la historia de la carrera espacial, aunque con uno de los finales más felices. Finalmente el último viaje del Saturno V se encargó de transportar a la estación espacial Skylab, un vuelo complicado en que esta sufrió graves daños que las tripulaciones que llegaron a ella posteriormente tuvieron que reparar.

La vida de los Saturno V estuvo ligada a la de los Apolo, y con el final de ese programa lunar también llegó el de esos colosos, cuyas mismas dimensiones y su alto coste, especialmente sin tener ya unas metas dignas de tal potencia, hicieron poco sostenibles, por lo que terminaron siendo finalmente cancelados. Toda una lección que esperemos que no se olvide de cara al futuro SLS.

Los 13 lanzamientos del Saturno V desde otro punto de vista.

El despegue del Apolo 11 a cámara superlenta, que permite apreciar la potencia de los Saturno V en todo su esplendor.

SLS, por su tamaño y potencia, es un heredero directo de los Saturno V, recuperando los cohete lanzadera colosales, pero mientras que estos últimos tenían una meta clara estos nuevos colosos no parecen tenerlo tan claro, compartiendo ambos el problema de unos costes de construcción y lanzamiento especialmente elevados. 

What If All the Saturn V Rockets Launched at the Same Time?

sábado, julio 22, 2017

Entre la tierra y el cielo

Observando el lanzamiento de una Soyuz desde la órbita.

Vivimos tiempos extraordinarios. Cientos de satélites se mueven alrededor de nuestro mundo azul, abarcando todo tipo de actividades, desde los clásicos Meteosat, que tan familiares nos resultan y que son ya un clásico de los programas del tiempo de la televisión, hasta los dedicados al posicionamiento global, entre los que destaca, aunque no sea el único, el GPS que tan integrado está en el día a día diario y que solemos utilizar sin tener en cuenta lo increíble de la tecnología que se esconde detrás y que tenemos sobre nuestras cabezas. Y entre unos y otros los de carácter científico, los de comunicaciones o los más desconocidos de carácter militar. Y eso es solo el comienzo.

Los últimos años han visto la llegada de los CubeSat, satélites de tamaño extremadamente reducido aunque con notables capacidades gracias a los avances en la miniaturización de la tecnología, que funcionan en constelaciones, y que gestionados por empresas privadas, están revolucionando nuestra capacidad de observar nuestro mundo. Entre ellos los llamados Dove, construidos y gestionados por Planet Labs, que conforman una auténtica nube de pequeños ojos que monitorizan constantemente La Tierra, registrando sus cambio, tanto por los ciclos naturales como por la actividad humana. Su negocio (ya que no deja de ser una empresa) es precisamente ofrecer esta valiosa información a quién la requiera. Y no es para menos, ya que pese a su pequeño tamaño tienen una capacidad óptica más que notable.

Y el último ejemplo, quizás el más espectacular, vino de la mano de uno en concreto, que se encontraba en la posición correcta en el momento adecuado para captar el lanzamiento de una Soyuz, que además transportaba en su interior 48 nuevos satélites Dove. Un Dove fotografiando el lanzamiento de otros Dove. Realmente una situación curiosa, que se descubrió apenas 5 hora antes de ese momento. Se inicio una carrera contrarreloj para intentar prepararlo todo. Una hazaña cumplida con un éxito espectacular.

"Nuestra constelación [de satélites] Dove es un monitor, lo que significa que apuntamos cada Dove hacia abajo, de manera que captura directamente cada fragmento que enfoca mientras la Tierra gira”, escribió Beukelaers en el blog de la compañía. "En las horas previas a nuestro reciente lanzamiento de un cohete Soyuz, decidimos que uno de ellos estaba lo suficientemente cerca al Cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, como para tomar fotos del más reciente lanzamiento de nuestra flota de satélites. Una vez que determinamos que era posible, nuestros equipos de Control y Operación de Misiones trabajaron juntos para apuntar a la plataforma de lanzamiento".


Con todo preparado, este Dove en concreto capturó un fotograma por segundo desde el momento mismo del lanzamiento, siguiendo la trayectoria de la Soyuz. Finalmente, juntando todas ellas, se pudo dar forma a un vídeo increíble, que si bien condensa 2 minutos y medio en unos pocos segundos, no deja por ello de ser menos espectacular. Un viaje increíble de la tierra al cielo, reflejo de un mundo, de una civilización, que pese a todos sus errores, nunca dejó de expandirse más allá de sus límites.

El vídeo completo del lanzamiento.
 
El mismo lanzamiento visto desde tierra.

Los Dove forman parte de la extensa familia de los CubeSats, micro-satélites. Baratos, funcionales y que se pueden construir y lanzar en grandes cantidades a un precio mucho más asequible que los grandes colosos. Actualmente se limitan a la órbita terrestre, pero ya existen planes para afrontar objetivos más lejanos, integrándose en la exploración interplanetaria. 

El lanzamiento de un satélite es mucho más impresionante si lo ves desde el espacio

viernes, julio 21, 2017

La pequeña luna de los misterios

El Hubble nos ofrece una curiosa visión de la pequeña Fobos.

Puede acumular ya casi 3 décadas de actividad, actualizado en diversas ocasiones por sucesivas misiones de reparación protagonizadas por los ya retirados transbordadores espaciales, y por delante aún le quedan unos cuantos más, menos al no contar ya con recibir visitas que lo pongan "en forma" y mejoren sus capacidades. En todo este tiempo se han lanzado muchos otros telescopios orbitales, y se han construido nuevos observatorios terrestres, pero pese a todo, venga quién venga, sigue siendo pieza central en la exploración del Universo. Y viendo como una y otra vez nos sorprende con sus imágenes, no es algo que nos sorprenda demasiado.

Una de sus "joya" nos lleva a Marte, al que el Hubble dedicó tiempo de observación durante su más reciente oposición, cuando el planeta rojo y La Tierra llegaron a su momento de máxima aproximación. En una de esas campañas se tomaron 13 fotografías (exposiciones más bien) a lo largo de 22 minuto, con el objetivo de captar cambios en el planeta, como aparición y movimientos de nubes, pero de forma inesperada un visitante hizo acto de presencia, tomando sin quererlo el protagonismo de la escena: La luna Fobos, la mayor y más cercana a Marte de las dos que lo acompañan, pero aún así diminuta, de apenas una veintena de kilómetros. Lo que hace aún más meritorio que la viera con tal claridad.

Evidentemente tenemos a nuestra disposición imágenes mucho mejores gracias a las sondas interplanetarias. Desde los tiempos de la Mariner 7 y la Viking 1, las primeras que observaron de cerca esta pequeña luna , hemos acumulado un notable archivo de ellas, desde la órbita y desde la misma superficie marciana, tanto por parte de Opportunity como especialmente de Curiosity y su superior sistema óptico, pero verlo desde La Tierra nos retrotrae a los tiempos de Asaph Hall, cuando desde el U.S. Naval Observatory la descubrió un 17 de Agosto de 1877. La buscaba de forma deliberada, creyendo en la teoría de que existía una correlación numérica en el número de satélites (Venus ninguna, nuestro mundo una, Marte dos, Júpiter cuatro, ect...) a lo largo del Sistema Solar, y aunque ahora sabemos que era errónea, la causalidad hizo que, seis días después, se cumpliera en el caso del planeta rojo con su hallazgo de Deimos.

Curiosamente, pese a todo lo que hemos avanzado, no estamos tan lejos de las brumas de misterio que rodeaban a Fobos desde aquel día de hace 200 años. Aún hoy no tenemos claro si son asteroides capturados, se formaron junto con el propio Marte o está hecha, tanto ella como su aún más pequeña compañera Deimos, de material expulsado al espacio por un gran impacto en el planeta. Por todo ello se tiene tanto interés en lograr muestras de la superficie, algo que Japón intentará en 2020 con su sonda MMX (Martian Moons Exploration). Lo que si sabemos es que su tiempo se está agotando, arrastrada hacia abajo por la fricción atmosférica, y que está a un paso de la aniquilación. En unas decenas de millones de años se precipitará contra Marte, o quizás antes se desintegra y formará un anillo. Como su origen, tampoco su fin está claro.

Tiempo habrá de conocerla mejor. Lo veremos de cerca, misiones como MMX se posarán en el y puede que incluso un día el ser humano ponga su pié sobre su oscura superficie, estudiando su naturaleza bajo un Marte que ocupe la mitad del firmamento, recordando que su futuro se está agotando, pero que también podría ser un punto de paso perfecto en nuestro camino hacia el planeta rojo. Cuando todo esto ocurra, especialmente lo último, el Hubble ya no estará con nosotros, ya que como lo ocurre a este lunita condenada, también se aproxima lentamente a su inevitable final. Cuando eso ocurra solo quedarán imágenes como esta, que para siempre recordarán lo maravilloso que fue.

Marte y Fobos, que se desplaza rápidamente a lo largo de la serie de fotografías. Se mueve muy cerca del planeta, apenas 6000 Kilómetros por encima de la superficie, y tarda menos de 8 horas terrestres en completar una órbita, por lo que literalmente un observador en Marte lo vería aparecer en el Oeste, cruzar el firmamento y esconderse detrás del horizonte del Este hasta 3 veces al día.

La sonda MMX (Martian Moons Exploration) de la JAXA promete lograr lo que la fallido Phobos-Grund no pudo hacer, traer muestra de Fobos.

Quizás un día pongamos nuestro pie en Fobos, que por su extrema proximidad a Marte y su bajísima gravedad sería una base de paso perfecta para las expediciones humanas al planeta.

El Hubble, símbolo de una época

NASA's Hubble Sees Martian Moon Orbiting the Red Planet

jueves, julio 20, 2017

Los mundos que nos unen

La tercer y última ocultación estelar de 2014 MU69, captada con éxito desde Argentina

Un primitivo objeto del Sistema Solar, miembro del lejano Cinturón de Kuiper y que se desplaza a una distancia media de 6.555 millones de kilómetros de distancia, pasó durante un instante por delante de una lejana estrella, generando un cono de sombra que durante unos pocos segundos tocó nuestro planeta. Y como en las dos ocasiones anteriores, varios equipos armados con telescopios, estaban esperando el momento para intentar captar su presencia de forma directa, lo que se podría considerar encontrar "una aguja en un pajar", como lo refirieron los propios implicados. Y el esfuerzo se vio recompensado de forma espectacular.

A las 00:50 hora local del 17 de julio la sombra de 2014 MU69 cruzó fugazmente una parte remota de Argentina, concretamente en la la Provincia del Chubut. Y allí, en el lugar correcto en el momento exacto, los miembros del equipo humano de la New Horizons capturaron el momento. Cansados pero exultantes lograron detectar el próximo destino de la sonda, en lo que se denomina la campaña de observación de ocultación en tierra más ambiciosa y desafiante de la historia. 60 personas lucharon contra el agotamiento y el frío, logrando al menos 5 detecciones confirmadas más allá de toda duda. Un auténtico momento de triunfo.

Uno que fue posible en parte por la ayuda de los propios argentinos, tal como reconocieron y agradecieron los integrantes de esta ambiciosa misión, tanto de  científicos argentinos como de funcionarios gubernamentales y locales de este país, que se esforzaron por garantizar el éxito de la misión. "La comunidad de Comodoro Rivadavia se unió y realizó cosas increíbles para nosotros", explica Marc Buie, que lideró esta campaña. Una importante carretera nacional fue cerrada durante dos horas para mantener lejos los faros de los automóviles. Las luces de las calles se apagaron para asegurar la oscuridad absoluta. Y se estacionaron camiones para proteger a los equipos del viento."La gente local fue un jugador importante del equipo".

"Planear este complejo despliegue astronómico empezó hace unos meses y aunque las probabilidades parecían desalentadoras -como encontrar una aguja en un pajar- el equipo logró, gracias a la ayuda de instituciones como la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales), y de toda la buena voluntad del pueblo argentino. Este es otro ejemplo de cómo la exploración espacial saca lo mejor de nosotros", explicó Adriana Ocampo, directora ejecutiva de New Horizons.

Esta fue la tercera de tres ambiciosas observaciones de ocultación para New Horizons, y todas contribuyeron al éxito de la campaña. "Este esfuerzo, que abarca seis meses, tres naves espaciales, 24 telescopios terrestres portátiles y el observatorio aéreo SOFIA de la NASA fue la ocultación estelar más desafiante en la historia de la astronomía, pero lo hicimos", dijo Alan Stern, investigador principal de New Horizons. "Hemos visto la forma y el tamaño del MU69 2014 por primera vez, un tesoro científico de Kuiper Belt que exploraremos dentro de 17 meses. Gracias a este éxito ahora podemos planificar el próximo vuelo con mucha más confianza".

Un esfuerzo global, que preparó el camino que recorrerá la New Horizons a principios de 2019. Y un ejemplo de como la fascinación por el espacio, por explorar otros mundos, puede unirnos como pocas cosas pueden conseguir, incluso para gente que podríamos pensar que viven algo aisladas de todo esto. Pero todos vivimos bajo el mismo cielo estrellado. Y allí un pequeño explorador quiere hacer de nuevo historia. Con la ayuda de todos.

La sombra de 2014 MU69 cruzó fugazmente, apenas en un par de segundo, territorio argentino, a través de las provincia del Chubut y Santa Cruz, y directamente sobre la población de Comodoro Rivadavia, cuya colaboración y ayuda fue más que importante para el equipo de New Horizons.

Marc Buie, líder de la campaña de ocultación, sostiene cinco dedos para representar el número de telescopios móviles en Argentina que habían detectado la fugaz sombra de 2014 MU69. 

NASA’s New Horizons Team Strikes Gold in Argentina

miércoles, julio 19, 2017

Plutón, dos años después

Celebrando el 2º aniversario del encuentro con nuevos mapas de ambos mundos.

Parece que fue ayer cuando todos contuvimos la respiración mientras esperábamos que la New Horizons reiniciara el contacto con la Tierra. El propio diseño de la sonda, que no dejaba de ser un proyecto de bajo presupuesto, hacia imposible para ella estudiar en profundidad este nuevo mundo y comunicarse con nosotros al mismo tiempo, y durante unas horas interminables solo pudimos esperar a que realizara sin problemas todo su programa de observación por sí sola. Si algo había salido mal, si había fallado por completo, o si había entrado en modo seguro al detectar un problema interno (como le pasó solo a pocos días del encuentro) que le había impedido seguir trabajando y nada de había logrado, es algo que solo sabríamos posteriormente. Afortunadamente, como ya sabemos, todo funcionó como un reloj y la pequeña sonda cumplió ampliamente sus objetivos.

La ingente cantidad de información reunida en tan corto espacio de tiempo, ya transmitida por completo, sigue siendo analizada hoy día, y para celebrar este 2º aniversario de ese momento histórico, el equipo de New Horizons acaba de publicar dos nuevos mapas de Plutón y Caronte, los más detallados hasta la fecha, y que gracias a la combinación de las imágenes de LORRI (Long-Range Reconnaissance Imager) y MVIC (Multispectral Visible Imaging Camera) permite plasmar en ellos los datos topográficos del terreno. Un altímetro láser habría sido más eficiente, pero el mismo diseño de la misión no ofrecía posibilidades para ello. No deja de ser una genial improvisación que dio, como podemos ver, resultados más que satisfactorios.

Plutón no da muchas sorpresas con respecto a lo que ya sabíamos. Sputnik Planitia es la región situada a menor altitud, lo que encaja con la idea actual de que en su origen fue una gran cuenca de impacto, ahora rellena de hielos de nitrógeno, monóxido de carbono y metano, y que se puede considerar un gigantesco glaciar. Por su lado los posibles criovolcanes Wright Mons y Piccard Monsson son los puntos más altos. Destaca también unas zonas igualmente profundas en el polo norte, quizás grandes cráteres, aunque New Horizons no pudo verlas de suficiente para desentrañar su naturaleza.

Por su parte Caronte se muestra caótica y con unas diferencias topográficas más marcadas, fruto tanto de su menor gravedad como que su superficie está compuesta de una mayor cantidad de hielo de agua, que a esas temperaturas tiene una dureza equivalente a las rocas terrestres, y por tanto pueden soportar estructuras mayores, mientras que está relativamente limpio de otro tipo de hielos, como el de Nitrógeno, que en Plutón se acumula y tiende a nivelar el terreno. Caleuche Chasma aparece aquí como la zona más profunda, hasta 14 Kilómetros por debajo del nivel establecido como media, mientras que los cañones ecuatoriales Serenity Chasma y Macross Chasma, de un aspecto tan imponente en las imágenes, no destacan mucho en este aspecto. Curioso realmente.

No será la última vez que tengamos novedades. La exploración de otro mundo se dividir entre la sonda propiamente dicha y lo que en algunos llaman una "sonda virtual", el proceso mismo examinar, reexaminar y aplicar nuevas técnicas y modelos sobre los datos reunidos. Un segundo viaje de exploración que, a diferencia del primero, no tiene limites en el tiempo. Una forma de mantener viva la llama, y en el caso de Plutón, esperando el día en que podamos volver.

Además de los mapas, también se han publicado recreaciones virtuales de ambos mundos. Las alturas están exageradas, lo que le quita algo de realismo a la escena. Pese a ello el resultado sigue siendo digno de verse.

Plutón y Caronte, mundos hermanos pero diferentes como el día y la noche, complejos hasta más allá de lo imaginable.

Un día, hace dos años, cuando se abrieron las puertas de un nuevo mundo.

New Horizons Unveils New Maps of Pluto, Charon on Flyby Anniversary

martes, julio 18, 2017

El futuro toma forma

Presentado a la sonda JUICE.

Mientras la NASA sigue luchando por sacar a delante una ambiciosa misión a Júpiter, y específicamente a la luna Europa, tan prometedora a nivel biológico, al otro lado del Atlántico, la ESA está poniendo la directa para su proyecto de exploración interplanetaria más ambiciosa de su historia, ExoMars a un lado, y que tiene también en el gigante joviano y sus lunas su meta final, aunque en su caso con Ganímedes como objetivo principal. Un mundo por derecho propio, mayor que Mercurio, la única luna con su propio campo magnético y también, aunque se conoce menor, con un basto océano de agua subterráneo.

Conocida como JUICE (JUpiter Icy Moons Explorer) y construida por Airbus Defence and Space, deberá lanzarse en 2022 y entrar en órbita joviana en 2029-30, iniciando así una intensa campaña de exploración que finalmente la llevará a entrar en órbita alrededor de Ganímedes, la primera vez que una sonda lo hace no ya alrededor de un planeta, sino de una luna. Los preparativos avanzan con rapidez, y ahora, una  nueva representación simulada muestra el que parece ser ya su diseño definitivo. Un buen momento, por tanto, para conocerla en profundidad.

Su rasgo más destacado serán los paneles solares en forma de cruz, con una superficie total de 97 metros cuadrados. los mayores con los que jamás se haya equipó a una sonda interplanetaria. El motivo de tal tamaño resulta evidente teniendo en cuenta lo lejos que se encontrará del Sol una vez se sitúe en órbita joviana y que debe generar al menos 850 vatios de energía para mantener activo todos instrumentos y sistemas vitales. La mejora en la tecnología solar permite ahora utilizarla incluso en órbita joviana, pero con el requisito indispensable de tener una gran superficie en relación al tamaño de la propia sonda. Poco más se puede pedir teniendo en cuenta la luz solar disponible.

Todo ello para alimentar su completa carga científica, que  investigarán la turbulenta atmósfera y la vasta magnetosfera jovianas, así como a Ganímedes, además de Europa y Calisto, a los que sobrevolará en diversas ocasiones antes de entrar en órbita alrededor de esa primera. Sus cámaras de capturarán con todo detalle las características de estas lunas e identificarán el hielo y los minerales en sus superficies, mientras otros sondearán el subsuelo y el interior para conocer mejor la ubicación y la naturaleza de sus océanos subterráneos. También se explorará la tenue atmósfera que rodea las lunas. 

Además de sus espectaculares paneles solares, JUICE tendrá también una serie de "brazos", como un mástil de 10 m de longitud que alojará un magnetómetro, una antena de radar de 16 m y otras antenas que medirán campos eléctricos y magnéticos. Todos ellos serán especialmente útiles en Ganimedes, ya que al contar con su propio campo magnético serán básicos para poder estudiar su comportamiento, origen interno (lo que podría ofrecer información sobre su interior) y interacción con la propia magnetosfera de Júpiter.

Tiempo habrá, a medida que JUICE tome forma física y la podamos ver como algo tangible, para conocer con más detalle la sonda con la cual el viejo continente quiere dar el salto hacia el reino que se extiende más allá de nuestro pequeño rincón del Sistema Solar, y explorar por primera vez el mayor de sus planetas gigantes.

El largo viaje de JUICE hasta entrar en órbita alrededor de Júpiter primero, y de Ganímedes después.

Desentrañando los secretos de Júpiter. 

Explorando Júpiter

domingo, julio 16, 2017

Post Vintage (237): El futuro invisible

El telescopio APEX nos ofrece nuevas y espectaculares vistas de las escondidas nubes de gas y polvo de Orión.

El Universo es como un gran libro, donde cada página representa solo una pequeña parte del total, y que solo leyendo en conjunto podemos aspirar a comprender, aunque solo sea parcialmente, la magnitud de la realidad que habitamos. Desde el Infrarrojo y el Ultravioleta hasta la llamada luz visible, pasando por los Rayos Gamma, Rayos X y las ondas de Radio, cada parte del espectro electromagnético nos enseña cosas distintas, lo que es invisible en una se hace visible en otra, y combinadas nos ofrece la forma real de aquello que observamos. De ahí la necesidad de la astronomía moderna de disponer de observatorios, tanto terrestre como en órbita, que abarquen todas las frecuencias...lejos quedan los tiempos que, con un simple telescopio óptico, creíamos tener suficiente para explorar el océano cósmico.

El telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment) es uno de los más valiosos observadores de la Bóveda celeste, y desde los 5.100 metros de altura del llano de Chajnantor, ideal por lo seco y transparente del aire, estudia las profundidades estelares en longitudes de ondas submilimétricas, entre luz infrarroja y ondas de radio. Esto le permite entrar en lo que podríamos llamar el "Universo frío", ya que en estas longitudes de onda podemos desvelar las grandes nubes de gas y polvo que se encuentran en el espacio interestelar, a temperaturas sólo una pocas decenas de grados por encima del cero absoluto, el material que en un futuro podría dar a luz a nuevas generaciones estelares pero que suele ser invisible. A menos que las observemos en la frecuencia correcta.

Y una de sus últimas observaciones de APEX se dirigió hacia la nebulosa de Orión, una de las "maternidades" estelares más conocidas por cualquier aficionado a la astronomía, cientos de años-luz donde nuevas estrellas iluminan la región, en el que otras, aún en fase embrionaria, dan sus primeros pasos y en el que amplias nubes de gas y polvo frío, permanecen fuera de nuestros ojos, excepto en ondas submilimétricas. Y es precisamente esto último lo que ahora nos desvela, aunque solo sea de una zona concreta de Orión, y que vemos superpuesta sobre una imagen de la región tomada en luz visible.

La gran nube brillante de la parte superior derecha de la imagen es la conocida Nebulosa de Orión, también llamada Messier 42. Es fácilmente visible a simple vista y se identifica como una difusa estrella central en la espada de Orión. En realidad, como vemos, es solo la parte más brillante de un enorme complejo de nebulosas que representan en  lugar de formación estelar masiva más cercano a la Tierra, apenas a 1350 años-luz.

Los datos del observatorio APEX, junto con otros, como el telescopio espacial Herschel, han permitido también identificar hasta 15 objetos mucho más brillantes en longitudes de onda largas que en longitudes de onda más cortas, lo que indica que probablemente estamos ante los objetos estelares más jóvenes encontrados hasta ahora, auténticas protoestrellas, lo que nos acerca al momento en el que la estrella empieza a formarse. Como las que, quizás en un futuro muy lejano, cuando el Sol se acerque al final de su vida, nacerán de estas ahora invisibles cintas de gas y polvo..

La misma zona solo en luz visible.

Viajando desde la Tierra hasta la nublosa de Orión.

Una mirada detallada de esta región oculta detrás del brillo de la Nebulosa de Orión.

La zona explorada, en la espada del cazador.

El observatorio submilimétrico APEX, el mayor del hemisferio Sur. 

El oculto lazo de Orión  

APEX

sábado, julio 15, 2017

La diminuta viajera de la eternidad

Descubierta la estrella más pequeña conocida.

En tiempos pasados las veíamos como simples puntos luminosos, fijas en una Bóveda Celeste igualmente inamovible. Solo los avances en la astronomía y nuestra capacidad de analizar esa tenue luz, permitió desvelar que eran exactamente lo mismo que el Sol. O mejor dicho, que el Sol también era una estrella, una más en un océano estelar aparentemente inabarcable. Desde entonces no hemos dejado de aprender de ellas, desvelando que son cuerpos celestes tremendamente variados, y que existen de todo tipo y tamaño, siempre marcadas por la masa de la que disponen. Cuanto menor, más pequeñas, frías, rojizas y longevas, cuanto mayor, más grandes, calientes, azuladas y fugaces.

No es una familia homogéneamente distribuida, sino más bien como una pirámide, con unas pocas gigantes, unas cuantas más parecidas al Sol y una inmensa cantidad de las llamados enanas rojas, que se mueven al filo del abismo, rozando la frontera entre lo que es una estrella, con reacciones de fusión en su núcleo, y lo que ya no, las enanas marrones, aquellas que no alcanzaron dicho mínimo. A cada lado de esta difusa línea ambos tipos se miran cara a cara, entre lo que fue y lo que pudo ser, entre el éxito y el fracaso. Y algunas estrellas realmente parecen haberse movido en el filo.

Este es el caso de BLM J0555-57Ab, a unos 600 años luz de La Tierra, y que puede atesorar desde ahora el titulo de estrella más pequeña conocida, apenas mayor que Saturno, más masiva que este pero a duras penas suficiente para haber sido capaz de "encenderse", tal como explica el astrónomo Alexander Boetticher, de la Universidad de Cambridge: "Nuestro descubrimiento revela cómo de pequeñas pueden llegar a ser las estrellas. Si esta estrella se formara con una masa ligeramente inferior, la reacción de fusión del hidrógeno en su núcleo no podría sostenerse, y se habría transformado en una enana marrón".

El hallazgo de EBLM J0555-57Ab fue todo un ejercicio de esfuerzo y paciencia, ya que su resplandor es varias miles de veces más débil que nuestro propio Sol, y está casi oculta por el resplandor mucho mayor que la estrella con la que comparte su existencia y con la cual forma un sistema binario."Era como tratar de mirar una vela al lado de un faro", ha contado Boetticher. El análisis mostró que la estrella diminuta tiene una masa comparable a la masa estimada de TRAPPIST-1, aunque con un radio alrededor del 30% más pequeño.

Las estrellas diminutas como esta, las enanas rojas, forman la mayor parte de la población estelar de nuestra galaxia, y por ello son una pieza básica si queremos entender su pasado, presenta y futuro. Especialmente porque tienen una vida de longitud prácticamente eterna. Tanto que desde el nacimiento de nuestro Universo ninguna llegó aún al final de su vida, y en realidad se puede decir que todas ellas son aún jóvenes, incluso se hablamos de las más antiguas. Y por eso mismo seguirán aquí cuando el resto, las más brillantes, incluida el Sol, ya se hayan extinguido en su totalidad y ya no nazcan de nuevas para remplazarlas.

 Quizás, en un futuro tan lejano que es inconcebible para nuestra mente, tan limitada temporalmente, serán el último refugio para una vida que ni tan solo podemos imaginar. Incluido, quizás, alrededor de una diminuta estrella destinada a permanecer casi hasta la eternidad.

La estrella más diminuta en contexto.

Las estrellas según Diagrama de Hertzsprung-Russell. Desde las supergigantes, más azules pero de vida más corta, hasta las enanas rojas, diminutas, muy tenues y frías, pero con una existencia prácticamente ilimitada, 100.000 millones de años o incluso mas, mucho más que la edad misma del Universo. EBLM J0555-57Ab se situaría en el extremo inferior derecha.
 
Astrónomos descubren la estrella más pequeña jamás conocida: EBLM J0555-57Ab

jueves, julio 13, 2017

Gracias, Juno

Completado el sobrevuelo de la Gran Mancha Roja, que deja imágenes para la historia.

Hace más de 300 años que nos acompaña. Nadie sabe exactamente cuando tiempo lleva esta potente tormenta rojiza manteniéndose activa y sobreviviendo en el turbulento océano atmosférico joviano, pero estaba ahí la primera vez que un rudimentario telescopio la atisbó en el siglo XVII, y con fluctuaciones en su tamaño y color, sigue estado aún presente en la actualidad, hasta el punto de ser para nosotros una seña de identidad tan ligada a Júpiter como lo pueden ser los anillos para Saturno. Es el símbolo mismo de exploración espacial desde sus inicios. Teníamos que visitarla tarde o temprano. Lo hicieron las Pioneer y las Voyager, aunque siempre a una cierta distancia. Aún deberíamos esperar un poco más.

Hasta este pasado 10 de Julio, cuando llegó el momento de cumplir con esta tarea pendiente. Apenas 9.000 kilómetros separaron una de otra, la tormenta de la sonda, una distancia insignificante si se tiene en cuenta que esa primera tiene actualmente un diámetro superior al de la propia Tierra. A vivido tiempos mejores, y actualmente está en fase de encogimiento que dura ya varias décadas, quizás viviendo su fase final o puede que solo parte de un ciclo, pero sigue siendo enorme y Juno pasó muy, muy cerca. Y las imágenes demostraron que valió la pena, y que la inclusión de la JunoCam, que fue un "extra" más que una petición expresa de su equipo científico, uno de los mayores aciertos de la historia de la exploración interplanetaria.

Poco más se puede decir más que asombrarnos de lo que vemos, tanto delas imágenes tal cual las captó la sonda como del extraordinario trabajo que sobre ellas están haciendo innumerables voluntarios de todo el mundo, en sintonía con la idea de JunoCam como un instrumento destinado al gran público. Una historia de 300 años entre nosotros y esta roja tormenta de Júpiter, de una intensa relación a distancia, llega finalmente a su hermoso final."Estas imágenes tan anticipadas de la Gran Mancha Roja de Júpiter son la "tormenta perfecta" del arte y la ciencia. Con los datos de las Voyager, Galileo, New Horizons, Hubble y ahora Juno, tenemos una mejor comprensión de la composición y evolución de esta característica icónica", resumió Jim Green, director de ciencia planetaria de la NASA."Estamos encantados de poder compartir la belleza y el entusiasmo de la ciencia espacial con todo".

Solo podemos decir gracias Juno, y gracias a todos los que la hicieron posible.

El sobrevuelo de la Gran Mancha Roja tal como lo captó la JunoCam.

La Gran Mancha Roja en todo su esplendor, gracias al trabajo de los voluntarios de todo el mundo para procesar y realzar las imágenes de Juno. En el segundo caso con los colores exagerados para resaltar los detalles.

Mirando al corazón de la tormenta. Se aprecia el remolino de nubes alrededor de lo que parece el "ojo" central, así como pequeñas y blanquecinas nubes que quizás están flotando por encima de ella.
JunoCam es la máxima expresión de la ciencia puesta al servicio del gran público, para dar la oportunidad de participar en la exploración de otro mundo de forma directa, y no como simples espectadores.

Aunque actualmente su tamaño es menor que en décadas pasadas, sigue siendo una tormenta mayor que toda la Tierra.

Al encuentro de la historia. 

La NASA publica las mejores fotos que existen de la Gran Mancha Roja de Júpiter, capturadas por la sonda Juno

See Juno Probe's Amazing Up-Close Views of Jupiter's Great Red Spot (Photos)  

Juno

miércoles, julio 12, 2017

Un 9º que va y viene

Nuevo espaldarazo a la hipótesis del Planeta Nueve.

¿Existen planetas aún no descubiertos más allá de Neptuno, otra Tierra o otro gigante gaseosos sumido en la gélida oscuridad de las fronteras del Sistema Solar? El péndulo que señala hacia donde se inclinan las posibilidades no deja de moverse, primero a favor con el anuncio pruebas sobre la existencia de un gran mundo a una distancia estimada de 700 UA y 10 veces la masa de del nuestro, y recientemente en contra cuando científicos del proyecto canadiense OSSOS detectaron sesgos en sus propias observaciones de las órbitas de los TNO, que era la base en que se sostenía esta hipótesis. Básicamente, de forma involuntaria, las observaciones se centraron de forma sistemática hacia las mismas regiones del cielo, encontrando lo que se quería encontrar. No desacreditaba al 9º por completo conjunto, pero si que ponía las apuestas en contra.

Ahora, dos astrónomos de la Universidad Complutense de Madrid han empujado de nuevo al péndulo hacia el lado contrario, dando nuevas energías a la idea de otro planeta aún por descubrir y que tan tocada había quedado. En su caso se centraron en los llamados ETNO (extreme trans-Neptunian objects), miembros del Cinturón de Kuiper situados a más de 150 Unidades Astronómicas y que nunca cruzan la órbita de Neptuno, y estudiaron sus respectivos nodos, los dos puntos en que sus órbitas cruzan el plano del Sistema Solar. Y lo que hallaron nuevamente señala la presencia de algo que los afecta.

"Si no hay nada que los perturbe, los nodos de estos objetos transneptunianos deberían estar uniformemente espaciados, ya que no hay nada de lo que huir, pero si hay uno o más perturbadores se pueden producir dos situaciones", explica Carlos de la Fuente Marcos, uno de los autores."Una posibilidad es que los ETNO sean estables, y en este caso tenderán a tener sus nodos alejados de la presencia de posibles perturbadores, pero si son inestables se comportarán como lo hacen, por ejemplo, los cometas que interactúan con Júpiter: tienden a tener uno de los nodos próximo a la órbita del hipotético perturbador". Lo que han encontrado los dos astrónomos españoles es que estos se concentran en determinados rangos de distancias al Sol, y además con una correlación (cuando no debería existir ninguna) entre las posiciones de los nodos y la inclinación, uno de los parámetros que define la orientación de las órbitas de estos gélidos objetos en el espacio.

"Suponiendo que los ETNO son dinámicamente análogos a los cometas que interactúan con Júpiter, interpretamos estos resultados como indicativos de la presencia de un planeta que está interactuando activamente con ellos en un rango de distancias de entre 300 y 400 UA", destaca De la Fuente Marcos."Creemos que lo que detectamos aquí no puede atribuirse a la presencia de sesgos observacionales". La utilización de los nodos para intentar entender sus dinámicas orbitales, algo que no se había hecho hasta ahora, ofrece mediciones más sólidas y libres de posibles errores observacionales, aunque al conocerse solo 28 ETNO no permite precisar más donde podría encontrarle ese esquivo 9º. Nuevos hallazgos de este tipo de cuerpos celestes reforzarían las opciones de encontrarlo.

Nada de esto es definitivo, y el 9º seguirá apareciendo y desapareciendo, marchándose y regresando.Su larga historia, exista o no, justo acaba de comenzar.

Los "jovianos"son una familia de cometas cuyas órbitas han sido alteradas por la gravedad joviana. A causa de ello todos tiene órbitas parecidas, con su Afelio cerca de la órbita del gigante gaseoso. El nuevo estudio parece haber encontrado un comportamiento parecido en una serie de cuerpos transneptunianos.

Y el péndulo del 9º sigue moviéndose.

Nuevo espaldarazo a la hipótesis del Planeta Nueve