Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2206
Sol 2160

viernes, agosto 31, 2018

Camino a Thule

New Horizons capta por primera vez a MU69.

En tiempos antiguos, cuando los horizontes parecían tan lejanos y infinitos como lo es para nosotros el Universo mismo, los mitos y leyendas llenaban el vacío, colocando en lugares remotos, tan lejanos como inalcanzables  todo tipo de monstruos, dioses y lugares fuera de lo común. Uno de ellos era Thule, que la mitología griega era la capital Hiperbórea, reino de los Dioses. Mito para nosotros, aunque no para los griegos, ya que incluso mentes tan brillantes como el explorador y geógrafo Piteas de Massalia, defendían su existencia, y dando algunos datos imposible de conocer por los griegos (como que en Verano el Sol nunca se ponía, algo que solo ocurre más allá del Círculo Polar) que solo podemos suponer que algunos detalles sobre el lejano Norte, traídos por exploradores desconocidos o en los intercambios comerciales con pueblos norteños, llegaron hasta los oídos helenos, y de ahí tomó forma la leyenda.

Sea cual fuera el origen último de Thule, para el mundo clásico eso era, simple y llanamente, algo situado más allá del mundo conocido, hogar de dioses y seres inmortales. Hoy, varios miles de años después de esas leyendas, nos aproximamos a nuestro propio fin del mundo conocido. Los romanos conocía eso como Ultima Thule, el mundo que se extiende más allá de lo que conocemos. Y por eso, de forma informal, como un apelativo temporal que se utilizará durante el sobrevuelo, y fruto de una votación popular, es así como ahora se conoce a MU69. New Horizons se aproxima rápidamente a un reino más allá del fin del mundo.

Y el pasado 16 de Agosto Ultima Thule se conviertió, para esta sonda, en algo real y palpable. Ese día su cámara de largo alcance LORRI pudo captarlo a pesar de estar aún a más de 150 millones de Kilómetros de distancia. Un logro ciertamemente sorprendente, que demuestra el extraordinario trabajo hecho con este instrumento, y que se consiguió en el primero intento por captar algo aún tan lejano."El campo de imagen es rico con estrellas de fondo, lo que dificulta la detección de objetos débiles", explica Hal Weaver, científico del proyecto New Horizons."Realmente es como encontrar una aguja en un pajar. En estas primeras imágenes, Ultima aparece solo como una distorsión en el costado de una estrella de fondo que es 17 veces más brillante, pero Ultima será más brillante, y más fácil de ver, a medida que la sonda se acerque".

Aparte de la importancia simbólica de esta detección, también es importante porque ayudará al equipo de la misión a perfeccionar el rumbo de cara el encuentro, que ocurrirá el 1 de Enero de 2019. Ultima Thule estaba justo donde los científicos de la misión predijeron a partir de los datos recopilados por el Hubble, lo que indica que tenemos una idea ya muy buena de su órbita. Un buen augurio para el futuro. "Nuestro equipo trabajó duro para determinar si Ultima fue detectada por LORRI a una distancia tan grande, y el resultado es un claro sí", dijo el investigador principal de New Horizons, Alan Stern."Ahora lo tenemos en nuestra mira desde mucho más lejos de lo que alguna vez se pensó posible. Estamos en la puerta de Ultima, ¡y nos espera una exploración increíble!". 

Será el encuentro planetario más lejano de la Tierra jamás ocurrido hasta la fecha, rompiendo el récord que ella misma estableció en Plutón enJjulio de 2015. Quién nos abrió las puertas a un nuevo mundo,  se prepara ahora para repetirlo una última vez. Como nuestros antepasados exploradores, New Horizons busca su propia Thule. Y cuando lo supera se abrirán para ella las puertas de la eternidad.

Última Thule, que serña concido como el objeto más lejano jamás explorado por una sonda espacial. Una vez concluya el sobrevuelo recobirá un nombre oficial, pero para nosotros siempre será la lejana y mítica Thule.


Hacia los límites de nuestro mundo y más allá.

Ultima in View: NASA’s New Horizons Makes First Detection of Kuiper Belt Flyby Target

jueves, agosto 30, 2018

Un salto al vacío

Seleccionado el lugar de aterrizaje de MASCOT.

Durante esta pausa veraniega fuimos testigos de la llegada a un nuevo y diminuto mundo. La sonda japonesa Hayabusa 2, después de un largo viaje, finalmente alcanzó a su objetivo, el asteroide Ryugu, del cual quiere hacer una exploración a todos los niveles, incluida la extracción de muestras para ser llevadas a La Tierra para su análisis.Una tarea ya iniciada con una serie de descensos controlados que han llevado a la sonda a apenas 900 metros por encima de la superficie, lo que permitió a los científicos japoneses medir el campo gravitatorio del asteroide a partir de las ligeras alteraciones que este provoca en su trayectoria. Pero esto es solo el principio.

Uno de los momentos culminante de la odisea de Hayabusa 2 será cuando llegue el momento de depositar sobre su superficie al módulo MASCOT (Mobile Asteroid Surface Scout), un explorador que no solo enviará datos e imágenes desde Ryugu, sino que será capaz de realizar una serie de saltos para adentrarse en otras zonas del asteroide. Un concepto curioso y realmente innovador fruto de la colaboración con las agencias espaciales alemana y francesa. Y no será el único, ya que otros tres diminutos vehículos, conocidos como Minerva-II-1a, Minerva-II-1b y Minerva-II-2 (la Minerva original viajó en la primera Hayabusa) lo acompañarán. Ciertamente una misión realmente ambiciosa.

El pasado 23 de Agosto finalmente se anunció el lugar elegido para ello, ganador entre los 9 candidatos que se barajaban. Denominado MA-9, presenta material relativamente fresco y prístino que no ha estado expuesto a la radiación cósmica durante mucho tiempo en comparación con otras partes del asteroide.Además, en términos de seguridad, es la mejor elección,no está tan lleno de rocas como la mayoría de las demás regiones. Sin embargo, eso no significa que aterrizar allí sea sencillo. El desafío es más que importante."Somos conscientes de que hay grandes rocas en la mayor parte de la superficie de Ryugu y apenas superficie con regolito plano. Aunque es científicamente muy interesante, esto también es un desafío para un pequeño módulo de aterrizaje y para el muestreo", confirma Tra-Mi Ho, que lidera el equipo de MASCOT.

El 3 de Octubre, el día elegido para intentar el aterrizaje, debe estar marcado a fuego en el calendario de cualquier apasionado de la exploración espacial. Si todo funciona como está previsto, seremos testigo de un acontecimiento tan importante como lo fue el de Philae. Esperemos que esta vez con un poco más de fortuna.

MA-9, la zona elegida para el aterrizaje. A su lado algunas de las otras propuestas finalmente rechazadas.

Tra-Mi Ho, líder el equipo de MASCOT.

MASCOT, el módulo saltarín.

Landing Site on Asteroid Ryugu Chosen for Japan's Hayabusa2 Mission

miércoles, agosto 29, 2018

El resplandor de los límites

New Horizons podría haber captado la tenue luminosidad de un "muro de hidrógeno" que rodea el Sistema Solar.

Cuando esta pequeña sonda partió de nuestro planeta lo hizo con un objetivo principal y casi único, explorar por primera vez el lejano Plutón, y con un poco de suerte, si seguía en buena forma y alguno de ellos estaba dentro de su alcance, sobrevolar a otro miembro del Cinturón de Kuiper. Lo primer se logró con total éxito, y lo segundo lleva camino de serlo nuevamente.¿Y después? Solo las dos Voyager han llegado tan lejos siendo capaces de seguir enviando datos, y la posiblidad de que un tercer explorador pudiera seguir su camino y confirmar (o descartar) sus hallazgos era demasiado tentadora para dejarla pasar. En realidad, incluso antes de Plutón, la New Horizons lleva observando los bordes más lejanos del Sistema Solar. Y posiblemente lo seguirá haciendo en el futuro.

Un de los objetivos era buscar el resplandor ultravioleta de lo que se conoce como "pared de hidrógeno", y que ambas Voyager pudieron ya entrever en su momento. El concepto básico es que justo al otro otro lado de la Helioesfera, unas 100 veces más lejos del sol que la Tierra, los átomos de hidrógeno no cargados en el espacio interestelar deberían frenar cuando colisionan con las partículas del viento solar, provocando una acumulación o pared, que debería dispersar la luz ultravioleta de una manera distintiva. Es decir, una mayor luminosidad en esta frecuencia del espectro de la que debería haber de no existir tal muro. Y eso es precisamente lo que la New Horizons confirmó en su largo estudio de la frontera, confirmando así lo que ya vieron sus predecesora, aunque existían dudas con respecto a estas últimas.

Como siempre, nada es seguro, y la fuente de luz ultravioleta podría tener una fuente más lejana, galáctica, y no fruto del teorizado muro de hidrógeno, aunque ciertamente parece más sólida esta última opción. New Horizon seguirá escaneando la Bóveda Celeste dos veces al año hasta el final de su misión, que con suerte aún podría extenderse entre 10 y 15 años a partir de ahora, y eso podría ofrecer la respuesta: Si la luz ultravioleta empieza a decaer en algún punto, significará que a cruzado el muro y lo está dejando a un lado.Pero si la luz permanece inalterable, entonces su fuente podría estar más adelante, viniendo de algún lugar más profundo del espacio.

Sea cual se la respuesta final, no deja de ser un acontecimiento maravilloso que no solo tengamos sondas que se están precipitando hacia el espacio interestelar, sino que podamos tener la oportunidad de revisitar esos lejanos lugares de forma consecutiva, comparando observaciones y confirmado datos, en lugar de ser algo puntual y único. No deja de ser una situación transitoria, que durará hasta que estas tres viajeras de la eternidad sigan entre nosotros, y que posiblemente no veremos de nuevo en mucho tiempo. Disfrutemosla.
 
El posible "Muro" de hidrógeno, aquí representado por la franja violeta que vemos en la parte izquierda. Detectado por las Voyager, y que ahora la New Horizons podrá confirmar o descartar. 

New Horizons Just Found Hints of a Huge Structure at The Edge of Our Solar System

martes, agosto 28, 2018

Explicando la "Space Force"

¿Que es exactamente la "fuerza espacial" de Trump?

El curioso inquilino de la Casa Blanca nunca deja de dar motivos para hablar de el, para lo bueno y, en una proporción aún mayor, para las malas. Lo único cierto es no deja indiferente a nadie. Y sus propuestas en temas espaciales no podía ser una excepción. También ahí arriba Trump parece querer dejar huella, y su última idea ciertamente da mucho de que hablar, especialmente porque el mismo concepto hace que no pocos hagan volar su imaginación de las formas más extrañas. Comprensible, porque el término "fuerza espacial" para llevarnos a escenarios propios de películas de ciencia ficción. La realidad, pero, es algo más mundana.

Casey Dreier, de la Planetay Society, nos explica de forma un poco más clara de lo que se está hablando realmente. Veamos los puntos más importantes:

-¿Que es la "fuerza espacial" propuesta por Trump? Básicamente a lo que se refiere es a reorganizar las actividades espaciales del ejército de los Estados Unidos en una nueva rama de las fuerzas armadas. Esto es más una reorganización burocrática del Departamento de Defensa que un cambio significativo en la forma en que el país usa el espacio para la defensa nacional.

- ¿Tener una Fuerza Espacial significa que los EE. UU están militarizando / armando el espacio? Es eso legal? Existen tratados de proliferación de armas de destrucción masiva en el espacio, pero las consideraciones militares (especialmente para la recolección de inteligencia, las comunicaciones y la navegación) han impulsado la política y las inversiones espaciales mundiales desde el comienzo de la era espacial, por no hablar de otros proyectos que seguramente desconocemos. Hoy día todas las potencias, desde los propios EEUU hasta China y Rusa están militarizando el espacio en menor o mayor grado, pese a su posición oficial contraria, conscientes de que este puede ser uno de los campos de batalla del futuro. Tener estas actividades organizadas en una Fuerza Espacial no cambiaría esta situación de forma fundamental.

Sin embargo algunas voces críticas temen que pueda inducir una carrera de armamentos espaciales en todo el mundo, y podría contribuir a un mayor nivel de hostilidad y la probabilidad de que el conflicto se extienda a las actividades espaciales.

 - ¿Que haría una "fuerza espacial" exactamente? Según el departamento de Defensa, se pueden resumir en:

1- Vigilancia global persistente para posibles objetivos de misiles avanzados
2- Indicaciones, advertencias, objetivos y seguimiento para la defensa contra amenazas balísticas.
3- Ofrecer posicionamiento, navegación y temporización alternativos en entorno denegados para el para el GPS.
4- Conocimiento de la situación en el espacio de forma global y casi en tiempo real.
5- Desarrollo de capacidad de disuasión.
6- Dotase de infraestructura de soporte espacial adaptable, resistente y normalmente basadas en tierra.
7- Comandos, controles y comunicaciones de gestión de batalla entre dominios, en red, independientes.

-¿ Y que no haría? Básicamente nada de lo que se encarga la NASA, es decir, la exploración del espacio y de otros planetas. Nadie espere SpaceShip Troopers desembarcando el La Luna y Marte.

- ¿Por qué los Estados Unidos necesitan algo así? Acaso los militares no tienen ya un programa espacial propio? Aquí entramos en el punto central de la actual discusión entre los que están a favor y en contra.

Los primeros argumentan que las actuales actividades espaciales militares son tratadas como cuestiones secundarias por la Fuerza Aérea. Una Fuerza Espacial permitiría a los EE.UU. reaccionar más ágilmente a las amenazas espaciales emergentes, particularmente en respuesta a los crecientes desarrollos de la tecnología de agresión y antisatélite de China y Rusia. Podría trabajar más eficazmente con la industria para desarrollar e implementar rápidamente nuevas capacidades, defenderse a sí mismo y sus especialidades internamente dentro del Departamento de Defensa, y concentrarse en capacitar a una fuerza de trabajo con la experiencia necesaria para satisfacer las necesidades de seguridad y defensa espacial

Los contrarios a ella argumentan que estas amenazas están siendo exageradas, que la Fuerza Aérea está haciendo un buen trabajo y no es necesario que haya una nueva y costosa burocracia en capas entre las necesidades de los servicios armados existentes y sus activos espaciales. Además, una Fuerza Espacial casi con certeza sería una rama relativamente pequeña de los servicios armados en comparación con otras, y no tendría el peso burocrático y presupuestario para defenderse de manera efectiva. También existe el costo significativo, tanto en tiempo como en dinero, de defender una nueva rama de los servicios armados que podría (según los opositores) ser mejor utilizada.

- ¿Puede el Presidente Trump crear esa nueva rama militar? No sin el apoyo del Congreso. Sin embargo el Departamento de Defensa a propuesto los pasos para poder seguir adelante con el proyecto sin dicho apoyo, y que se basa en una reorganización de su estructura interna, en la cual dicha rama sería reconocida como tal.

- ¿Cual sería el coste? El vicepresidente Pence anunció que la administración está preparando una petición formal de 8.000 millones de dólares a lo largo de los próximos 5 años para hacer realidad este proyecto, aunque aún no está claro si serían recursos extra o se extraerían de otras partidas militares. Actualmente EEUU ya invierte 20.000 millones de dólares en aspectos de seguridad nacional relacionadas con el espacio.

- ¿Qué significa una Fuerza Espacial para la NASA? Muy poco, al menos directamente. La Fuerza espacial está centrada en temas de defensa, no en la búsqueda de conocimientos científicos o exploración espacial, ya que esas esas son las prerrogativas de la NASA. Esta podría beneficiarse de una mayor inversión en investigación y desarrollo de hardware y técnicas espaciales.

Lo que suceda con los fondos de la NASA en el futuro depende de si el Congreso decide controlar sus gastos y de qué manera. Tanto esta como el Departamento de Defensa se consideran cuentas "discrecionales" dentro del presupuesto, es decir, el Congreso ejerce su discreción cada año cuando elige cuánto financiar cada una de ellas. La seguridad nacional siempre recibe un fuerte apoyo político, hasta el punto de que la financiación discrecional se divide funcionalmente en dos:"Defensa", que representa aproximadamente $ 700 mil millones por año, y "no de defensa", que se calcula en alrededor de $ 600 mil millones por año. En esta parte del espectro económico encontramos a la NASA.

Durante los primeros años de la presidencia de Trump, el Congreso ha aumentado significativamente los fondos para el Departamento de Defensa. Hasta el momento, los Demócratas en el Congreso han insistido en aplicar aumentos similares al lado no de la defensa. Pero a medida que pasa el tiempo y el déficit crece, se ejercerá más presión sobre el tamaño de esas cuentas discrecionales, y la NASA podría encontrarse compitiendo dentro de un grupo de fondos cada vez menor. 

¿A favor o en contra? El escenario es complejo, y aunque la habitual desconfianza con todo que teng que ver con los  EEUU, y aún más con el actual inquilino de la Casa Blanca, hace que el mundo vea con malos ojos esta propuesta, hay que tener en cuenta que la militarización, en menor o mayor grado, de la órbita terrestre es una realidad antes, ahora y en el futuro, y lo será más en el futuro, con o sin los EEUU de por medio. Hay que olvidarse de esa idea caduca que solos los norteamericanos hacen esas cosas. En realidad son un protagonista más, capital pero no único, de esta situación. Rusia y en especial China empujan con determinación en este campo, aunque paradójicamente no reciben tantas críticas externas. Es la ventaja de no ser vistos como los "malos de la película", como si ocurre de forma casi obsesiva con los EEUU.

Pero es esta idea de las "fuerzas espaciales" la respuesta adecuada a los tiempos actuales y futuros? Ahí está la cuestión.

Las fuerzas aereas de los EEUU ya realizan una monitorizanción de la órbita terrestre. Con las "fuerzas espaciales" de Trump, se crearía una rama propia especializada en estos temas, en lugar de estar diluida en esas primeras.

El presidente Trump sostiene la Directiva de Política Espacial-3 el lunes 18 de junio de 2018, después de su firma en la Sala Este de la Casa Blanca, y donde ordena al Pentágona crear una rama especializada en el terreno espacial.

Y no, de estos aún no hacen falta. De momento. 

Space Force: An Explainer

lunes, agosto 27, 2018

Bennu en el horizonte

OSIRIS-Rex inicia la campaña de observación del asteroide.

Ya lo tiene a la vista. Casi dos años de viaje y un sobrevuelo de la Tierra después la larga campaña de exploración de este pequeño mundo acaba de darse por iniciada, lo que se conoce como fase de aproximación. Solo una pequeña previa de lo que está por venir, pero que anuncia oficialmente que la aventura acaba de comenzar. Un pequeño punto luminoso, moviéndose entre las estrella, y captado por primera vez el pasado 17 de Agosto, marcó el principio de lo que está por venir.

"Ahora que OSIRIS-REx está lo suficientemente cerca para observar a Bennu, el equipo de la misión pasará los próximos meses aprendiendo todo lo posible sobre el tamaño, la forma, las características de la superficie y los alrededores del asteroide antes de que la sonda llegue hasta el", explica Dante Lauretta, investigador principal de la misión en la Universidad de Arizona, Tucson."Después de pasar tanto tiempo planeando para este momento, no puedo esperar para ver lo que Bennu nos revela". Durante esta fase, que terminará a principios de Diciembre, cuando la sonda lo alcance, su actividad irá en aumento, tomado datos de Bennu a la vez que se prepara para su encuentro:

 - Observará regularmente las cercanías del asteroide en busca de plumas de polvo y/o satélites naturales, y estudiará sus propiedades de luz y espectrales.

 - Ejecutará una serie de cuatro maniobras de aproximación, comenzando el 1 de Octubre, desacelerando hasta que su trayectoria coincida con la órbita de Bennu alrededor del Sol.

- A mediados de Octubre se desprenderá de la cubierta protectora del brazo que será responsable de tomar las muestras, lo desplegará por primera vez y tomará imágenes para comprobar que funciona perfectamente

- A finales de Octubre el sistema óptico definirá la forma general del asteroide, y a mediados de Noviembre se espera detectar algunas de las características de la superficie.

Después de llegar a Bennu, OSIRIS-Rex pasará el primer mes realizando sobrevuelos del polo norte, el ecuador y el polo sur, a distancias que oscilan entre los 19 y los 7 km de altura. Estas maniobras permitirán la primera medición directa de su masa, así como observaciones de primer plano de la superficie, además de ofrecer al equipo de navegación la experiencia necesaria."La baja gravedad de Bennu es un desafío único para la misión", explica Rich Burns, gerente del proyecto en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland."Con aproximadamente 500 metros  de diámetro, será el objeto más pequeño que cualquier sonda ha orbitado alguna vez".

OSIRIS inspeccionará extensivamente el asteroide antes de que el equipo de la misión determine el punto donde la sonda descenderá hasta casi tocar la superficie y utilizará su brazo para tomar muestras, después de lo cual iniciará su regreso a la Tierra. En Setiembre de 2023 una cápsula conteniendo esa valiosa carga aterrizará en el desierto de Utah. Será el final de la aventura espacial, pero el inicio de una fase incluso más valiosa aunque menos mediática, los metódicos análisis en laboratorios de todo el mundo del material traído. Pero eso ya queda para un futuro a 8 años vista. En el presenta apenas estamos viviendo el inicio mismo de la aventura, los primeros pasos de los muchos deberán hacer posible que dicho futuro se haga realidad.


Conociendo a OSIRIS-Rex.

Aproximandonos a Bennu. 

NASA’s OSIRIS-REx Begins Asteroid Operations Campaign

viernes, agosto 03, 2018

Cerrado por vacaciones

Llega la hora de tomarse un descanso, recargar unas baterías algo gastadas y regresar con energías renovadas el próximo Septiembre. A todos y todas gracias por seguir este pequeño Blog y ojalá nos veamos de nuevo en unas semanas ;)

HASTA PRONTO!!!!

miércoles, agosto 01, 2018

La hora de BepiColombo

Fecha oficial de lanzamiento: 19 de Octubre.

Europa y Japón afrontan una misión espacial histórica, ya que para ambas será la primera vez que pongan rumbo al ardiente Mercurio, el más cercano al Sol, el más pequeño de los planetas del Sistema Solar, y pese a ello lleno de misterios y sorpresas, como demostró la ya desaparecida sonda MESSENGER. Una ambiciosa misión conjunta, dos sondas independientes que viajarán juntas conformando un solo vehículo, acopladas ambas a un mismo módulo de transporte, y que se conoce en conjunto como BepiColombo. Un tres en uno espacial.

La ESA está ya afrontando los preparativos finales para su lanzamiento desde el Puerto Espacial Europeo de Kurú a bordo de un cohete Ariane 5, que dará inicio a una larga odisea en que el llamado Módulo de Tranferencia (el "Taxi" de las dos sondas), usando una combinación de energía solar y propulsión eléctrica, así como 9 maniobras de asistencia gravitatoria en la Tierra, Venus y el propio Mercurio, transportará a sus dos pasajeras hasta su destino. Y ya tenemos una fecha oficial para ello: A la 01:45 GMT del próximo 19 de Octubre. La ventana de lanzamiento se extiende en el tiempo, hasta finales de Noviembre, pero la intención en llevarlo a cabo tan pronto esta se abra, que es precisamente este día.

"La campaña en Kurú ha empezado muy bien y vamos viento en popa para efectuar el lanzamiento en menos de noventa días", explica Ulrich Reininghaus, responsable del proyecto BepiColombo de la ESA."Tenemos una agenda de lo más apretada, pero es estupendo ver cómo la nave va tomando forma antes del momento cumbre".

Desde su llegada al Puerto Espacial el pasado Mayo, los preparativos no han cesado en ningún momento, en una actividad frenética para dejarla lista para el gran momento. Por ejemplo, la nave se ha revestido con mantas termorresistentes, los depósitos de nitrógeno y xenón se han comprobado, cargado y presurizado, y siguen adelante las pruebas de despliegue y instalación de los paneles solares. Por otro lado, bien lejos de ahí, en Darmstadt (Alemania), donde se encuentra el centro de control de la ESA, también han comenzado las simulaciones, en las cuales el personal está practicando la respuesta a eventos no rutinarios para poder afrontar con garantías cualquier imprevisto durante el trayecto a Mercurio.

Alcanzará el pequeño planeta tres años después del lanzamiento, en 2021. Sin embargo aún deberá 4 años más para lograr entran en la órbita requerida, sobrevolando Mercurio hasta en 5 ocasiones más hasta que llegue el momento decisivo de la inserción orbital. Un periodo de transición donde se tomarán algunos datos e imágenes, aunque evidentemente nada en comparación la momento en que la BebiColombo deje de existir como tal, y sus dos sondas, la europea y la japonesa, se separen del Módulo y inicien su propia aventura, cada una con sus propios objetivos. Pero eso, como se suele decir, ya es otra historia.

Preparando el gran momento, los equipos en tierra no dejan de entrenarse para estar listos para responder a cualquier imprevisto durante el largo viaje.

Los 3 viajeros que conforman BepiColombo.  

El lanzamiento de BepiColombo a mediados de octubre