Ultimas imágenes de Curiosity

Panorámica desde Teal Ridge. 18 de Junio
Ataredecer, con lo que podría ser la sombra de Fobos cruzando la escena. Sol 2358

viernes, noviembre 30, 2018

Misterio en Arsia Mons

La gran nube persiste dos meses después.

Fue descubierta por la pequeña "webcam" de la Mars Express, y rápidamente llamó la atención tanto por su inmenso tamaño, unos 1500 Kilómetros de extensión, como por aparentemente nacer de uno de los grandes volcanes marcianos, lo que hizo tentadora la idea de que quizás estábamos viendo el despertar del coloso. Una posiblidad emocionante, pero que pronto fue descartada por otra interpretación más viable. Estaríamos ante lo que se llama una nube orográfica, fruto de la interacción de la enorme montaña con las corrientes atmosféricas que dominan la región.

Ahora el interés por ella aumenta como lo hace su capacidad de resistir el paso del tiempo. Y es que dos meses después de ser vista por primera vez sigue ahí en toda su extensión. Su persistencia resulta ciertamente curiosa, y puede estar dando pistas sobre las condiciones atmosféricas que están dominando la región desde el final de la gran tormenta de polvo global que cubrió el planeta hace varios meses. Y es que esta nube apareció justo después de que esta primera amainara, lo que no es una coincidencia.

"Las tormentas de polvo crean condiciones de oscuridad, reducen el calor en la superficie y aumentan la absorción de la radiación solar y con ello el calentamiento por las partículas de polvo que se encuentran en la atmósfera", explica Francois Forget, del CNRS (National Center for Scientific Research). "Al igual que el aire tropical en la Tierra, cuando este aire inusualmente cálido se encuentra con una característica topográfica como una montaña o un antiguo volcán, como Arsia Mons, se crea una perturbación atmosférica, al ser forzado a moverse hacia una elevación aún mayor. En las elevaciones más altas, las temperaturas del aire son más frías y la atmósfera es más delgada. Cuando el aire se enfría a su punto de rocío, el agua se condensa y se forman nubes de hielo y agua". Como un ejemplo equivalente, sería como las estelas de vapor de agua generados por los aviones en ciertas condiciones.

Pero este tipo de nubes no suelen ser de larga duración. Por tanto la persistencia de la nube de Arsia Mons, debe tener un motivo aún por descubrir. Una de las opciones es "que antes de encontrar el volcán, el aire estaba supersaturado con vapor de agua, de modo que una vez condensado, el hielo de agua no puede sublimarse", agregó Forget."El hecho de que las mismas formaciones no se hayan replicado más al norte de los otros volcanes puede ser una indicación de que el hemisferio norte está comenzando su solsticio de invierno y es típicamente un período más libre de nubes. El hemisferio sur, donde se encuentra Arsia Mons, está comenzando su verano".

Marte puede parecer un mundo muerto, inerte al paso del tiempo y los cambios. Pero aunque no se puede comparar con la dinámica y vibrante Tierra, también el planeta rojo tiene sus propias señales de vida, de cambio, de ser, en definitiva, un lugar que en tiempos pasados pudo ser más parecido a nuestro mundo.

La nube vista por la cámara de alta resolución de la Mars Express el 21 de Septiembre. A la derecha Arsia Mons, uno de los grandes volcanes de Marte y que tuvo sus últimas señales de actividad hace unos 10 millones de años. 

950-Mile-Long Cloud Spotted Over Martian Volcano. And It Has Staying Power

jueves, noviembre 29, 2018

A las puertas de Ultima

A un mes del encuentro planetario más lejano de la historia.

Parece que fue ayer cuando sobrevolaba Plutón y nos maravillaba con un mundo extraño, complejo y absolutamente inesperado en más de un aspecto. Hoy, hace algo más de 3 años desde ese día histórico, la pequeña New Horizons afronta un nuevo encuentro con la historia, 1500 millones de Kilómetros más allá del famoso planeta enano. En poco más de un mes su destino se cruzará con Ultima Thule, marcando un hito que seguramente tardará mucho en ser superado. El encuentro con el cuerpo celesta más lejano jamás visitado por la Humanidad ya ha comenzado.

No se trata de un mundo como Plutón, ya que con un tamaño 100 veces menor, se aproxima más a un gran asteroide (o asteroides, ya que quizás es un cuerpo doble) y no deberemos esperar la tremenda complejidad geológica de este primero, pero para los astrónomos tiene un valor incalculable. Por todo lo que sabemos, se formó hace 4.5 o 4.6 miles de millones años, a 6.000 millones de Kilómetros de Sol. Eso significa que está conservado inalterado, a una temperatura que le aproxima al cero absoluto, desde entonces, por lo que probablemente representa la mejor muestra de la antigua nebulosa solar jamás estudiada. O lo que es lo mismo, New Horizons sobrevolará a muy corta distancia un tipo de cuerpo celeste nunca observado de cercan antes.

Su geología y composición deberían enseñarnos mucho sobre cómo se formaron los"bloques de construcción" primigenios. ¿Será una aglomeración de cuerpos aún más pequeños formados en el nacimiento del Sistema Solar? ¿Tendrá un ambiente? ¿Tendrá atmósfera? ¿lunas? Pronto tendremos las respuestas. Llega la hora de Ultima.

El viaje de New Horizons a través del Cinturón de Kuiper está a punto de alcanzar su meta definitiva.

Nos vemos a principios de 2019.

The PI's Perspective: Share the News - The Farthest Exploration of Worlds in History is Beginning!

miércoles, noviembre 28, 2018

El triunfo de MarCO

El éxito de estas minisondas abre un nuevo camino en la exploración interplanetaria.

InSight descansa ya en la superficie de Marte, con sus paneles solares desplegados y cargando baterías. Por delante le esperan varias semanas para preparar las delicadas maniobras de despliegue de sus instrumentos geológicos, aunque si todo sigue funcionando con tanta precisión como lo fue su aterrizaje podemos estar seguros que tenemos por delante una historia llega de éxitos. Pero no está sola en este triunfo. Acompañándolo en su viaje, escoltándola como si fueran una escolta robótica, viajaron dos diminutos sondas con su propia misión que cumplir. Y lo hicieron.

Las MarCO se construyeron como vehículos experimentales para demostrar que los CubeSats, hasta ahora limitados a la órbita terrestre, podrían sobrevivir a un viaje al espacio profundo, y por tanto podrían ser un recurso extra en la exploración interplanetaria. Y ambos cumplieron con creces. Después de navegar por detrás de InSight durante siete meses, transmitieron con éxito la señal de la sonda durante su travesía atmosférica y aterrizaje. Una misión extra, ya que el simple hecho de alcanzar el planta rojo plenamente operativas ya fue un triunfo, pero que fue la guinda del pastel.

Apodados "EVE" y "WALL-E", proporcionaron una forma alternativa para que los ingenieros supervisaran el aterrizaje. En realidad podría decirse que fueron las protagonistas, ya que captaron y radiaron a la Tierra todo el viaje de InSight con apenas 8 minutos de retraso, lo que tardaba la señal en llegar a nuestro planeta, más rápido que las hermanas mayores en órbita marciana, que no estaban posicionados para poder observar todo el evento y enviar datos de inmediato."WALL-E y EVE funcionaron tal como esperábamos", explicó el ingeniero jefe de las MarCO, Andy Klesh, del JPL "Fueron una excelente prueba de cómo CubeSats puede servir como acompañantes en futuras misiones, dando a los ingenieros información actualizada al minuto".

Aunque las MarCo no disponían de instrumentos científicos, ya que son naves de prueba,  eso no impidió que el equipo probara con ellos si los futuros CubeSats podrían realizar tareas científicas. Por ejemplo, EVE condujo una improvisada sesión de estudios con ondas de radio, transmitiendo señales a través del borde de la atmósfera de Marte. La interferencia de esta última la cambió cuando se recibió en la Tierra, lo que permitirá a los científicos determinar cuánta atmósfera está presente y, hasta cierto punto, de qué está hecha."CubeSats tiene un potencial increíble para llevar cámaras e instrumentos científicos al espacio profundo", explia John Baker, gerente de programas de JPL para sondas pequeñas."Nunca reemplazarán a las sondas más complejas, pero son vehículos de bajo costo que pueden permitirnos explorar de nuevas maneras".

Como premio adicional, WALL-E estaba programado para girar de modo que pudiera visualizar el planeta en una secuencia de tomas cuando se acercaba a Marte. Después del aterrizaje de InSight  giró para tomar una foto de despedida del planeta rojo. También intentó tomar algunas fotos de Fobos y Deimos."¡Nos envió algunas grandes postales de Marte!", explica Cody Colley, gerente de misión de MarCO."Ha sido emocionante ver el panorama desde casi 1,600 kilómetros sobre la superficie". 

Con los objetivos de la misión alcanzados, el equipo pasará las próximas semanas recopilando datos adicionales de cada CubeSat. De interés será la cantidad de combustible que queda en cada uno de ellos y los análisis detallados de cómo se comportó su capacidad de retransmisión. Pero su triunfo es completo, y con ello se abren las puertas a infinitas posibilidades. El futuro nos deparará grandes cosas de estas pequeñas gigantes.

Misión cumplida. Las MarCO demostraron ser capaces de sobrevivir a un viaje interplanetario, por lo que podrían protagonizar futuras misiones, en solitario o acompañando a sondas mayores.

Sobrevivieron y cumplieron su misión extra, transmitir la señal de InSight a la Tierra, algo que hicieron incluso más rápidamente que las sondas en órbita marciana al estar perfectamente colocadas.

Pequeñas gigantes.

NASA Hears MarCO CubeSats Loud and Clear from Mars

martes, noviembre 27, 2018

InSight en el planeta rojo

Completado con total éxito su aterrizaje

Hoy un nuevo enviado terrestre al planeta rojo reposa sobre su superficie, y si no ocurre ningún problema técnico, estará con nosotros al menos dos años, aunque es posible posteriores extensiones de su misión. Todo ello gracias a que, con la precisión de un reloj, fruto del excelente trabajo realizado por su equipo humano y a la experiencia acumulada en este tipo de maniobras, la InSight completó la famosa travesía a través de la atmósfera marciana sin el menor problema, y ejecutó las ordenes con total exactitud.

Fue a las 19:53 UTC, las 20:53 hora española, cuándo las patas de la sonda se posaban suavemente en Elysium Planitia, una llanura suave y sin apenas accidentes geográficos, y por ello ideal para una misión geológica que tiene como objetivo no el estudio de la superficie, sino de lo que hay debajo de ella. Entrada atmosférica a unos 19,800 kilometros/hora, separación del escudo, despliegue del paracaídas, separación del módulo, activación del radar para captar la superficie y encendido de los retopopulsores para frenar y cubrir los últimos metros se sucedieron de forma milimétrica, y así la InSight se conviertio en un miembro más de la amplia flota de exploración marciana. Algo que se convirtió una sólida realidad unas horas después, cuando se confirmó que se había desplegado los paneles solares y la sonda ya era capaz de recargar sus baterías.

"El equipo de InSight puede descansar un poco más fácilmente esta noche, ahora que sabemos que los paneles solare están desplegados y recargando las baterías", explicó Tom Hoffman, del JPL y que lidera esta misión."Ha sido un largo día para todos. Pero mañana comienza un nuevo y emocionante capítulo: Operaciones de superficie y el comienzo de la fase de implementación del instrumento". Pasarán varias semanas antes de que el delicado proceso de despliegue tanto del medidor sísmico como del sensor térmico, que perforará varios metros el subsuelo para medir el calor interior del planeta, pero hoy es día de celebración. Lo más difícil está hecho y por delante se extiende una emocionante aventura al corazón de Marte.

Un éxito en más de un sentido, ya que las minisondas MarCO, que acompañaron a la primera en su viaje hasta el planeta rojo, también completaron su misión plenamente, captando y transmitiendo a la Tierra la telementría enviada por InSight durante la travesía atmosférica y posterior aterrizaje. No dejaban de ser vehículos de prueba, destinadas a demostrar que los cubesats son capaces de afrontar viajes interplanetario, y su triunfo abre las puertas a futuras misiones protagonizadas por estos diminutos ingenios espaciales.

En definitiva, un triunfo absoluto. Todos aquellos implicados en la construcción tanto de InSight como de las MarCO pueden hoy estar orgullosos de su trabajo. Y para los apasionados por la exploración interplanetaria se inicia una nueva y fascinante aventura.

Llegada al planeta rojo.

La primera imagen después del aterrizaje. La protección de la context camera (ICC), responsable de esta toma, aún estaba colocada para protegerla del polvo levantado por el aterrizaje, y que podemos ver pegado a ella.

Momentos de triunfo en el JPL.

Comienza la exploración de corazón marciano. Las próximas semanas veremos el delicado despliegue de los instrumentos sísmicos y termicos.

Gracias por todo, pequeñas. La MarCO-B tomó esta imagen durante su sobrevuelo del planeta, con Marte en el fondo y 10 minutos después del aterrizaje de InSight. Es el inicio de una nueva era.

Por primera vez fuimos testigos de una pequeña flota de sondas aproximándose a otro planeta. InSight terminó aterrizando, mientras que las MarCo siguieron su camino de regreso al espacio profundo. 

NASA InSight Lander Arrives on Martian Surface

domingo, noviembre 25, 2018

Cuando el cielo se derrumba

Descubierto un inmenso cráter bajo el hielo de Groenlandia.

Nuestro planeta ha sufrido a lo largo de la historia la cataclísmica visita de grandes asteroides, algunos de los cuales provocaron desastres a escala global y alteraron para siempre el curso de la vida en la Tierra. Y aunque nos gusta pensar que estamos hablando de cosas del pasado remoto, lo cierto es que esa amenaza sigue viva, aunque la capacidad de nuestro planeta por "curar" las heridas y hacerlas desaparecer hace que lo olvidemos. El último ejemplo de ello nos llega desde la helada Groenlandia.

De la mano de un equipo internacional de científicos liderado por el Museo de Historia Natural de Dinamarca (Universidad de Copenhague), nos llega ahora la evidencia de que bajo el  hielo de esta gran isla polar, oculto por el glaciar Hiawatha, se esconde un gran cráter de impacto, de más de 30 Kilómetros de diámetro, lo que permite asumir que el responsable debía tener entre 1 y 1,5 Kilómetros. Es fácil imaginar el cataclismo generado por algo así, que pudo ocurrir en tiempos relativamente recientes."Está excepcionalmente bien conservado y eso es sorprendente, porque el hielo del glaciar es un agente erosivo increíblemente eficiente que habría eliminado rápidamente las huellas del impacto, pero eso significa que este cráter debe ser bastante joven desde un punto de vista geológico", explica el profesor Kurt H. Kjær del Centro de GeoGenética en el Museo.

Y es que las estimaciones lo aproximan mucho a tiempos recientes, puede incluso cuando la Humanidad ya estaba presente. Las características observadas señalan que el impacto ocurrió cuando la capa de hielo que cubre Groenlandia ya se había formado, lo que reduce el espacio de tiempo posible entre los 3 millones de años y solo los 12.000, hacia el final de la última glaciación. Y lo que es más intrigante, "nos inclinamos a pensar que el impacto ocurrió en la parte más reciente de este rango de tiempo", subraya Kjær."Los humanos podrían no haber llegado a ver el impacto, pero sí sentir sus consecuencias, como un cambio climático. En un radio de 500 km alrededor se producirían vientos huracanados y terremotos".

Aunque aún existe una gran incertidumbre sobre cuando ocurrió el impacto, que deberá afinarse con nuevas investigaciones, esto crea interrogantes fascinantes ¿Pudo generar hace varias decenas o cientos de miles de años cambios climáticos globales que afectara a la joven Humanidad? Provocó en nuestros ancestros algún cambio evolutivo que se pudiera detectar en poblaciones humanas antiguas a través del ADN? Lo único que sabemos por ahora es que en tiempos recientes "llovió fuego" sobre las heladas tierras del Norte. Y seguramente no fue la última vez que ocurrió.

El masivo cráter de Groenlandia.

Las observaciones por radar permitieron desvelar la huella del impacto, cubierto por las capas de hielo polar.

Granos de cuarzo con características de deformación planar, indicativas de un impacto violento.

Ilustración del impacto. El asteroide penetró unos 7 km en la corteza terrestre, creando un cráter que inicialmente tendría 20 km de ancho, pero se derrumbó y amplió en cuestión de minutos, hasta alcanzar sus dimensones actuales, por encima de los 30.

El cráter bajo el hielo de Groenlandia pudo surgir en tiempos de los humanos

viernes, noviembre 23, 2018

Momentos críticos

La OSIRIS-Rex despliega por primera vez el brazo robótico con el que tomará muestras del asteroide Bennu.

Nada es más exigente que una misión interplanetaria. Nadie puede ir con la caja de herramientas hasta ella si algo falla, y realmente existen infinidad de cosas que pueden ir mal, todas potencialmente fatales, incluso las más pequeñas, fáciles de corregir en tierra pero fuera de nuestro alcance una vez la sonda inicia su viaje. Por ello, aunque solo suele ser foco de atención mediática en el lanzamiento y una vez llega al objetivo, todo el tiempo que transcurre entre ambos puntos esta lejos de ser tranquilo. Bien al contrario, es cuando se comprueba que todas las partes que componen estos delicados viajeros han aguantado la tensión del despegue y están en buen estado. Si alguno de ellos no supera la prueba, empiezan los problemas.

En el caso de la OSIRIS-Rex su brazo robótico, conocido como TAGSAM (Touch-and-Go Sample Acquisition Mechanis) es el corazón mismo de la misión, ya que será el responsable de tomar las muestras del asteroide Bennu que después llevará a la Tierra. Y si tenemos en cuenta que esta sonda se construyó específicamente con ese objetivo, de fallar todo se perdería. Podría hacer ciencia con sus otros instrumentos, y aprenderíamos mucho sobre este asteroide, y por extensión de este tipo de cuerpos celestes, pero no sería más que una sombra de lo que podría haber sido. Es lógico, por tanto, que el desplegarlo por primera vez, comprobar que todo en el funciona como debe, era un momento crítico para su equipo en tierra.

Y por fortuna, pese a llevar varios años plegado y en espera, respondió a la perfección. Según lo planeado, los ingenieros de Lockheed Martin ordenaron a la sonda que moviera el brazo en toda su gama de movimientos, flexionando las articulaciones de sus hombros, codos y muñeca, cosa que hizo de forma perfecta, como dejó constancia la SamCam. Despues de un largo sueño, y después de los estiramientos para sacarse el sueño de encima, está listo para el trabajo."El equipo está muy complacido de que TAGSAM haya sido lanzado, implementado y esté operando según lo ordenado en todo su rango de movimiento", explicó Rich Burns, gerente de proyecto OSIRIS-REx."Estuvo plegado por más de dos años desde el lanzamiento, por lo que es gratificante verlo fuera de sus ataduras y que tenga un buen comportamiento".

Los ingenieros de Lockheed Martin pasaron más de una década diseñando, construyendo y probando TAGSAM, que incluye un brazo de 3,35 metros, con tres articulaciones, un cabezal de toma de muestras redondo y tres botellas de gas nitrógeno de alta presión. Esta prueba fue un ensayo para el gran momento, a mediados de 2020, cuando la OSIRIS lo desplegará de nuevo, descenderá lentamente a la superficie de Bennu y tocará brevemente el asteroide. Una explosión de gas nitrógeno agitará el regolito en la superficie del asteroide, que quedará atrapado en la cabeza de TAGSAM, en una operación de unos 5 segundos de duración, después de lo cual la sonda pequeñas maniobras para alejarse, mientras que la cámara SamCam tomará una imagen del cabezal, como lo hizo durante esta prueba, para ayudar a confirmar la toma de material.

OSIRIS-Rex está lista para el gran momento. Todos aquellos que trabajaron años, diseñando cada uno de sus delicados componentes con el temor siempre presenta de que fallen ante las duras condiciones del espacio, pueden respirar un poco más tranquilos.

La "cabeza" de toma de muestra de TAGSAM, extendido desde la sonda. La imagen fue obtenida por la cámara SamCam el 14 de noviembre de 2018 como parte de una revisión visual, que también muestra como funcionará esta última y lo que veremos durante el momento de la recolección de las muestras. Hay dos conjuntos de placas en el perímetro superior, uno de los cuales es completamente visible en esta imagen. Estas permitirán registrar el material que se haya podido recoger durante los segundos en que toque la superficie del asteroide.

Así funcionará el recolector de muestras cuando llegue el momemto clave.

TAGSAM Testing Complete: OSIRIS-REx Prepared to TAG an Asteroid

jueves, noviembre 22, 2018

Mundos en la veloz Barnard

Una supertierra orbita esta estrella, a solo 6 años-luz de nostros.

La Bóveda Celeste transmite una sensación de firmeza, de ser algo estático y eterno a ojos humanos. Es una ilusión fruto de nuestra fugaz existencia si se compara con la de las estrellas, y también por cierta falta de memoria colectiva, ya que dentro de la corta existencia de la Humanidad no son pocas las que han ido variado ligeramente su posición en el firmamento. Sin embargo tendemos a tener solo en cuenta nuestros recuerdos personales, y en ellos esos puntos de luz en el cielo están siempre en el mismo lugar, ayer, hoy y siempre.

Bernard desafía por completo esa idea, ya que su movimiento aparente con respecto al Sol es tan alta que a lo largo de una vida humana media puede moverse el equivalente a media Luna Llena. Desgraciadamente es tan tenue que no puede verse a simple vista, pero para cualquiera que la conozca es evidente que vivimos en un río estelar dinámico y cambiante. Motivos más que suficiente como para que sea una estrellas más famosas entre los astrónomos. Y por si eso no fuera suficiente, ahora sabemos que no viaja sola.

Es de la mano de los proyectos Red Dots y CARMENES, que buscan mundos rocoso en estrellas cercanas, y que fueron ya los descubridores de un exoplaneta en Próxima Centauri, que nos llega la confirmación de que Benard está también acompañada, en este caso posiblemente de una supertierra, con una masa de al menos 3,2 veces la de la Tierra, y órbita a su pequeño y rojizo Sol una vez cada 233 días. Un lugar que tiene pinta de ser bastante gélido, ya que estamos en una enana roja, una estrella de baja masa, que ilumina de forma muy débil al ahora denominado Barnard b, dándole apenas un 2% de la energía que recibe la Tierra del Sol, pese a que se encuentra mucho más cerca de ella. Nos podemos imaginar un paisaje tenuemente iluminado por un débil Sol, un mundo de penumbras con temperaturas que podrían bajar hasta los -170Cº. No parece probable que exista nada vivo en el, al menos tal y como podemos imaginarla.

El descubrimiento pone punto final a un largo camino de decepciones anteriores, donde no fue posible encontrar nada. Ahora, sin embargo, tenemos nuevas tecnologías a nuestra disposición que han permitido sacarlo a la luz. "Tras un cuidadosos análisis, estamos convencidos al 99% de que el planeta está allí", afirma el científico que lidera el equipo, Ignasi Ribas (Instituto de estudios espaciales de Cataluña e Instituto de Ciencias del Espacio, CSIC). "Sin embargo, vamos a seguir observando esta veloz estrella para excluir posibles, pero improbables, variaciones naturales de la luminosidad estelar que puedan confundirse con un planeta". Entre los instrumentos utilizados están el famoso cazador de planeta HARPS y el espectrógrafo UVES, ambos de ESO. "HARPS desempeñó un papel vital en este proyecto. Se combinaron datos de archivo de otros equipos con medidas nuevas y superpuestas de la estrella de Barnard de diferentes instalaciones", comentó Guillem Anglada Escudé (Universidad Queen Mary de Londres). "La combinación de instrumentos fue clave para poder corroborar nuestros resultados".

Barnard siempre atrapó nuestra imaginación. Su veloz movimiento a través del cielo, que puede captarse en fotografías tomadas con pocos años de diferencia, rompé de una forma brutal la fantasía de inmutabilidad del cielo y nos abra las puertas a otro muy diferente, inmenso y cambiante. Y ahora sabemos que alguien la acompaña en su viaje,  un planeta posiblemente roco, y que en su cielo es el Sol la estrella que parece querer desafiar esta anticuada noción de la realidad.

Imaginando el posible aspecto de este exoplaneta alrededor de Barnard.

Su movimiento aparente a lo largo de 9 años. Mientras las estrellas del fondo no muestra movimiento aparente, ya que es demasiado pequeño para captarse en tan poco espacio de tiempo, el suyo es espectacular.

El viaje de las estrellas más cercanas a lo largo de varios miles de millones de años. En el futuro Barnard llegará a estar tan cerca del Sol como lo está Próxima Centauri, para después alejarse tan rápido como vino. Pero no es la única. Vivimos en un río estelar cambiante y dinámico.

Las actuales vicinas del Sol. 

Una supertierra orbita a la estrella de Barnard

miércoles, noviembre 21, 2018

Lazos de familia

¿Es HD 186302 la hermana perdida del Sol?

A las estrellas no les gusta la soledad. La mayoría nacen en grupos que pueden contener miles de ellas, dentro de lo que se conoce como viveros estelares, inmensas nubes de gas y polvo que gradualmente colapsan dando lugar a ingentes cantidades de cuerpos estelares, desde gigantes hasta enanas rojas o incluso enanas marrones. Se cree que el Sol comenzó su vida de esta manera, hace unos 4.570 millones de años. Con el tiempo estas inestables agrupaciones se rompen y sus integrantes emprenden caminos independientes, pero la mayoría nunca terminan completamente solas. Se estima que hasta el 85 por ciento de todas las estrellas se incluyen en sistemas binarios, triples o cuádruples. Estudios más recientes sugieren incluso que la mayoría, si no todas, las estrellas nacen con un gemelo binario.

Nuestro Sol es una estrella solitaria, lo que lo convierte en una especie de "bicho raro" estelar, lo que se suma a otras características fuera de lo normal, como es la distribución de sus planetas, que difiere en todo lo visto en otros sistemas, y la falta del que se considera la clase de planeta más común en la galaxia, las llamadas SuperTierras. Sin embargo los astrónomos consideran que es de lo más plausible que el Sistema Solar naciera dentro de un sistema binario, con una compañera gemela, otro "Sol", que en algún momento y por algún motivo, rompió los lazos gravitatorios y nos dejó solos. Por simple estadística y por las rarezas de nuestro sistema planetario, que podría ser fruto de la presencia y marcha de ese hermana perdida. Y quizás ahora encontrada.

Hasta la fecha solo se conoceían a unos pocos candidatas que encajaban con lo que se esperaría de una hermana del Sol. Pero ahora un equipo liderado por investigadores del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio (IA), equipado con mejores herramientas que las búsquedas anteriores, incluida los valiosos datos de la misión Gaia, parece haber encontrado el candidato más probable. Se la conoce como HD186302 y es increíblemente similar al Sol: De la secuencia principal, de tipo G, prácticamente del mismo tamaño, temperatura y luminosidad de la superficie. Y lo que es más revelador, de la misma edad y con una composición química casi indéntica, lo que significa que debieron nacer muy cerca una de otra, o al menos en la misma nube.

Aunque nada de eso asegura que estemos ante la teorizada hermana perdida del Sol, su extrema semejanza con nuestra estrella es cuando menos intrigante, además de ofrecer amplias posibilidades. Para los astrónomos localizarla sería un regalo extraordinario en los esfuerzos por reconstruir la historia de nuestro sistema planetario, ya que permitiría saber donde nació nuestra estrella, en que parte de la Galaxia y en que condiciones se formó. Y si tuviera planetas, cosa que se intentará determinar en futuras observaciones, soñar es gratis..

En el centro de la imagen , considerada ahora la mejor candidata a ser la hermana del Sol, con el que comparte semejanzas extraordinarias.

Los datos de Gaia prometieron ser una herramienta increíble que lanzaría la exploración de nuestra galaxia a otro nivel. El hallazgo de HD 186302 es uno de sus resultados.  

Astronomers May Have Just Discovered Our Sun's Long-Lost Identical Twin

martes, noviembre 20, 2018

Rumbo al delta marciano

El cráter Jezero, confirmado oficialmente como destino del rover Mars 2020.

Tenía todos los números para ser el ganador definitivo en la carrera por recibir al nuevo enviado terrestre, sobretodo cuando previamente el equipo de misión se había decantado de forma clara por esta opción. Hubiera sido, por tanto, inesperado que la reunión final entre estos primeros y directivos de la NASA para decidir el lugar definitivo tuviera un resultado diferente, y así fue. Se cumplieron las previsiones y el cráter Jezero será donde este ambicioso rover, heredero de Curiosity en su base pero más orientado a la búsqueda de señales químicas de antigua vida marciana, intente hacer historia.

"Ofrece un terreno geológicamente rico, con formaciones geológicas que se remontan a 3.600 millones de años,y que potencialmente podrían responder preguntas importantes en la evolución planetaria y la astrobiología", explica Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA."Obtener muestras de esta área única revolucionará nuestra forma de pensar acerca de Marte y su capacidad para albergar vida".

Hogar de un antiguo delta que una vez desembocó en lo que era un gran lago, podría haber reunido y conservado entre sus capas de sedimentos antiguos moléculas orgánicas y otros signos potenciales de vida microbiana. También ofrece al menos cinco tipos diferentes de rocas, incluidas las arcillas y carbonatos que tienen un alto potencial para preservar las firmas biológicas. Además, al tratarse de material arrastrado por las aguas desde zonas exteriores al cráter, se convierte en un cofre del tesoro que guarda muestra procedentes de un área muy amplia. Es tan rico en diversidad geológica que resulta todo un desafío para la delicada maniobra de aterrizaje. Sin embargo la zona es tan prometedora que el riesgo se considera ahora asumible, gracias a los avances en tecnologías de descenso y aterrizaje..

"La comunidad de Marte ha codiciado durante mucho tiempo el valor científico de sitios como el cráter Jezero, y una misión anterior contemplaba ir allí, pero los desafíos con el aterrizaje seguro se consideraron prohibitivos", explica Ken Farley, científico del proyecto para Mars 2020 en el JPL."Pero lo que una vez estuvo fuera de alcance ahora es concebible, gracias al equipo de ingeniería y los avances en las tecnologías de entrada, descenso y aterrizaje". Entre ellos el novedoso TRN (Terrain Relative Navigation), que dotará al "sky crane", el sistema propulsado por cohetes que lleva el vehículo a la superficie, de la capacidad de evitar áreas peligrosas.

En esta lucha final se quedó fuera las colinas Columbia, en el crater Gusev, y que es el lugar de descanso del rover Spirit. Sus hallazgos de antiguas aguas termales hizo que la idea de que el rover Mars 2020 revisitara la zona tuviera un fuerte impulso, a la que se añadía la posiblidad, simbólica pero emocionante, de que pudiera llegar hasta donde este primer duerme ya para siempre y fotografiarlo. Al final no será posible, pero sin lugar a dudas Jezero y su delta tiene motivos de sobra para haber sido el ganador definitivo. 

Mapa topográfico global de Jezero. Se puede ver el delta a la izquierda, así como el canal del antiguo río que lo formó, así como otro aún más claro a la derecha.
 
El TRN será la nueva arma con la que se espera poder depositar con éxito al rover Mars 2020 en un lugar que antes se consideraba demasiado peligrosos como para intentarlo. Avances tecnológicos como este permiten ahora alcanzar zonas antes prohibidas.

Nos vemos en Jezero!!! 

NASA Announces Landing Site for Mars 2020 Rover

domingo, noviembre 18, 2018

Post Vintage (293): Plutón, el mundo que te deja KO

¿Lagos y ríos de Nitrógeno líquido en tiempos recientes?

El estudio en profundidad de toda la información recibida por la New Horizons sigue dando nuevos frutos, desvelando más facetas de este pequeño gran mundo, cuya extraordinaria complejidad sigue asombrando a los astrónomos. Y no deja que aumentar esa sensación. ¿Existieron ríos y lagos? Por increíble que resulte, no pocos creen ahora que así es. Y no solo eso, existieron hasta tiempos recientes. "Lo que los datos revelaron no nos sorprendió", dice Jim Green, director de la división planetaria de la NASA. "Nos conmocionó". En realidad lo lleva haciendo desde ese ya lejano 4 de Julio de 2015.

¿Ríos y lagos en Plutón? Como es posible? Estaríamos hablando no de agua, evidentemente, sino posiblemente de Nitrógeno líquido. Aún así es inconcebible, al menos tal como son las condiciones ambientales de este pequeño mundo. Pero los científicos de la New Horizons están bastante seguros de haber encontrado señales del fluir de "las aguas" en su superficie, con una red de lo que parecen antiguos cursos fluviales, y especialmente con algo que parece no poder describirse de otra forma como un antiguo lago ahora congelado. Nuevamente surge la pregunta. Como es posible, si con las temperaturas y presiones atmosféricas actuales no es posible que el Nitrógeno exista en estado líquido? La respuesta inevitable es que ahora no, pero en el pasado puede que las condiciones fueran diferentes, con temperaturas más altas y una presión atmosférica superior.

Y ese tipo de situaciones no solo son posibles, sino que bien podría ser que se repitieran en el futuro, habiendo coincidido nuestra llegada con un momento donde Plutón se encuentra en el fondo del valle, entre dos eras más cálidas y una atmósfera mayor. Lo fue en el pasado, lo será de nuevo en el futuro.

La explicación a todo ello se encuentra en las características orbitales y de rotación de Plutón, donde se combina un eje de rotación inclinado 120º y una órbita extremadamente elíptica. En la Tierra la diferencia entre el Afelio y el Perihelio es pequeña, y su efecto en el clima, igualmente insignificante. Pero en el caso que de este pequeño planeta enana, la diferencia es enorme (hasta estar más cerca del Sol que Neptuno durante 20 años terrestres de los 248 que dura su año), y con ello la cantidad de luz y calor solar recibido. Eso implica que en su viaje experimenta algunos de los cambios estacionales más extremos del Sistema Solar. Hasta el punto que experimenta dos Veranos y dos Inviernos, el causado por la inclinación de su eje y el que nace de el aumento y disminución de la distancia al Sol. Algunas zonas directamente viven periodos de 50 años de completa oscuridad y 50 años de luz continua. Es el caos personificado.

Cuando todos los factores convergen, Plutón puede cambiar drásticamente. Cuando los científicos simularon estos cambios estacionales durante millones de años, teniendo en cuenta además que la inclinación del eje también bascula con el tiempo, se dieron cuenta de que su atmósfera sufría aumentos espectaculares de su densidad. Hasta 20.000 veces más que la actual. Incluso superior con mucho a la de Marte. Eso significa una temperatura y  presión suficientemente altas como para el Nitrógeno líquido llegue a fluir en la superficie. En realidad no sabemos, si fue precisamente este elemento el responsable, pero viendo la composición de la superficie y atmósfera, parece la opción más plausible. Otras posibilidades incluyen Neón, Oxígeno molecular, o Helio molecular, aunque no parece probable ya que no están presentes en cantidades suficientes.

Y quizás no hace tanto tiempo, ya que los modelos indican que la última vez fue solo hace 800.000 años, ayer mismo a escala cósmica. Ahora estaríamos, por tanto, ante un Plutón que se encuentra en una fase intermedia entre dos extremos climáticos. 

¿Tuvo Plutón ríos y lagos recorriendo la superficie, aunque fuera en periodos muy cortos de tiempo, y los tendrá de nuevo en el futuro? O existe otras explicaciones plausibles para estas características geológicas, como el avance y retroceso de los glaciares, siguiendo el ritmo marcado por estos ciclos climáticos extremos? Quizás no lo sepamos nunca, y queda como otro de los enigmas de Plutón, el mundo que se empeñó en destrozar sistemáticamente nuestras previsiones y sorprendernos una y otra vez. O como dijo Jim Green, conmocionarnos.

Quizás la estructura más enigmática de todas, que es muy dificil ver como cualquier otra cosa que no sea un lago congelado.

Las principales formaciones geológicas que han dando a los miembros del equipo científico New Horizons las bases para esta extraordinaria teoría.

Plutón tiene una inclinación tan exagerada y una órbita tan elíptica que sus estaciones son el caso personificado, hasta el punto que algunas regiones son, al mismo tiempo, tropicales y polares. Una tormenta de situaciones extremas que cada cierto tiempo pueden converger en un mundo más cálido y con una atmósfera más densa, y quizás ríos de Nitrógeno en la superficie.

Atmósfera azulada, glaciares, vientos, volcanes, casquetes polares, nubes, zonas tropicales que son también polares...y ahora puede que antiguos lagos y ríos. Demasiado para asimilarlo todo de golpe.
 
Is That a Frozen Lake on Pluto?

sábado, noviembre 17, 2018

Nuestra segunda enviada a las estrellas

Nuevas señales de que la Voyager 2 está a punto de alcanzar el espacio interestelar.

Hace unas semanas saltaron las alarmas. Su Telescopio de Alta Energía, que forma parte del instrumento de detección de rayos cósmicos (CRS), había comenzado a detectar un aumento claro y constante de estos últimos, en ritmos que se asemejaban a los vividos por su hermana cuando curzó al otro lado de la heliosfera y entró en el reino de las estrellas. Fue la primera señal de que podría estar ya aproximándose a la frontera final del reino solar, allí donde el viento solar se detiene por completo, y estar a punto de saltar al espacio interestelar.

Ahora tenemos en las manos otra señal evidente de que el momento en que la Voyager 2 salté al otro lado puede estar cerca, cuando no ser inminente. En este caso los datos llegaron del Telescopio de Baja Energía, también del CSR, que se encarga de monitorizar las partículas de menor energía que típicamente se originan dentro de la heliosfera. Estas partículas disminuye a medida que nos aproximamos a la heliopausa y finalmente caen a cerca de cero en ese límite, donde pueden escapar al espacio interestelar.

Y eso es lo que ocurrió a principios de Noviembre. De repente, la tasa  de partículas de baja energía del Voyager 2 se redujo, aunque todavía no a casi cero, como ocurrió cuando el Voyager 1 entró en el espacio interestelar. Los científicos están ahora siguiendo atentamente los acontecimientos para determinar cuándo tiene lugar el gran momento del cruce, que parece inminente. Cuando eso ocurra se unirá a su hermana en la exploración del espacio que se extiende más allá de la burbuja solar, enviando datos directos de un medio totalmente nuevo y desconocido. Nuestra segunda enviada a las estrellas está a punto de alcanzarlas.

El eje vertical es la tasa de conteo de partículas de baja energía detectadas por el telescopio de baja energía del CRS cada segundo. Podemos ver el desplome repentino de Noviembre, aunque aún sin alcanzar el 0, como ocurrió con la Voyager 1. Estamos cerca de la frontera.

Comparativa entre los datos de la Voyager 1, en rojo, y que ya cruzó al espacio interestelar, y los de la Voyager 2, que puede estar a punto de hacerlo. Aunque no idénticas, los datos de este último se asemejan lo suficiente a los que vivió su hermana justo antes del cruce que todo indica que estamos cercan del gran momento.

A las puertas de un nuevo reino.

Excitement Increases as Voyager 2 sees a decrease in Heliospheric Particles

viernes, noviembre 16, 2018

La despedida del viajero estelar

Oumuamua deja de ser visible en el infrarrojo, revelando los últimos detalles sobre su naturaleza.

El viajero desapareció en la noche. Después de seguir su trayectoria durante varios meses y ahora ya tan lejos del Sol como Saturno, el mensajero interestelar desapareció de los telescopios terrestres, ya demasiado tenue para poder seguir siendo detectando. Entre ellos el Spitzer, que monitorizó su huella en el infrarrojo hasta que recientemente esta se desvaneció en la oscuridad. Una noticia triste para los astrónomos, que tanto lo han seguido desde que se descubriera su naturaleza como visitante de las estrellas, pero que al mismo tiempo ofrece como regalo de despedida nuevos detalles sobre su naturaleza, tanto con lo que respecta al tamaño como a la reflectividad de su superficie, lo que a su vez puede dar pistas sobre como esta podría ser y la posible actividad que en ella tuvo lugar durante su viaje cerca del Sol.

Que Spitzer ya no pueda verlo más implica, por ejemplo, que debe ser de menor tamaño de lo que se creía, con un eje mayor que quizás no llega a los 400 metros, aunque evidentemente hay un amplio margen de error. Pero este nuevo límite de tamaño es consistente con los hallazgos de un trabajo anterior, que sugería que la desgasificación fue responsable de los leves cambios en la velocidad y la dirección de Oumuamua como se rastrearon el año pasado: Los autores concluyeron que el gas expulsado actuó como un pequeño impulsor, empujándolo suavemente. Esta conclusión dependía de que fuera relativamente más pequeño que los cometas típicos del Sistema Solar, y eso es lo que lo ahora ocurrido sugiere.

"Oumuamua ha estado lleno de sorpresas desde el primer día, así que estábamos ansiosos por ver lo que Spitzer podría mostrar", dijo David Trilling, autor principal del nuevo estudio y profesor de astronomía en la Universidad del Norte de Arizona. "El hecho de que fuera demasiado pequeño para que lo detectara Spitzer es en realidad un resultado muy valioso".

El nuevo estudio también sugiere que puede tener una reflectividad 10 veces superior que los cometas que residen en nuestro Sistema Solar, un resultado sorprendente, según los autores del artículo. La luz infrarroja puede usarse para determinar la temperatura de un cometa o asteroide, y a su vez, esto permite desvelar la reflectividad de la superficie del objeto, lo que los científicos llaman albedo. Al igual que una camiseta oscura a la luz del Sol se calienta más rápidamente que una clara, un objeto con baja reflectividad retiene más calor que un objeto con alta. Así que una temperatura más baja significa un albedo superior.

Oumuamua había estado viajando a través del espacio interestelar durante millones de años, lejos de cualquier estrella que pudiera provocar una renovación de su superficie, pero la actividad que se generó cuando pasó cerca del Sol le hizo despertar y quizas barrer el polvo y la "suciedad", mientras que parte del gas liberado podría haber cubierto la superficie con una capa reflectante de hielo y nieve.

Resultados curiosos, ciertamente intrigantes que darán mucho de que hablar, y que en cualquier otro caso habría provocado nuevas campañas de observación para recabar más datos, comparar con los anteriores, y juntos intentar avanzar en nuestra comprensión del objeto. Pero no será este el caso, ya que seguramente ya no sabremos más de lo que conocemos ahora. Oumuamua se ha ido para siempre. Seguramente descubriremos de nuevos, pero el que nos abrió las puerta de las estrellas es ya un recuerdo perdido en la oscuridad.

Hasta siempre, viajero estelar.

Our Solar System's First Known Interstellar Object Gets Unexpected Speed Boost

jueves, noviembre 15, 2018

La magia de los pequeños

¿Por qué tenemos tanto interés en explorar asteroides, cometas y todo tipo de mundos diminutos?

Los recientes noticias sobre las misiones Hayabusa 2 y Osiris-Rex, muy parecidas en sus objetivos, más la confirmación del lanzamiento de Lucy, una sonda a los troyanos de Júpiter, más el próximo encuentro de la New Horizons con MU69 en año nuevo, la aventura de Dawn en Vesta y Ceres o el viaje de Rosetta, son algunos ejemplos del tremendo interés que generan los mundos más pequeños del Sistema Solar. Ante este panorama es inevitable preguntarse del motivo de tanta fijación en ellos.¿Vale la pena el esfuerzo? Veamos los motivos, lo que podemos aprender de ellos y por lo cual se quieren explorar en toda su extensión.

1) Bloques de construcción: El Sistema Solar tal como lo conocemos hoy, nació a partir de los granos de polvo (pequeñas partículas de roca, metal y hielo) que formaban un amplio disco protoplanetario alrededor del joven Sol. Asteroides y cometas se consideran los restos poco o nada alterados de esos elementos primigenios, aquellos que sobrevivieron sin integrarse en la formación de un planeta o evitando caer en espiral hacia nuestra estrella."Los asteroides, los cometas y otros cuerpos pequeños mantienen el material desde el nacimiento del sistema solar. Si queremos saber de dónde venimos, debemos estudiar estos objetos",explica Lori Glaze, de la Planetary Science Division de la NASA.

Un ejemplo espectacular de ellos son los descubrimientos de Dawn. Así, mientras Vesta es mayormente seco, Ceres contiene gran cantidad de agua. La presencia de amoníaco en este último también es interesante, ya que generalmente requiere temperaturas más bajas que su ubicación actual. Esto indica que podría haberse formado más allá de Júpiter y migrar, o al menos incorporar materiales que se originaron más lejos del Sol. El misterio de sus orígenes muestra cuan compleja puede ser la formación planetaria.

Y en los confines, New Horizons se prepara para afrontar su encuentro con MU69 o Ultima Thule, que podría ser un ejemplo del material más primitivo, inalterado, que existe hoy día, ya que su órbita circular sugiere que no debe haberse movido de esa zona desde su nacimiento."Es increíblemente valioso para comprender el origen de nuestro sistema solar y sus planetas", explica Alan Stern."Es antiguo y prístino, y no se parece a nada que hayamos visto antes".

2) Elementos vitales: Aunque sean cuerpos pequeños y inertes, contienen todos los elementos necesarios para la vida, que puede germinar cuando se "entregan" a mundos de mayor tamaño y condiciones adecuadas. Es lo que posiblemente pasó con la Tierra y motivo por el cual es tan importante conocerlos a fondo."Los cuerpos pequeños son los que cambian el juego. Participan en la evolución lenta y constante de nuestro Sistema Solar a lo largo del tiempo e influyen en las atmósferas planetarias y las oportunidades para la vida. La Tierra es parte de esa historia", explica el científico en jefe de la NASA, Jim Green.

Bennu, objetivo de la OSIRIS-REx, es un ejemplo, ya que podría estar cargado con moléculas de carbono y agua, las cuales son necesarias para la vida tal como la conocemos. Lo mismo que busca la Hyabusa 2 en Ryugu.

3) Una larga historia perdida: La mayoría del material que formó nuestro Sistema Solar, incluida la Tierra, no vivió para contarlo. Precipitándose hacia el Sol o expulsado a los confines, desapareció de nuestros horizontes. Sólo una pequeña fracción sobrevivió para formar los planetas, entre el caos que pareció dominar esos primeros momentos, donde la migración de los planetas gigantes llevaron al caos total.

Los llamados asteroides troyanos de Júpiter podrían ayudar a resolver los detalles de ese período turbulento, y que lo acompañan en su viaje alrededor del Sol. Se podría imaginar que son parecidos unos a otros, hechos del mismo material, pero nada más lejos de la realidad, como denota sus diferentes colores. Algunos son mucho más rojos que otros y pueden haberse originado más allá de la órbita de Neptuno, mientras que los más grises pueden haberlo hecho mucho más cerca del Sol. La teoría principal actualmente más aceptada es que cuando Júpiter se movió, estos objetos se fueron agrupando en sus puntos de Lagrange  

La diversidad de los troyanos, creen que científicos, refleja el viaje de Júpiter hasta su ubicación actual."Son los remanentes de lo que sucedió la última vez que el planeta se mudó", explica Hal Levison, investigador del Southwest Research Institute. Por eso hay un gran interes en estudiarlos de cerca, motivo por el cual se lanzará la sonda Lucy.

4) Etapas de evolución: Lo que conocemos como"luz zodiacal" es una indicación de que nuestro Sistema Solar todavía está activo y detectarlo alrededor de otras estrellas indica que también pueden albergar sistemas planetarios.Y más de lo que podemos creer, ya que cerca de 100 toneladas de material meteoríco y polvo caen a la Tierra todos los días. Una parte proviene de cometas, cuya actividad tiene implicaciones directas para la evolución de nuestro planeta, ya que son auténticos cofres del tesoro biológicos. Por ejemplo, la sonda Stardust, que sobrevoló el cometa 81P / Wild, encontró aminoácidos, que son componentes básicos de la vida.

No solo eso, ya que los cometas también influyen en el movimiento planetario hoy día. A medida que Júpiter continúa lanzando cometas hacia el exterior, se mueve ligeramente hacia adentro debido a la danza gravitacional resultante. Neptuno, mientras tanto, lanza cometas hacia adentro y, a su vez, recibe un pequeño empujón hacia afuera. Urano y Saturno también se están moviendo muy lentamente en este proceso. Un movimiento ínfimo, ya que queda muy pocos si se compara a lo que existía hace varios miles de millones de años, pero que nos permite hacer una idea de como pudieron hacer afectado al Sistema Solar en su nacimiento.
  
Los cometas, dentro del reino de los pequeños mundos, son en extremo valiosos para los astrónomos. Rosetta fue una misión espectacular, pero no fue la primera ni será la última. 

5) Amenazas: Bennu es uno de los asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra que se conoce actualmente. Las observaciones de OSIRIS-REx ayudarán a los científicos a comprender mejor lo que se necesita para desviar uno en una trayectoria de impacto."Estamos desarrollando una gran cantidad de tecnologías para operar con precisión alrededor de este tipo de cuerpos y apuntando a ubicaciones en sus superficies, además de caracterizar sus propiedades físicas y químicas generales. Necesitaría esta información si quisiera diseñar una desviación de asteroide misión", dijo Dante Lauretta, investigadora principal de la misión OSIRIS-REx, con sede en la Universidad de Arizona en Tucson.

¿Se podría desviar uno en ruta de colisión? La misión DART intentará descubrirlo en Didymos, un asteroide binario. El cuerpo más grande tiene unos 800 metros de ancho, con una pequeña luna que mide menos de 150 metros. DART se estrellará deliberadamente contra la luna para cambiar ligeramente la velocidad orbital del pequeño objeto. Los telescopios en la Tierra medirán este cambio en la velocidad, que se espera que sea un cambio de menos de una fracción del uno por ciento. Pero incluso ese pequeño cambio podría ser suficiente para hacer que un proyectil meteórico letal se desviara lo suficiente para esquivar nuestro planeta.

En resumen, y como vemos, existen motivos de sobra por los cuales explorar la familia de los cuerpos menores de nuestro sistema planeta resulta tan atrayente para la comunidad cientíifica. Y es que si uno es capaz de superar la lógica fascinación que significa alcanzar otros planetas y sus lunas, a su sombra existen una infinidad de pequeños viajeros cuya historia, aunque a primera vista no luzcan tanto, puede resultar igual de fascinante.

Los cometas forman parte de la familia de "restos" del Sistema Solar, lo que quedó después de que esta se estabilizara. Hoy día sabemos que son mucho más que bolas de nieve sucia, y que alcanzarlos implica acceder al pasado mismo, cargados de todo tipo de sustancias orgánicas, elementos volátiles y agua.

Los Toyanos de Júpiter son variados, más de lo que se podría esperar de tener un origen común. Lucy los explorará de cerca, buscando en sus diferencias pistas de como el gigante joviano se movió con el tiempo.

New Horizons está a semanas de encontrarse con Ultima Thule, que promete ser, en palabras de Alan Ster, un fragmento prístino de los orígenes, algo nunca visto.

El asteroide Psychees algo especial, prácfticamente un cuerpo hecho de metal, y que se cree es el antiguo corazón de un mundo mayor ya destruido. La sonda del mismo nombre lo explorar, y para los geólogos será una oprtunidad única de explorar lo que de otra forma solo podemos estudiar de formas indirectas.

¿Podemos desviar un asteroide en ruta de colisión? Dart pondrá a prueba esta posibilidad, intentando colisionando el mismo contra el elementos menor del asteroide binario Didymos.

Cosmic Detective Work: Why We Care About Space Rocks