Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2206
Sol 2160

martes, noviembre 13, 2018

Camino a Oxia Planum

Así es el lugar recomendando para el aterrizaje de ExoMars.

Días atrás tuvimos la confirmación de que el cráter Jezero es la opción preferida por los integrantes de la misión Mars 2020, lo que ofrece a esta opción las máximas posibilidades de éxito cuando llegue el momento de la elección final. Y mientras esto ocurre, a este lado del Atlántico se esta llevando a cabo un proceso similar, ya que ese mismo año despegará también la gran apuesta de la ESA y Rusia, el rover ExoMars, que al igual que su colega de la NASA, llegará al planeta con el objetivo de intentar dar una respuesta definitiva a la gran pregunta:¿ Existe o existió vida en el planeta rojo?

Y ya tenemos la propuesta del Grupo de trabajo para la selección de sitios de aterrizaje,que debía elegir cual es la zona más propicia para enviarlo. Y esa es Oxia Planum, situada justo al norte del ecuador, y que se encuentra en el límite donde muchos canales desembocaron en las vastas llanuras de las tierras bajas. Las observaciones desde la órbita muestran que la región exhibe capas de minerales ricos en arcilla que se formaron en condiciones húmedas hace unos cuatro mil millones de años, probablemente en una gran masa de agua estancada. Las capas de material se han expuesto recientemente a través de la erosión y son accesibles desde cualquiera de los puntos de toma de contacto, lo que da una ventana a la historia temprana de esta área.

Todo indica que a diversos episodios acuosos le siguió una actividad volcánica tardía, que cubrió los depósitos ricos en arcilla. Algunos materiales de lava han resistido la erosión hasta hoy, por lo que los materiales subyacentes solo pudieron haber sido expuestos recientemente, inicialmente protegiéndolos de la radiación espacial y luego haciéndolos accesibles al rover y sus herramientas analíticas.En resumen, una zona perfecta, tanto como el otro gran candidato, Mawrth Vallis, pero con unas mejores condiciones de seguridad que la hacen preferible para intentar un aterrizaje suave.

"Con ExoMars estamos en una búsqueda para encontrar firmas biológicas.Si bien ambos sitios ofrecen valiosas oportunidades científicas para explorar antiguos entornos ricos en agua que podrían haber sido colonizados por microorganismos, Oxia Planum recibió la mayoría de los votos", explica el científico del proyecto ExoMars de la ESA, Jorge Vago."Se ha realizado una gran cantidad de trabajo para caracterizar los sitios propuestos, lo que demuestra que cumplen con los requisitos científicos para los objetivos de la misión. Mawrth Vallis es un sitio científicamente único, pero Oxia Planum ofrece un margen de seguridad adicional para la entrada, el descenso y el aterrizaje, y para atravesar el terreno para llegar a los sitios científicamente interesantes que se han identificado desde la órbita".

Aún deberemos esperar para conocer la elección definitiva, en que tanto la ESA como la Roscosmos analizarán esta propuesta y seguramente darán la confirmación a esta opción. A más tardar debería llegar a mediados de 2019.



Mapa de la región, donde a imágenes desde la órbita se le añaden datos topográficos y colores que  representan la variedad de terrenos de superficie identificados, como llanuras, canales, cráteres de impacto y características formadas por el viento. Las estrechas elipses con el contorno negro marcan las zonas de aterrizaje más probables para el caso de que el lanzamiento de ExoMars se produzca al principio y al final de la ventana de lanzamiento respectivamente. El punto de toma de contacto central en Oxia Planum es el mismo, independientemente de la fecha de lanzamiento.

Oxia Planum y su "rival", Mawrth Vallis, que perdió por tener condiciones menos seguras para el aterrizaje. Por el camino se han ido quedando muchas otras opciones, eliminadas a medidas que se realizaban diversos filtros.

El tamaño de la misión ExoMars 2020.

Oxia Planum favoured for ExoMars surface mission

domingo, noviembre 11, 2018

Post Vintage (292): Azul y rojo, rojo y azul

¿Que hace tan diferentes el amanecer y el atardecer de La Tierra y Marte?

Recientemente Curiosity nos asombró de nuevo, en esta ocasión fotografiando el atardecer marciano. No es la primera vez que lo hace, ni la primera sonda o rover que nos ofrece algo parecido (Spirit, Opportunity y Phoenix ya lo lograron en su momento), pero siendo las mejores tomas logradas por el vehículo con las mejores cámaras enviadas a la superficie del planeta, su calidad va más allá de todo lo visto hasta ahora. Y en ellas nos ofrecía una visión hermosa, casi mágica, de las luces del ocaso extendiéndose por Gale, mientras el Sol lentamente desaparecida por detrás del horizonte. Una escena familiar, pero al mismo tiempo con notables diferencias que nos recordaban que estábamos en otro mundo. Y es inevitable la pregunta: Cual es el motivo de estas diferencias? Porque tiene una paleta de colores opuesta? Como se vería si estuviéramos en la superficie? La respuesta la encontramos, como no podía ser de otra forma, en su atmósfera, tenue y llena de polvo, y su mayor distancia al Sol.

Para empezar, el Sol sólo ilumina Marte con el equivalente a lo que sería una tarde muy nublada en la Tierra, ya que la distancia que lo separa de nuestra estrella es mucho mayor. No sólo eso, sino que el disco solar se reduce su tamaño aparente desde los 0.5 ° (el equivalente a una Luna llena) a los que estamos acostumbrados hasta los 0,35 ° en Marte. Como resultado el resplandor del ocaso es menor y menos brillante.

¿Qué pasa con el color? En la Tierra el polvo y otras partículas finas en la atmósfera dispersan los azules y verdes del Sol naciente (o poniente) para colorearlo de amarillo, naranja y rojo. Cuando estos se reflejan en las nubes, los colores se amplifican y se extienden por el cielo, dando lugar a espectaculares explosiones de luz y color de belleza sobrecogedora. Las cosas son un poco diferentes en Marte. El omnipresente polvo fino en la atmósfera marciana absorbe la luz azul y dispersa los colores más cálidos, coloreando el cielo que se encuentra lejos del Sol con la ya familiar tonalidad rojiza. Al mismo tiempo, las partículas de polvo situadas justo en su dirección desde el punto de vista del observador, dispersan la luz azul, creando una aureola de dicho color a su alrededor, aunque solo cuando está cerca del horizonte, el momento en que su luz pasa a través una mayor cantidad de atmósfera y polvo.

En la Tierra, la luz azul del Sol es dispersada por las moléculas de aire y se propaga por todo el cielo, dotándolo de este característico color. Pero Marte tiene menos del 1% de la atmósfera terrestre, por lo que este efecto solo se manifiesta precisamente en el ocaso, cuando mayor es la cantidad de aire que esta debe atravesar. Aunque no deja de ser un eco lejano de lo que un día pudo ser.

Igualmente tampoco existe en Marte el efecto "deformador" que vemos en el amanecer o atardecer terrestre, con la refracción atmosférica aplastando la imagen del Sol justo cuando se encuentra en el horizonte, como como si fuera un melón. El aire, simplemente, es demasiado tenue para producir ese efecto, al menos que sea perceptible por las cámaras de las diversas sondas y rovers que han aterrizado en el planeta rojo.

Pero no todo es menor en Marte, ya que la presencia continua de polvo en suspensión en las capas más altas de la atmósfera, impulsados por las continuas tormentas que recorren la superficie, seguirían reflejando la luz solar mucho más allá de su desaparición por detrás del horizonte, alargando las luces del ocaso durante 2 horas, quizás incluso más. Para los futuros exploradores humanos, por no decir los primeros que se instalen definitivamente en el planeta rojo, el espectáculo, aunque menos deslumbrante, durará mucho más tiempo.

Así son los ocasos marcianos, nos recuerdan a la Tierra, pero al mismo tiempo nos resultan extraños. Y cada uno de ellos, en un planeta y en otro, tiene su propia belleza.

Atardecer en Gale. Un Sol más pequeño que el que vemos en la Tierra, rodeado por un halo de luz azul mientras los tonos rojizos cubren el resto del firmamento.

En la Tierra el Sol parece deformarse cuando está cerca del horizonte a causa de la distorsión atmosférica. En Marte, al menos hasta donde llegan las imágenes, la atmósfera, apenas del 1% de grosor de la terrestre, no es capaz de generar dicho efecto.

En la Tierra la atmósfera dispersa la luz azul, dando a nuestro cielo su color característico, al mismo tiempo que dota al ocaso de sus tonos rojizos. La situación en Marte es algo distinta, como podemos ver.

Otro ejemplo de atardecer marciano, en este caso observado por el ya legendario Opportunity.

What Makes Mars Sunsets Different from Earth’s?

sábado, noviembre 10, 2018

El año de los asteroides

Osiris-Rex, a las puertas de Bennu.

2019 debe ser, con el permiso de New Horizons, el año de los asteroides. Lanzadas de forma sucesiva por Japón y los EEUU, ambas sondas comparten objetivos comunes, entre ellos traer a la Tierra muestras de estos pequeños mundos. Su naturaleza como auténticos restos apenas alterados de los primeros tiempos del Sistema Solar ejercen una atracción irresistible para los astrónomos, y por esa razón ambas agencias espaciales apostaron fuertes por ellos. Unos esfuerzos que están dando ahora sus primeros resultados.

Y así, mientras la Hayabusa 2 está ya en plena actividad alrededor de Ryugu, desplegando varios rovers y preparándose para la delicada operación de toma de muestras, su compañera de la NASA, la OSIRIS-REx está iniciando su propia aventura. Aún quedan varias semanas para la llegada, prevista para 3 de Diciembre, pero en su lenta aproximación, en realidad una persecución de su objetivo en que poco a poco la distancia se va reduce, ya está lo suficientemente cerca para observar al asteroide Bennu, de unos 500 metros de diámetro, con cierto detalle, permitiendo desvelar detalles curiosos además de establecer con previsión su periodo de rotación.

Fue este pasado 2 de Noviembre, y ya a solo 200 Kilómetros de distancia, la PolyCam, una de las 3 cámaras que componen su sistema óptico, estuvo observando el asteroide durante 4 horas y 11 minuto, tomando imágenes de 2,5 milisegundos de exposición por cada 10 grados de rotación de Bennu. Como resultado podemos ver a este pequeño mundo rotar sobre si mismo, haciendo más destacable la que por ahora es su característica más destacable, una enorme roca que se eleva claramente por encima del terreno circundante, como si fuera una pequeña montaña. Ciertamente será interesante observarla más de cerca y en detalle, intentando imaginar como terminó ahí.

Se acerca un nuevo año, y junto con MU69, parece que los asteroides Ryugu y Bennu serán las grandes estrellas de esta nueva "temporada" espacial. El material del que están hechos los sueños, o mejor dicho, el material con el que se construyeron los mundos que los soñadores habitamos, espera en ellos.

El sistema óptico de la OSIRIS-Rex se conforma de 3 cámaras, cada una con sus objetivos. La responsable de estas observaciones es la PolyCam.

Aquí vamos!! A las puertas de Bennu. 

Una roca en forma de verruga, rasgo distintivo del asteroide Bennu

viernes, noviembre 09, 2018

Rozando una estrella

 
La sonda Parker completa su primer sobrevuelo del Sol.

El pasado día 5 de Noviembre la Humanidad estableció una nueva frontera interior, situándola a solo 24 millones de Kilómetros de nuestra estrella y pulverizando todos los records existentes, tanto de mínima distancia al fulgor solar como del vehículo humano que más rápido que haya desplazado jamás. Es solo el principio, y estas nuevas marcas están destinadas a durar poco. Pronto la Parker se adentrará aún más en el reino del Sol, y se moverá a velocidades totalmente aterradoras para lo que estamos acostumbrados. De momento el viajero ardiente superó facilmente su primera prueba, en que su escudo soportó temperaturas de 437 Cº. El futuro le reserva cifras por encima de los 1300 Cº.

Tuvimos de esperar varios días para que se recuperaran las transmisiones, el tiempo necesario para alejarse lo suficiente de las interferencias solares, y se confirmara que todo había transcurrido sin mayores problemas. Por las condiciones extremas a las que se enfrenta, la sonda "fue diseñado para cuidarse a sí mismo y su valiosa carga útil durante este acercamiento, sin control de nosotros en la Tierra, y ahora sabemos que tuvo éxito", explica Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA."Parker es la culminación de seis décadas de progreso científico", agregó. "Ahora, nos hemos dado cuenta de la primera visita cercana de la Humanidad a nuestra estrella, que tendrá implicaciones no solo aquí en la Tierra, sino también para una comprensión más profunda de nuestro universo".

Fue el del 5 de Noviembre solo el primero de los 23 que realizará a lo largo de los próximos 7 años, cada uno más cercano al Sol que el anterior. A finales de 2025 tendrá lugar el último y definitivo encuentro, que la llevará a solo 6.16 millones de km de la superficie solar y la impulsará a velocidades de hasta 690,000 km / h. Será el canto final. Pero eso aún queda a años vista. De momento el primer viaje al encuentro del Sol fue un éxito, y ya se esperan con ganas la descargas de todos los datos científicos, que tendrá lugar las próximas semanas.

Miembros del equipo de la misión Parker celebran el 7 de noviembre de 2018 la recepción de la señal que indicaba que la sonda se encontraba en buen estado de salud luego de su primer perihelio.

 
Primero encuentro completado. Por delante aproximaciones cada vez más y más cercanas.

miércoles, noviembre 07, 2018

Apostando por Jezero

El lugar preferido por los técnicos y científicos del futuro rover Mars 2020.

¿Donde dirigir un vehículo especialmente caro que tiene como meta central la búsqueda de antiguas formas de vida marcianas? Es una decisión que conoceremos los próximos meses, y que se tomará en una reunión final entre el equipo del futuro rover y Thomas Zurbuchen, el Administrador Asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, pero podemos hacernos una idea de hacia donde se inclinan ahora mismo las opciones de estos primeros, lo que seguramente tendrá un peso decisivo.

A finales de Octubre casi 200 personas, entre científicos y miembros de la misión Mars 2020, se reunieron en Glendale, California, para enfrentar criterios y discutir cual sería la mejor elección. Fueron tres días de discusiones intensas que finalmente terminó con una votación, en que se debía valorar las 3 condiciones esenciales (Potencial científico, potencialidad como lugar para una futura extracción de muestras para su envío a la Tierra, y confianza general) de cada uno de los 4 objetivos finalistas. Y el ganador fue claro: El cráter Jezero.

Una visión del lugar hace que esta preferencia se entienda a la perfección. No solo se tiene la seguridad de que existió un gran lago de agua en su interior durante la infancia del planeta y durante un tiempo considerable, sino que resalta por existir en su interior lo que parece un antiguo gran delta, creado por las aguas de un río que desembocaba en el, y cuyo cauce, en forma de un profundo canal, es también claramente visible. Teniendo en cuenta que el objetivo de Mars 2020 es buscar señales de antigua vida marciana que hayan podido preservarse, las numerosas capas de sedimentos que parecen acumularse en la zona no pueden ser más prometedoras.

Existe otro motivo extra, y quizás tan o más importante, y es que en caso de que se extienda la misión, cosa segura si no hay fallos técnicos, hay otra región igual de prometedora y bautizada como Midway al relativamente cerca y al alcance del rover en un tiempo razonable. Es decir, Jezero podría convertirse en la primera parte de una misión más amplia que incluyera esta segunda zona, una posibilidad tentadora y que los otros objetivos no ofrecen:"Curiosamente, los sitios de cráteres de Midway y Jezero fueron evaluados como los más altos (y recibieron la mayoría de los votos por su alto potencial) con respecto a los criterios de misión ampliada, lo que quizás refleja el interés en posibles oportunidades de misión extendida entre los dos sitios", tal como reza la carta final donde se resumió las conclusiones del encuentro.

No es una decisión, sino solo una muestra de las preferencias tanto del equipo humano del rover como de muchos científicos, pero resulta difícil imaginar que no tenga un efecto claro en las discusiones finales con la NASA para seleccionar el lugar definitivo. Y teniendo en cuenta de que el lanzamiento está previsto para Verano de 2020, está claro que el tiempo apremia. Pronto sabremos la respuesta, y ahora mismo las apuestas dan por ganador a Jezero.

Este extraordinario delta parece el lugar ideal para muchos de los participantes de esta futura misión marciana. No es difícil entender el motivo.

Quizás el elemento clave que decantó la votación, la cercanía de Midway, al alcance del rover si se extiende la misión.

El cráter Jezero, destino favorito para el rover Mars 2020 de la NASA

martes, noviembre 06, 2018

Tras los pasos del Fenix

Conociendo un poco mejor como será el aterrizaje de InSight. 

El 26 de Noviembre un nuevo explorador llegará a Marte, con la meta de estudiar el desconocido interior del planeta rojo. Pero antes de poder hacerlo deberá afrontar el siempre difícil viaje hasta la superficie, lleno de peligros y situaciones que podrían llevarla al desastre. Son los famosos "minutos de terror" en que solo podremos sentarnos y esperar que la sonda, por si misma, despliegue todas las maniobras necesarias para a su destino, y que como nos recordó la fallida Schaparelli, nunca es del todo segura por experiencia que se tenga en estas maniobras y por mucho que avance la tecnología y la capacidad de una nave para tomar sus propias decisiones críticas.

InSight es una heredera directa de la Mars Phonix, aunque también con características propias. Veamos las 5 cosas que todos debemos saber y tener claro para cuando llegue la hora:

1) Marte es un lugar difícil para aterrizar: Aunque se mencione siempre que afrontamos una operación de descenso a la superficie, nunca está de más recordar que es más sencillo aterrizar en la Tierra o en la Luna, la primera porque tiene una densa atmósfera que sirve para frenar, la segunda porque carece totalmente de ella y permite, gracias a su menor gravedad, descender con relativa sencillez, que en planeta rojo. Y lo mismo vale para los asteroides.

Marte se encuentra a medio camino, tiene una atmósfera, pero es muy poco densa, suficiente para desintegrarte si te precipitar hacia ella sin seguir una trayectoria y disponer de una protección térmica adecuada, pero insuficiente para que sirva para frenar con paracaídas. En este caso podemos decir que el "punto medio" no es el mejor.

2) Heredera del pasado: InSight recuerda en su aspecto general a la Mars Phoenix, y no es casualidad, ya que está basada en ella en gran medida. Es decir, que se confía en una tecnología ya probada. Y por lo tanto aterrizará igual que su predecesora. Después de separarse de la etapa de crucero, su escudo térmico la protegerá de la fricción atmosférica inicial, paracaídas y impulsores reducirán a casi 0 la velocidad, y las piernas suspendidas absorben algo del impacto del aterrizaje. 

3) Pero con personalidad própia: Aunque es una evidente hija de Phoenix, su llegada tendrá características propias. Entrará en la atmósfera a algo menos de velocidad, con mayor masa y buscará aterrizar a una altura mayor, 1.5 Kilómetros por encima del lugar donde se posó su predecesora, por lo que deberá afrontar sus propios desafíos. Igualmente su escudo es más grueso y su paracaídas está reforzado.

4) El gran parking marciano: Una de las grandes ventajas de Insight con respecto a todas las otras misiones es que puede conseguir lo que busca, explorar el flujo térmico y actividad sísmica del planeta, en cualquier punto. No necesita ningún lugar especial, y por tanto solo las consideraciones de seguridad han tenido peso a la hora de decidir donde hacerlo. Eso nos lleva a Elysium Planitia, llana y con pocas rocas, ideal para ello, y motivo por el cual se la conoce también como el gran parking de Marte.

5) A través de la tormenta: La Mars 3 soviética se puede considerar el primer aterrizaje suave en Marte, aunque ceso su actividad apenas 20 segundos después, seguramente debido a que tuvo la mala suerte de llegar en el momento en que una gran tormenta de polvo azotaba el planeta. InSight, que llegará en pleno Otoño en el hemisferio Norte, momento propicio para este tipo de eventos atmosféricos, está preparada para no sufrir el mismo destino, ya que sería capaz de aterrizar incluso si el destino le lanzara una tormenta en el lugar de aterrizaje

Así, el escudo térmico está diseñado para ser lo suficientemente grueso como para soportar el "chorro de arena" del polvo, mientras que el paracaídas tiene líneas de suspensión que fueron probadas para ser más fuertes que las de Phoenix, en caso de que encuentre más resistencia al aire debido a las condiciones atmosféricas que se esperan durante una tormenta de polvo

La secuencia de entrada, descenso y aterrizaje también tiene cierta flexibilidad para adaptarse a un clima cambiante. El equipo de la misión recibirá actualizaciones meteorológicas diarias de Mars Reconnaissance Orbiter en los días previos, que les permitirá, en caso de ser necesario,modificar cuándo se despliega el paracaídas y cuándo usa el radar para encontrar la superficie.

En unas semanas viviremos de nuevo las sensaciones de un aterrizaje, que seguirá en más de un sentido el camino de la Mars Phoenix. El éxito de esta última parece señalar que también la InSight lo logará, pero en el terreno de la exploración espacial nada es seguro. El 26 de Noviembre afrontaremos nuevamente los temidos pero emocionantes minutos de terror.

En días afrontaremos una nueva llegada al planeta rojo. Será momento de revivir las emociones que envuelven a momentos como este. 
  
Five Things to Know About InSight's Mars Landing

domingo, noviembre 04, 2018

Post Vintage (291): Historias de Vía Andrómeda

¿Que ocurrirá cuando Andrómeda y la Vía Láctea colisionen?

Es la galaxia, sin contar con las pequeñas satélites de la nuestra, más cercana, la única visible a simple vista como una tenue mancha luminosa en los cielos del hemisferio Sur. Y la distancia se reduce al ritmo de 110 Kilómetros/Segundo. Y es que ambas están viviendo un inevitable proceso de convergir en una sola. Puede sonar catastrófico, pero es un proceso habitual en el Universo, en expansión en su conjunto, pero que vive, a niveles locales, una tendencia opuesta. Y el conocido como "Grupo Local", el pequeño grupo de galaxias ligadas por su gravedad común del que formamos parte, no es una excepción.

Andrómeda y la Vía Láctea son, en este orden, las dos mayores,  y por tanto no resulta extraño que toda la dinámica del grupo pivote alrededor de ellas. Y se están atrayendo una a la otra, como demuestra el espectro luminoso de esta primera, desplazado hacia al azul, justo al contrario de las que se encuentran a mayor distancia y no forman parte del grupo, que los tiene desplazados al rojo. Y mientras esto último indica alejamiento, el de Andrómeda indica justo lo contrario. Se está aproximando, y las últimas estimaciones indican que ambas deberían colisionar dentro de 3-4000 millones de años. Demasiado lejos en el tiempo para que debamos preocuparnos lo más mínimo, pero aún así, para aquellos que se preocupen por el destino de nuestros lejanos descendientes (si es que existen), veamos las consecuencias que tendrá tamaño acontecimiento.

En una colisión de galaxias de diferente tamaño, la mayor absorbe la más pequeña en su totalidad, incorporando las estrellas de esta última a las suyas propias. Es lo que se llama "canibalismo galáctico", y la misma Vía Láctea no es ajeno a ello. En realidad aún lo sigue haciendo ahora mismo, como delatan tenues cintas de polvo, gas y estrellas que la rodean, pequeñas galaxias en proceso de ser devoradas.¿Pero que ocurre cuando las protagonistas son dos de un tamaño relativamente parecido? Como es sencillo imaginar, un cataclismo a gran escala, aunque curiosamente inofensivo para las estrellas que las componen.

Cuando la Vía Láctea y Andrómeda entren en colisión (en un lento proceso de durara varios miles de millones de años más) sus respectivas estructuras espirales quedarán destruidas por completa, y con el tiempo terminarán dando forma una galaxia elíptica gigante con ninguna estructura espiral discernible. El caos gravitatorio desatará una etapa de nuevos nacimientos estelares, un boom de natalidad causada por la compresión y colapso de la mayor parte de las nubes de gas y polvo existente en ambas, y siguiendo esa estela de vida, se dispararán la aparición de supernovas, a medida de que las estrellas de mayor tamaño, nacidas en esta etapa de caos, mueran rápidamente, enriqueciendo químicamente a esta nueva ciudad galáctica. Vía Andrómeda o Andrómeda Láctea, como queramos.

Sin embargo esa misma explosión de nacimientos hará que la nueva galaxia envejezca prematuramente, al agotar la mayor parte del combustible disponible de forma acelerada. Es por eso que las galaxias elípticas, nacidas en este tipo de eventos, tienen muchas estrellas viejas y un nivel de nacimientos muy bajo. Con el tiempo, a medida que esa etapa inicial quede atrás, Vía Andrómeda cada vez se parecerá más a ellas. Y quien sabe si con el añadido posterior de la galaxia del Triángulo, la tercera en tamaño del Grupo Local, y que podría sumarse al proceso más tarde.

¿Y que ocurrirá con sus respectivas estrellas? A pesar de que se estima que la Vía Láctea dispone de hasta 300.000 millones, y que la población de Andrómeda puede ser hasta tres veces superior, entre ellas se abren distancias enormes. Una galaxia es básicamente espacio vacío. Por tanto la posibilidad de una colisión entre ellas es extremadamente improbable. Otra historia es donde terminará finalmente, dado el caos generado, acentuado por la fusión de sus respectivos agujeros negros centrales, y las ondas gravitacionales generadas durante el proceso. Posiblemente no pocas terminarán convertidas en las conocidas como "estrellas fugitivas", proyectadas fuera de la naciente galaxia, hacia la oscuridad más absoluta.

Es el escenario situado en un futuro tan lejano que, desde nuestro punto de vista, esta situado en el infinito, más allá de la existencia. Y en cierta así es, ya que la fusión será completa y la elíptica Vía Andrómeda una realidad dentro de 7.000 millones de años, cuando el Sol y La Tierra ya solo serán un recuerdo situado varios miles de millones de años atrás. Cual será el destino de la Humanidad para entonces, si es que sigue existiendo para entonces, es algo que solo podemos imaginar en nuestros sueños más extraños, situados en una galaxia muy, muy lejana.

Imaginando la aproximación y fusión de la Vía Láctea y Andrómeda desde un planeta situado en esta primera.

Ejemplos de fusiones entre galaxias vistas por el Hubble. Aunque el Universo se expande, a nivel local muchas galaxias se mantienen atadas entre ellas, en forma de cúmulos y supercúmulos galácticos. Por tanto este tipo de fusiones es relativamente habitual. 

Vía Láctea Vs Andrómeda.

What Happens When Galaxies Collide?

viernes, noviembre 02, 2018

Los 5 grandes triunfos de Kepler

Los resultados científicos más destacados del telescopio Kepler.

Uno de los ingenios espaciales más importantes de la historia, el explorador que cambió para siempre nuestra visión del Universo y el lugar que ocupamos en el, es ya historia. Permanecerá en su órbita alrededor del Sol durante un tiempo indefinido, quizás hasta el fin mismo del Sistema Solar, como una reliquia de tiempos pasados, mientras que todo lo que logró en esos 9 años de actividad conforman un tesoro del que se seguirán extrayendo nuevos hallazgos durante décadas, además de marcar el camino que otros seguirán más adelante.

Listar los descubrimientos de Kepler sería una tarea interminable, ya que atesora casi 3.000 exploplanetas confirmados. Pero resulta igual de ilustrativo reunir todos ello en 5 categorías, que ejemplifican de forma mucho más clara los grandes hitos de esta misión, y en que campos del conocimiento cambió lo que creíamos saber.

1) Más planetas que estrellas: Cuando fue lanzado apenas se conocían unos pocos planetas en otras estrellas. Se seguían viendo como algo excepcional, una rareza cósmica. Todo cambió con sus primeros hallazgos, que pronto crecieron de forma exponencial, hasta demostrar de forma clara que lejos de esa particularidad, y extrapolando los datos a toda la galaxia, podemos tener cierta seguridad de que son más abundantes que las propias estrellas.

2) Los planetas pequeños son comunes: Como es lógico los primeros hallazgos de exoplanetas eran siempre de cuerpos enormes, tan grandes o mayores que Júpiter, y existía la idea de que quizás esa era la norma, siendo los pequeños y rocoso como el nuestro una excepción. Nuevamente Kepler demostró lo contrario: La Galaxia está llena de mundos de tamaño terrestre, y muchos de ellos pueden ser similares a la Tierra en tamaño y distancia de sus estrellas progenitoras.

3) Son diversos: Lo anterior conduce a este punto. Los planetas son variados, más incluso que los que podemos ver en el Sistema Solar, ya que el más encontró Kepler es un tipo de mundo, a medio camino entre Neptuno y la Tierra, que no existe en nuestro sistema planeta. Quedó claro lo mucho que nos quedaba por aprender.

4) Y los sistemas planetarios también!: Si bien nuestro propio Sistema Solar interior tiene cuatro planetas, Kepler encontró sistemas con considerablemente más planetas, hasta ocho, en órbita cerca de sus estrellas progenitoras. La existencia de estos sistemas compactos plantea preguntas sobre cómo se forman.¿ Nacen cerca de su estrella madre, o se forman más lejos y migran hacia adentro? De nuevo tantas respuestas como preguntas.

5) Nuevos conocimientos revelados sobre las estrellas: Además de lanzarnos a la edad de oro de los exoplanetas, Kepler revitalizó el estudio de las estrellas. Observó más de medio millón de estrellas, lo que fue esenciales para comprender las propiedades básicas de los planetas que las orbitan, y están mejorando nuestra comprensión de la historia y la estructura de nuestra galaxia y el universo. En particular, Kepler ha capturado las etapas iniciales de supernovas, con una precisión sin precedentes, lo que nos da un nuevo conocimiento de cómo comienzan estas explosiones estelares.

El legado científico de este cazador de mundos. 

Top Science Results from the Kepler Mission

jueves, noviembre 01, 2018

Cuando llega la noche

La sonda Dawn se despide de nosotros una vez agotado su combustible.

Estas últimas horas han sido momentos de despedida, de ver un Sistema Solar más vacío que antes, de cierta tristeza, pero también de celebración, de objetivos cumplidos y de promesas de nuevos descubrimientos gracias al enorme botín de datos e imágenes acumuladas. Primero fue Kepler, cuya actividad se dio por concluida después de haber ido mucho más allá de lo previsto originalmente y acumular miles de exoplanetas descubiertos. Y ahora es la sonda que abrió las puertas al Cinturón de Asteroides, la primera en visitar y orbitar diversos mundos, y que nos desveló la complejidad que en ellos se escondía, la que también nos abandona.

Fue el pasado 31 de Ocubre cuando el temido silencio se hizo realidad. Dawn no hizo acto de presencia en las sesiones de comunicación con las antenas de la Deep Space Network, tal como hacia siempre para descargar los datos reunidos y recibir comandos, y nuevamente no se tuvo rastro de ella el día siguiente. Después de que el equipo de vuelo eliminó otras posibles causas, la conclusión inevitable es que la sonda se había quedado finalmente se quedó sin hidrazina, el combustible que le permitía mantenerse correctamente orientada, y por tanto incapaz de apuntar su antena hacia la Tierra y sus paneles solares hacia el Sol. Se esperaba que ocurriera, así que no fue una sorpresa, pero no por ello fue un momento menos triste. Y al mismo tiempo teñido también de alegría

"Hoy celebramos el final de nuestra misión Dawn: Sus increíbles logros técnicos, la vital ciencia que nos dio y todo el equipo que permitió a la sonda hacer estos descubrimientos", explicó Thomas Zurbuchen, administrador de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington."Las asombrosas imágenes y datos que recopiló de Vesta y Ceres son fundamentales para comprender la historia y la evolución de nuestro Sistema Solar". Y no le falta razón.

Dawn se lanzó en 2007 en un viaje que alcanzó finalmente los 6900 millones de kilómetros. Propulsada por motores iónicos, llegó a Vesta en 2011, el segundo mundo más grande en el Cinturón de Asteroides, convirtiéndose en la primera en orbitar un cuerpo perteneciente a esta poco explorada región del Sistema Solar. Después de cumplir todos sus objetivos, se desligo de su abrazo gravitatorio y se dirigió al encuentro de Ceres, el mayor de los habitantes, considerado un planeta enano, al que entró en órbita en 2015, siendo así la primera sonda que había sido capaz de orbitar dos mundos diferentes. Un logro espectacular."El hecho de que el marco de la placa de mi coche proclame 'Mi otro vehículo está en el cinturón principal de asteroides' muestra el orgullo que siento por Dawn", dijo el Director de la Misión y el Ingeniero Jefe Marc Rayman."Las exigencias que le pusimos fueron tremendas, pero siempre se enfrentó al desafío. Es difícil decir adiós a esta increíble nave espacial, pero es hora de hacerlo".

Los datos de Dawn permitieron a los científicos comparar dos mundos similares a los planetas pero que evolucionaron de manera muy diferente. Entre sus logros, Dawn demostró cuan importante era la ubicación de la forma en que se formaban y evolucionaban los objetos en el sistema solar temprano. También reforzó la idea de que los planetas enanos podrían haber albergado océanos a lo largo de una parte significativa de su historia, y potencialmente todavía lo hacen."En muchos sentidos, el legado de Dawn apenas está comenzando", explica la investigadora principal Carol Raymond en JPL."Los conjuntos de datos serán explorados profundamente por los científicos, que trabajarán en ellos para entender cómo los planetas crecen y se diferencian, y cuándo y dónde podría haberse formado la vida en nuestro sistema solar. Ceres y Vesta también son importantes para el estudio de sistemas planetarios distantes, ya que proporcionan un vistazo a las condiciones que pueden existir alrededor de las estrellas jóvenes". 

Aunque Dawn ya dejó de funcionar, la sonda propiamente dicha sobrevivirá durante décadas en órbita alrededor de Ceres. Y es que a diferencia de Cassini y su final entre las llamas, no hay una atmósfera donde lanzarla para que se incinere, por lo que la alternativa fue "aparcarla" en una órbita estable, convirtiéndose en una pequeña y metálica luna para este planeta enano. Y desde allí estuvo trabajando hasta el último segundo. Murió al pié del cañón. Un final digno de tal maravillosa aventura.


Viaje a los mundos del Cinturón de Asteroides.

Hasta siempre, Dawn!!!

NASA's Dawn Mission to Asteroid Belt Comes to End