Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity bajo la tormenta de polvo global que está azotando a Marte. Sol 1974

viernes, junio 22, 2018

Cuando Marte se cubre de polvo

La gran tormenta rodea ya a todo el planeta rojo.

Desde que dio sus primeras señales de vida no dejó de crecer día a día, expandiéndose en todas direcciones. Opportunity fue su primera víctima, y por su causa permanece en silencio hasta el día de hoy. Quizás hasta pronto, quizás para siempre. Por su lado Curiosity, al otro lado del planeta, había permaneció al margen de este drama climático, solo afectado de forma indirecta por un cierto aumento de la opacidad atmosférica, del polvo en suspensión, y con ello una disminución medible de la luz solar que estaba llegando a la superficie. Nada más. Hasta que Marte decidió que la tregua con el gran rover había terminado.

Y es que lo que empezó como una tormenta local es ya un fenómeno global. Su abrazo abarca ya todo el planeta, con la excepción de las altas cimas de los volcanes marcianos, y en el cráter Gale, donde "vive" Curiosity, los niveles de oscuridad diurna están llegando a niveles nunca vistos antes por este rover. Por fortuna, y a diferencia de su ahora silencioso hermano de aventuras, saca toda la energía que necesita de su generador termoeléctrico de radioisótopos, por lo que es inmune a esta situación (si alguien se pregunta porque apostar por la energía nuclear cuando en Marte la luz solar es un bien ampliamente disponibles, esta es una de las respuestas), pero da una idea de lo que esta viviendo Opportunity.

El que pueda seguir activo es también una bendición para los científicos, ya que junto con las sondas orbitales actualmente en servicio, está ofreciendo la posibilidad de estudiar en directo este fenómeno atmosférico, tan espectacular como desconocido en cuanto a los mecanismos que lo desencadenan. Y es que hay muchas cosas que no sabemos. Por ejemplo, por qué algunas tormentas duran meses y se vuelven masivas, mientras que otras se mantienen pequeñas y duran solo una semana? A día de hoy no se tiene una respuesta clara.

Las tormentas marcianas regionales son comunes, especialmente durante la primavera y el verano del hemisferio sur, cuando el planeta está más cerca del Sol, ya que a medida que la atmósfera se calienta, los vientos generados por los mayores contrastes térmicos hace moverse y elevarse pequeñas partículas de polvo. Por otro lado el dióxido de carbono congelado en el casquete polar invernal se evapora, aumentado la densidad de la atmósfera y la presión de la superficie. Esto potencia el proceso, al ayudar a mantener estas partículas de polvo en suspensión, en algunos casos hasta los 60 kilómetros o más de altura. Pero el detonante que lleva a algunas de ellas a convertirse en monstruos a escala planetaria sigue siendo una asignatura pendiente para los científicos. Si queremos que algún día exploradores humanos pueden pisar la superficie durante largos periodos de tiempo, es vital descubrirlo.

Que se haya desatado ahora ofrece no solo esta maravillosa posibilidad, sino que evita el drama que habría sido para InSight de coincidir con su llegada. Tanto Curiosity como las sondas en órbita, como la Mars Reconnaissance Orbiter, deberán aprovecharla bien. Y solo esperar que Opportunity aún siga con nosotros.

La llegada de la tormeta al cráter Gale. La oscuridad es tal que obliga al sistema óptico del rover a aumentar el tiempo de exposición para lograr captar su entorno.

Opportunity fue el primero en ser golpeado por ella. Actualmente duerme para conservar la escasa energía disponible.

La tormenta se convierte en global, como constató la Mars Reconnaissance Orbiter.

Martian Dust Storm Grows Global; Curiosity Captures Photos of Thickening Haze

jueves, junio 21, 2018

La gran aventura de Hayabusa

Hayabusa 2 alcanzando a Ryugu.

Estamos ya a solo unos pocos días para que la Agencia Espacial Japonesa inicie su más ambiciosa misión interplanetaria. Poco a poco, persiguiendo a su objetivo, la distancia se está reduciendo y los detalles de un nuevo mundo, diminuto pero extremadamente interesante como reliquia de la formación misma del Sistema Solar, se van perfilando en la distancia. Su forma, rotación y algunos detalles superficiales, como lo que parece un gran cráter en su ecuador, ya son visibles. Y esto es solo el principio.

"Cuando vi estas imágenes, me sorprendió que Ryugu tenga una forma muy similar al destino de la misión OSIRIS-REx, el asteroide Bennu, y también de 2008 EV5, el objetivo propuesto para la misión MarcoPolo-R de la ESA", explica Makoto Yoshikawa, gerente de misión. Bennu y 2008 EV5 son más pequeños y giran más rápido que Ryugu, pero tienen una composición simple, agregó Yoshikawa."Entonces, tenemos diferencias y similitudes que se han combinado para producir formas muy similares,¿por qué es eso? Hasta ahora, los asteroides que hemos explorado han sido diferentes formas, por lo Ryugu y Bennu podrían ser la primera vez que se examinan dos asteroides de forma similar. Será interesante aclarar exactamente qué significa científicamente esta similitud". 

De momento ya sabemos que rota sobre si misma una vez cada 7.5 horas y con su eje de rotación perpendicular a su plano orbital, lo que tendría notables implicaciones para la compleja misión de aterrizaje, tanto de sus 3 rovers como de la propia sonda para recoger muestras."Si el eje de rotación de Ryugu está cerca de la dirección vertical en esta imagen, hay una gran ventaja, ya que será posible conocer casi toda su apariencia en una etapa temprana después de su llegada", dijo Yoshikawa."Esto hace que la planificación del proyecto sea más fácil"."Sin embargo, también es posible que los posibles sitios de aterrizaje se limiten al ecuador. Espero que podamos encontrar un lugar adecuado".

La mayor y más ambiciosa misión jamás lanzada a un asteroide está a punto de comenzar. Si todo los objetivos se cumplen con éxito no solo se dará un paso adelante de enormes proporciones en el conocimiento de estos minúsculos mundos, y por extensión, de las etapas iniciales en la formación del Sistema Solar. Sin olvidar que así todo lo ocurrido con la primera Hayabusa, esa gran y terrible aventura, tan llena de problemas y que se convirtió en una odisea de supervivencia, habrá tenido aún más sentido, ya que su experiencia es la base que dio forma a su sucesora.

A las puertas de un nuevo mundo.

Japan's Hayabusa2 Asteroid Probe Snaps Best Pics Yet of Its Target Ryugu

martes, junio 19, 2018

Pequeños pasos hacia el futuro

Queqiao y el microsatélite Longjiang-2 en órbita lunar.

El viaje de los cubesats MarCO, que acompañan a la InShight en su travesía hacia Marte, representa un momento clave en la historia de la exploración espacial, ya que de prosperar en su aventura abrirían las puertas a una nueva clase de sondas, capaces de ser producidas en grandes cantidades, de forma sencilla por compartir un modelo común, y evidente mucho más baratas que los colosos actuales. Son un futuro que llama ya a las puertas, y que no solo la NASA está intentando abrir. China, sin tanta publicidad pero igualmente con la determinación de no quedarse atrás, está también adentrándose en este nuevo camino.

Cuando la Queqiao, el satélite de comunicaciones que deberá cubrir a la futura misión Chang’e-4 a la cara oculta de la Luna, despegó desde Xichang, en el sur de China, el pasado de 20 de Mayo, no lo hizo sola. Le acompañaron dos diminutas sondas de apenas 47 kilogramos de masa, las Longjiang-1 y 2. Un primer intento de exploración que vehículos de este tamaño por parte del gigante asiático, aunque sus objetivos eran diferentes a sus homólogos norteamericanos. Así, mientras las MarCO no disponen de instrumental de ningún tipo, y su objetivo es ofrecer cobertura a la InShight en su viaje final a través de la atmósfera marciana, las Longgjiang si que disponen de cierto equipamiento, entre ellas un sistema óptico capaz de captar tanto La Luna como la Tierra.

Las noticias que nos llegan ahora indica un éxito casi completo. Mientras que la Queqiao parece haber alcanzado el punto de Lagrange 2 del sistema Tierra-Luna, a unos 85.000 Kilómetros más allá de esta última, con lo que se completó un paso vital para hacer realidad la llegada a la cara oculta, y la Longjiang-2 logró entrar en órbita lunar (300 x 9.000 kilómetros), su compañera tuvo algún problema durante la travesía y no lo logró, perdiéndose en el espacio profundo. Una lástima, especialmente porque afecta a los planes de observaciones de radioastronomía planeadas de forma conjunta, pero que entraba dentro de lo posible. Y nada mejor para celebrarlo que con una imagen de nuestro mundo desde La Luna, tomada con la pequeña cámara de la Longjiang-2, desarrollada por la King Abdulaziz City for Science and Technology (KACST), de Arabia Saudí.

Este pequeño gran éxito, más el que podría lograr las MarCO en su viaje a Marte, podría ser la señal de inicio de esta nueva etapa, en que podemos soñar, ya que soñar es gratis, en grandes constelaciones de minisondas explorando el Sistema Solar. El tiempo dirá si es algo más que un simple sueño.

Las pequeñas Longjiang. Destacan por sus largas antenas y escudo, destinadas a protegeres de las interferencias terrestres durante sus observaciones de radioastronomía. Desgraciadamente la pérdida de una de ellas deja el experimiento cojo.

Las primeras imágenes de la cámara de la Longjiang 2. 

Chang'e-4 Relay Satellite Enters Halo Orbit Around Earth-Moon L2, Microsatellite in Lunar Orbit

lunes, junio 18, 2018

Cuando Marte tiembla

Mars Reconnaissance Orbiter nos ofrece la curiosa imagen de una avalancha provocada por un meteorito.

Habrían sentido un estampido sónico en la distancia, acompañado por un pequeño temblor a causa del impacto y, poco después, casi por sorpresa, se les habría venido encima una ola de material, una avalancha llegada desde un kilómetro de distancia como un oscuro río. Seguramente nada que pudiera representar un peligro real para su vida, pero sin lugar a dudas unos exploradores que caminaran en ese momento por esas laderas, se habrían llevado un buen sustos, seguida rápidamente de una gran curiosidad.

A falta de ellos, pero, tenemos en su lugar a los agudos ojos de la Mars Reconnaissance Orbiter, cuya ya larga y fructífera misión le permite no solo ver Marte al detalle, sino ver los cambios producidos a lo largo del tiempo.Y uno de esos últimos fue el provocado por la llegada de un pequeño meteorito, cuyo impacto, ocurrido hace no más de una década y que fió lugar a un cráter de unos 5 metros de diámetro, desestabilizo la ladera donde ocurrió y formó una avalancha que corrió aproximadamente 1 kilómetro antes de detenerse. Parte de ella no llegó a tales distancias, ya que terminó precipitándose en otro pequeño cráter situado, que actuó de muro de contención. Solo una pequeña lengua superó el obstáculo y siguió su camino un poco más.

Una de esas estampas curiosas que nos recuerdan que Marte está lleno de sorpresas, muchas de ellas fugaces en el tiempo y de las que solo podemos ser testigos gracias a que llevamos ya varias décadas con la capacidad de observar el planeta de forma interrumpida.

El pequeño cráter, situado en una ladera, que dió origen a la avalancha

Principio y final. Podemos ver como buena parte del material fue finalmente detenido en su caída por otro cráter, que actuó de barrera. Solo una pequeña parte siguió su camino un poco más.

Bang and Whoosh!

domingo, junio 17, 2018

Post Vintage (275): Soñando con un mundo rojo y azul

Recreando un amanecer en Plutón a partir de los datos de la New Horizons, que este pasado 23 de Octubre completó el envió de toda la información reunida.

El largo encuentro llegó a su fin. Las últimas gotas de información que aún restaban almacenadas en la memoria de la sonda dieron recientemente el salto final hacia la Tierra, y ahora, 15 meses después, podemos ya dar por concluida nuestra apasionada y fugaz cita con el una vez 9º planetas del Sistema Solar, ahora degradado pero pese a todo capaz de conversar la misma capacidad de atracción que antaño. Hay otros como el, más lejos, más en las profundidades de Kuiper, seguramente con sus propias maravillas, sus propias sorpresas reservadas para el día que, en un futuro lejano, quizás llegue su turno. Pero Plutón fue el primero, lo conocimos décadas antes que a todos los demás, y por eso es y será siempre especial. Nada puede cambiar eso.

Todos los datos, todas las imágenes, más de 50 Gigas que son ya un tesoro de valor incalculable, ya que no sabemos cuando regresaremos a Plutón, si es que regresamos algún día. Todo lo que sabemos de este mundo, todo lo que en el futuro iremos aprendiendo a medida que se profundice en el estudio de toda esta información, está ahí. El 23 de Octubre, día en que los últimos bits llegaron a la Tierra, las puertas que abrimos de par en par ese 14 de Julio de 2015 finalmente se cerraron. Ahora todo lo que nos queda es soñar. Como hicimos durante décadas desde ese lejano 1930.

Pero ahora podemos hacerlo sabiendo mucho más de el, con todo lo que New Horizons nos envió. Ya no podemos imaginarlo de forma tan abierta como antes, donde casi todo, a causa del vacío de conocimiento que existía hasta esta momento, estaba permitido y era plausible. Ahora tenemos una imagen clara de como es Plutón, y podemos, como es este caso, recrear escenas de ensueño, como es el lejano Sol emergiendo entre la azulada atmósfera y la rojiza superficie. No es la primera ni posiblemente será la última simulación de esta clase. Tenemos tanto material disponible que el límite es el que imponga nuestra propia capacidad. Una vez esta pequeña sonda cumplió su cometido dando lo mejor de ella misma, ahora nos toca a nosotros.

Y soñar con el día, aún lejano, en que podamos regresar.
 
Amanecer en Plutón. Soñando con un pequeño mundo rojo y azul. 

He visto amanecer en Plutón... 

jueves, junio 14, 2018

Luchando contra la oscuridad

Opportunity afronta ya la peor tormenta de su historia.

En 2007 Marte pareció levantarse contra este extraño visitante de otro mundo, lanzando contra el su arma más devastadora, al menos para aquellos que dependen de la luz solar para su supervivencia. Fue una tormenta global, que cubrió todo el planeta, y por ello puede parecer lo peor a lo que tendría que sobrevivir. Pero las cosas siempre pueden ir a peor, y hoy, 14 de Junio de 2018, Opportunity afronta una situación aún peor, y su supervivencia pende de un hilo, del que no tenemos ninguna capacidad de intervenir. Ahora, como entonces, solo podemos esperar y esperar que sea capaz de salirse de esta.

Y es que la tormenta de polvo marciana desatada hace unas días, aunque solo cubra una parte del planeta, está siendo particulamente intensa en el cráter Endeavour, sumiéndolo de forma permanente en una oscuridad casi absoluta, más intensa que la que acompañó a la de 2007. Como resultado de la caida drámatica de la produción de energía, este pasado 12 de Junio Opportunity cayó en el silencio total, sin comunicarse con la Tierra ni responder a los intentos de contacto. Todo parece indicar que el nivel de energía cayó por debajo de los 22 voltios, y como respuesta a esta situación de emergencia entró en un sueño profundo, desconectado todos los subsistemas, excepto su reloj interno, con el cual puede ir despertando cada cierto tiempo para comprobar si la situación mejoró, o por el contrario debe seguir esperando.

Es una situación conocida, pero también delicada, y problemática si se alarga en el tiempo, ya que la escasas reservas se sigue consumiendo tanto para mantener dicho reloj activo como para conservar los vitales calentadores que mantienen su interior a una temperatura soportable. Aunque en este último caso se da la paradoja de que la misma tormenta de polvo actúa como una manta térmica que mantiene la temperatura exterior notablemente cálida (para ser Marte), por lo que no existe un riesgo inmediato en este aspecto, y el hecho de haber dejado atrás el Invierno y disponer de calentadores alimentados por plutonio, lo mantienen una temperatura aceptable, el caso del reloj podría ser más delicada, ya que eso complicaría los esfuerzos de recuperación. Aún intentaría comunicarse después de volver a conectarse, pero cuando ocurrirían dichos intentos sería mucho menos predecible.

Ahora solo queda esperar. Ahora mismo una oscuridad abrumadora rodea a Opportunity, sumido en una tormenta de polvo de una intensidad sin precedentes. Afronta ahora mismo una vital lucha por la supervivencia contra las tinieblas.
 
El Sol visto poco antes de que se desatara la tormenta y una vez esta llegó a Endeavour. Había desaparecido del firmamento.

El golpe que recibió Opportunity, el mayor jamás recibido hasta ahora, con la energía disponible desplomándose al mismo tiempo que la opacidad atmosférica (tau).

El monstruo que azota a Opportunity, que se expandió a una velocidad sobrecogedora.

Gráfico con la opacidad atmosférica en distintos años de misión. En la actualidad nos encontramos en el largo pico verde que muestra la velocidad con la que ha crecido la tormenta. La del año 2007,  en rojo, aunque fue global, le afecto bastante menos. 

NASA's Opportunity Mars Rover Is Battling a Dust Storm of Epic Proportions. Will It Survive?

Opportunity sobrevive de momento a la gran tormenta marciana.

miércoles, junio 13, 2018

Al otro lado de la tormenta

Curiosity capta trazas de la tormenta que esta azotando a su lejano compañero de exploración

Una noche eterna se está abatiendo sobre Opportunity, y desde hace unas horas las comunicaciones se han interrumpido por completo, posiblemente porque el rover, ante el descenso dramático de sus reservas de energía, entró en modo de falla total, con todos los sistemas desconectados, excepto su reloj interno, que deberá despertarlo de nuevo cuando las condiciones mejoran. Si es que despierta, ya que no olvidemos que estamos ante un vehículo que lleva ya 15 años en activo, con todo el desgaste que ello implica. Ahora solo queda esperar.

Y mientras este drama está teniendo lugar, en el otro lado del planeta los efectos parecen estar dejándose notar. Así lo sugiere las últimas imágenes enviadas por Curiosity, donde el nivel de polvo en suspensión parece estar en aumento de forma apreciable, indicando que la tormenta desatada está también alcanzado el cráter Gale, aunque sea de forma indirecta. Nada que ver con la oscuridad casi absoluta a la que se enfrenta ahora Opportunity, aunque incluso en esa situación extrema no le habría afectado, ya que no depende de la energía solar. Precisamente son estas situaciones las que apoyan la energía nuclear para la exploración marciana, siempre sujetas a estas "explosiones" climáticas.

Los esfuerzos del equipo de Curiosity es ahora intentar monitorizar la evolución de la tormenta."Para medir el polvo presente en la atmósfera, primero apuntaremos la Mastcam hacia el Sol y tomaremos una medida tau, que nos permite determinar la profundidad óptica verticalmente", escribió Rachel Kronyak, miembro del equipo de la misión, este pasado 8 de Junio."Entonces tomaremos una imagen Mastcam del borde del cráter para determinar la desaparición de la línea de visión, que está directamente relacionada con la cantidad de polvo presente. ENV (equipo de ciencia ambiental) también tomará algunas de las imágenes de Navcam para evaluar las nubes, la dirección del viento y para buscar diablos de polvo".

Curiosity observa los acontecimientos desde su condición de observador totalmente inmune a este tipo de eventos. Pero más allá del horizonte, al otro lado del planeta rojo, un explorador afronta sus horas más duras. Hoy, más que nunca, todos estamos con Opportunity.

Simulación de los cambios del cielo sobre Opportunity, con el resplandeciente Sol casi dessaparecido por completo. Una lucha vital contra esta fría oscuridad. 

NASA's Curiosity Rover Is Tracking a Huge Dust Storm on Mars (Photo)

martes, junio 12, 2018

A las puertas de Ryugu

Hayabusa 2 observa su objetivo por primera vez.

Hace 4 años despegó de La Tierra, dispuesta a tomar el testigo de su predecesora y llevar la exploración de estos pequeños habitantes del Sistema Solar a un nuevo nivel. Y después de un largo viaje ciertamente mucho mas tranquilo de los de la primera Hayabusa, cuya carrera de obstáculos empezó casi desde el principio, ya se encuentra a la vista de su objetivo. Suficientemente cerca como para que este pasado 10 de Junio su cámara de navegación ONC-T (Optical Navigation Camera-Telescopic) lo captara por primera vez, y tomando dos imágenes, una de larga exposición, que permite verlo brillando contra el fondo de estrellas, y otra de más corta duración, y que permitió intuir ya su forma. En ese momento Ryugu, de unos 900 metros de diámetro, se encontraba a unos 1500 Kilómetros de distancia.

Es el inicio de una aventura extraordinaria, que tuvo recientemente, además de esta toma de imágenes, dos nuevos pasos adelante. Primero, el 6 de Junio, se reactivó el altímetro láser (LIDAR), que llevaba dos años desconectado, y parece estar funcionando con normalidad. Y este pasado 11 de Junio se realizó una segunda maniobra de corrección de la trayectoria (TCM02), un encendido de sus impulsores de una hora y 10 minutos duración, y tras el cual la Hayabusa 2 pasó de acercarse perpendicularmente a su objetivo a estar siguiéndolo por detrás y reduciendo la distancia en unos 190 kilómetros/día. Poco a poco se irá aproximando al asteroide, al que acompañará durante 1 año terrestre. 

Por delante tiene la misión más compleja jamás realizada a un asteroide. No solo entrará en órbita, moviéndose a una altitud media de 20 Kilómetros y levantando un completo mapa de Ryugu, sino que se aproximará para depositar en su superficie tres pequeños rovers Minerva II, que se moverán dando saltos. Después disparará un pequeño proyectil (SMALL CARRY-ON IMPACTOR) para abrirá un cráter y desplegará 5 pequeñas esferas llamadas Target Markery, que servirán de puntos de referencia para la sonda en su aproximación para la toma de muestras del interior, material hasta entonces situado bajo la superficie, y por tanto inalterado por el ambiente exterior. Y finalmente, a finales de 2019, iniciara su regreso a la Tierra transportando con ella esa preciada carga, que nos llegará en forma de cápsula que aterrizará en nuestro planeta a finales de 2020.

En defintiva, la misión espacial más compleja jamás realizada por la Agencia Espacial Japonesa está a punto de comenzar. Buena suerte a todos los implicados en ella.

Una imagen de corta exposición por parte de la cámara de navegación, que permite ya apreciar su irregular forma. La calidad de las imágenes crecerán de forma exponencial los próximos días.

El largo viaje de la Hayabusa 2 está a punto de terminar. Pero eso es solo la primera fase. Después vendrá unos meses de intensas actividad seguido de un igualmente largo viaje de regreso con muestras de material de Ryugu.
Las últimas noticias de Hayabusa 2 desde su cuenta Twitter.
   

Actualización Hayabusa 2. A menos de 1.500 kilómetros de su destino

lunes, junio 11, 2018

Buenas noches, Opportunity

Suspendidas sus actividades ante la llegada de una gran tormenta de polvo.

El 1 de Junio fue un día agitado para la exploración marciana, ya que la Mars Reconnaissance Orbiter detectó la aparición de una gran tormenta de polvo, fenómeno extremo de la climatología del planeta rojo, que se estaba expandiendo rápidamente. Su equipo de dio cuenta de que estaba ocurriendo relativamente cerca del lugar donde se encuentra Opportunity, cuya dependencia de la luz solar lo hace vulnerable a estas situaciones, y por ello rápidamente pasaron la alerta a sus colegas encargados del rover, que pusieron en marcha los planes de contingencia para prepararse para lo peor. El apoyo mutuo entre las diversas misiones actualmente activas nuevamente mostró su eficacia.

Una alerta que pronto se vio justificada. En cuestión de días, la tormenta se expandió de forma acelerada, abarcando recientemente una extensión de 18 millones de kilómetros cuadrados (un área mayor que América del Norte), y alcanzando a Opportunity en Perseverance Valley. A lo largo de los días la opacidad atmosférica se disparó, reduciendo la luz solar disponible, y el 6 de Junio la producción de energía había descendido tanto que se suspendieron todas las operaciones científicas para ahorrar energía, dejando su actividad al mínimo, limitándose a mantener las comunicaciones. Llegó la hora de esperar pacientemente que la tempestad se disperse.

No es la primera vez en que Opportunity se enfrenta a este tipo de desafíos. En 2007 tuvo que luchar contra una tormenta global (y que afectó también a Spirit, aunque de forma menos intensa), que lo llevó a  dos semanas de operaciones mínimas, incluidos varios días sin contacto para ahorrar energía. La posiblidad de una pérdida total fue real, ya que si la situación se hubiera prolongado mucho más no habría podido mantener activos sus calentadores, que protegen su interior del frío extremo de Marte. Por ello, aunque ya se tiene experiencia en ellas y hasta ahora el rover siempre sobrevivió, el peligro sigue ahí. Serán días de tensa espera.

La tormenta de polvo que actualmente cubre parte del planeta rojo, incluida el lugar donde se encuentra Opportunity, vista por la MRO.

En 2007 una tormenta mucho más intensa que la actual llevó la casi total oscuridad a Opportunity, que llegó a suspender durante varios días las comunicaciones para conservar la poca energía disponible. Sobrevivió, como esperemos que lo haga con la actual. 

NASA Mars Rovers Braving Severe Dust Storms

domingo, junio 10, 2018

Post Vintage (274): Algo pasa con Ganímedes

Conociendo un poco más a la mayor luna del Sistema Solar, futuro objetivo de la sonda JUICE.

Cuando hablamos de explorar el sistema de satélites de Júpiter, nuestros ojos y pensamientos van de forma inmediata hacia Europa. Es la "tierra prometida" de los astrobiólogos, y pese a estar situada en lo más profundo de los cinturones de radiación jovianos, se la considera el lugar más prometedor para encontrar vida fuera de la Tierra, aunque solo fuera en las formas más simples. Por ello muchos son los que luchan, en EEUU, para hacer realidad una misión que lo explore en profundidad, incluyendo, quizás, incluso un módulo de aterrizaje. Una sonda que, ahora si, parece que será una realidad.

No será la única, ya que la Agencia Espacial Europea tiene aprobada y en desarrollo su propia misión joviana, la sonda JUICE. Europa está entre sus objetivos, y la sobrevolará en diversas ocasiones, pero no es la meta final. Este se encuentra en Ganímedes, alrededor del cual entrará en órbita en 2033, 3 años después de su llegada al sistema joviano. Muchos se sorprenden que sea en esta luna, y no en la soñada Europa, donde JUICE centre su trabajo, pero el equipo científico consideran que es un mundo igualmente fascinante, con el mismo potencial para tener un océano subterráneo (aunque es posible que no tan cerca de la superficie) y más segura para una sonda robótica, al estar fuera de las zonas de mayor radiación. La de la NASA realizará decenas de sobrevuelos de Europa en lugar de entrar en órbita (como era el plan inicial) precisamente para reducir todo lo posible los datos que esta pueda causar.

Quizás por su futuro protagonismo sea conveniente conocer un poco más este enrome luna, siempre a la sombra de su más pequeña compañera Europa. Vamos allá:

1) Enorme: Ganímedes es la mayor luna del Sistema Solar, y aunque durante un tiempo parecía que Titán era en realidad mayor, hoy sabemos que no es así. Con sus casi 5.300 Kilómetros de diámetro es mayor que Mercurio (aunque tiene menos masa), mucho más que Plutón y no se queda muy lejos de Marte. De orbitar alrededor del Sol en lugar de hacerlo alrededor de Júpiter, sería considerado un planeta.

2) Con atmósfera: Aunque muy tenue, Ganímedes dispone de una tenue atmósfera de Oxígeno. Se cree que su origen está en las moléculas de hielo de agua que la radiación solar descompone en sus átomos básicos. El Hidrógeno se pierde en el espacio al ser demasiado ligero para que la gravedad de la luna.

3) Baile orbital: Ganímedes se encuentra en acoplamiento de marea con Júpiter, de modo que sólo una cara es visible desde el planeta (tarda alrededor de una semana en rotar sobre sí mismo y girar alrededor de Júpiter), una característica que comparte con nuestra Luna y con casi todos los satélites conocidos, al mismo tiempo, está en resonancia orbital con Ío (4:1) y Europa (2:1).

4) Con su propio campo magnético: Es la única luna conocida que dispone de algo parecido, y se cree que su origen está en los movimientos de convección del interior de su núcleo (compuesto de hierro, o hierro y azufre, en estado líquido), lo que significa que funciona igual que el terrestre. Y al igual que este es capaz de generar sus propias auroras.

5) Corazón complejo y señales de actividad tectónica: La estructura interna del satélite está plenamente diferenciada, formada por un pequeño núcleo fundido, rodeado por un manto de silicato y recubierto por una capa de hielo, cuya superficie parece dividirse en dos tipos de regiones: Aquellas oscuras y con notable presencia de cráteres, que denotan ser las más antiguas, y zonas más claras que parecen ser algo más jóvenes y presentar extensas áreas de riscos y surcos que se extienden miles de Kilómetros. No existe duda actualmente del origen tectónico de estas formaciones.

6) Un posible océano bajo la superficie: Y aquí llegamos a lo que convierte a Ganímedes en un lugar quizás menos mediático pero igual de interesante que Europa. Modelos teóricos  ya en los años 70, mediciones de la sonda Gaileo y recientes observaciones del Hubble, en ambos casos buscando la huella magnética de un océano de agua salina (en forma de orientación de las auroras generadas, que encajan con la presencia de un segundo campo magnético de origen acuático) parece apoyar la idea de que también tiene un océano subterráneo en forma de una o varias capaz de agua líquida. Y no en poca cantidad. Se calcula que podría tener más agua que todos los mares de la Tierra.

¿Suficientemente interesante como para enviar una sonda a que lo orbite? Muchos posiblemente sigan prefiriendo Europa, y es más que compresible. Pero Ganímedes también es muy interesante, y al contrario que la primera, una sonda puede permanecer a su lado, fuera como está de las zonas de máxima radiación del sistema joviano. Razones todas ellas de peso parta tomar la decisión de enviar a JUICE a su encuentro.
 
Ganímedes es un mundo en el más amplio sentido de la palabra. Y sería considerado un planeta de orbitar el Sol.

La estructura que los modelos teóricos y los datos de la sonda Galileo indican que podría poseer Ganímedes. Lo más importante, sin duda, es el océano de agua salada que podría encontrarse bajo la superficie, de forma análoga a Europa.

Como ocurre con todas las lunas del Sistema Solar, también Ganímedes está atrapado por por las fuerzas de marea. Por un lado la relación de resonancia con sus compañeras, por otro con Júpiter, al que muestra siempre la misma cara.

Bajo los efectos del campo magnético joviano, el océano de agua salada situado bajo la superficie crea un campo magnético secundario. Esto suprimiría el balanceo de las auroras, de los 6 grados en caso de que no existiera a los 2 que se observaron, y que encaja con lo esperado en caso de que si exista.

JUICE, la gran apuesta de la ESA para explorar el sistema joviano, con Ganímedes como objetivo principal.

Los de Ganímedes ya no son lo que eran... 

NASA’s Hubble Observations Suggest Underground Ocean on Jupiter's Largest Moon

El curioso caso de Ganímedes