Ultimas imágenes de Curiosity

Una roca atrapada en el interior de una de las ruedas de Curiosity. Sol 1641
Al sur del campo de dunas Bagnold. Sol 1603

miércoles, mayo 20, 2015

Equilibrios sobre un cometa

Una inusual formación de 3 rocas sorprende a los científicos de la misión Rosetta.

 En la Tierra se las conoce como "rocas de equilibrio", ya que en muchos casos eso es precisamente su estado, manteniéndose sobre la superficie subyacente con sólo una pequeña fracción de su superficie y, a menudo se ven como si pueden inclinar o caerse en cualquier momento, generando la sensación de que una mano invisible las hubiera depositado ahí de forma expresa por motivos desconocidos. Y en no pocas ocasiones, en el caso de las de mayor tamaño, generaron en otras épocas mitos y leyendas, una reacción humana inevitable cuando encuentra con algo que no puede explicar. Hoy día conocemos los mecanismos que se esconden detrás de ellas, pero siguen siendo todo un espectáculo digno de verse. 

¿Pero cual es el motivo de su existencia en un lugar tan diferente, y bajo fuerzas ambientales tan opuesta, como es un cometa? Esa es la pregunta que los científicos de la misión Rosetta se están haciendo ante uno de los últimos descubrimientos realizados gracias a su potente cámara OSIRIS."Ya habíamos notado que esta formación estaba en imágenes anteriores, sin embargo, en un primer momento los cantos rodados no parecían diferir sustancialmente de otros que habíamos visto", dice el científico Sebastien Besse de la ESA, el primero que se dio cuenta de ellas. 

"¿Cómo se formaron estas aparente rocas de equilibrio sobre el cometa?", se pregunta el investigador principal de OSIRIS, Holger Sierks, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (MPS) en Alemania. En la Tierra el transporte por parte de los glaciares, que después al retirarse después de la última glaciación, dejaron todo un rastro de ellas, es la explicación para la mayoría de ellas, a lo que se le suma el efecto de la erosión por parte del viento y el agua, que pueden arrastrar los materiales más débiles de una formación rocosa y dejar solo una estrecha base de materiales más resistentes. Pero ninguna de estas fuerzas está presente en Churyumov-Gerasimenko. Otra cosa las debió desplazar hasta su posición actual. Si es que esa es realmente su naturaleza, y no simplemente estamos siendo engañados por la perspectiva y el juego de luz y sombras.

Rocas dispersas se pueden ver en muchos lugares en la superficie del cometa, a veces en regiones por ora parte relativamente suaves. Uno de los más grandes conocidas - Keops - mide aproximadamente 45 metros de tamaño y se asienta en medio de una zona muy lisa de la región conocida como Imhotep, en la parte inferior del lóbulo grande del cometa. En otras regiones, es más común ver montones de escombros formados cientos de cantos rodados. "La interpretación de las imágenes de la superficie del cometa puede ser algo muy complicado", añade Sierks. Dependiendo del ángulo de visión, la iluminación, y cambios en la resolución, que puede variar mucho de una observación a otra, a veces se pueden generar impresiones engañosas.

Por ejemplo, en una imagen tomada el 16 de agosto 2014, a una distancia de 105 kilómetros, una de rocas que forman parte de este trío de rocas de equilibrio (etiquetada como '2') en la formación rocosa de equilibrio parecía sobresalir como un pilar. Sin embargo, esta impresión desapareció en una imagen de la misma región tomada el 19 de septiembre 2014, a una distancia de solo 29 kilómetros. Del mismo modo, a causa del cambio en la perspectiva, el aspecto de la mayor de ellas también cambia de forma drástica, incluso entre imágenes tomadas con solo 3 días de diferencia, entre el 16 y 19 de septiembre.

Deberemos, por tanto, esperar nuevas imágenes para generar una visión más clara sobre la auténtica naturaleza de esta curiosa formación de grandes rocas, y si se confirma que estamos ante rocas de equilibrio, buscar los mecanismos que los llevaron hasta ahí. En la Tierra existen grandes fuerzas capaces de ello, como glaciares, grandes inundaciones o intensos procesos de erosión natural. Pero nada es tan diferente a nuestro planeta como un cometa. Un misterio más que la Rosetta deberá intentar responder a lo largo de los próximos meses.

El extraño trío de rocas observados por OSIRIS. la imagen mide unos 285 metros de ancho y la mayor de ellas, la 3, mide unos 30 metros.


Las rocas de equilibrio están presentes por todo el mundo, y en la mayor parte de los casos se consideran que fueron antiguos glaciares, que se extendía hasta latitudes bajas durante la última glaciación, los que las arrastraron y depositaron en su posición actual al retirarse. En otros casos no son rocas independientes, sino formaciones geológicas que la erosión dejó con una base muy fina.

OSIRIS spots boulders in balancing act

No hay comentarios: