En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Una interesante esfera de material, de un 1 Centímetro de diámetro, observada en Sol 746. Posiblemente lo que se conoce como una "blueberrie",acumulación esférica de materia formada en el interior de masas sedimentarias.
Sol 751. Inumerables capas estratificadas y esférulas, posible indicio de antiga actividad acuática o geotermal.
Un "castillo" de rocas y estratos. Sol 748

viernes, noviembre 09, 2012

Vida de marcianos

El equipo de operaciones de Curiosity vuelve al horario terrestre.

Llegar fue solo el principio. Asi se podía resumir las duras jornadas a las que, desde hace 3 meses, están sometidos los encargados de dirigir y planificar los movimientos y actividades de un vehículo situado a millones de Kilómetros, del cual han tenido que ir aprendiendo muchas cosas, tanto de su manejo como de su respuesta en un medio tan exigente como el marciano...y es que lejos de los focos mediáticos que acompañaron su aterrizaje, un gran grupo humano trabaja sin descanso para que Curiosity siga adelante.

Jornadas maratonianas que inicialmente eran de 16 horas diarias y, lo que no es tan conocido, siguiendo un tiempo diferente al resto de los terrestres, ya que durante estos 3 primeros meses su vida se han regido por el tiempo marciano, con días casi 40 minutos más largos que los de La Tierra, lo que implica que en diversos momentos han tenido que trabajar en plena noche. De esta manera, actuando en sincronía con Curiosity, su control sobre el rover se hizo cada vez más eficiente, reduciendo así mismo el tiempo necesario para planificar las actividades de la jornada.

Un horario realmente duro, especialmente para aquellos y aquellas con familia, ya que han visto su vida diaria completamente alterada. Si alguien creía que este era un trabajo fácil y rápido, con horarios flexible y mucho tiempo libre ya puede ver lo erroneo de su suposición.

Por suerte para ellos esta primera y agotadora fase está llegando a su final, y esta semana regresarán al tiempo terrestre...seguirán trabajando sin descanso en extensas jornadas de 12 horas, pero al menos vivirán al mismo ritmo que el mundo que los rodea, siguiendo un horario fijo desde las 8 de la mañana a 8 de la tarde , lo que sin duda es un cambio a mejor. Todo gracias a que en estos 90 días han ido reduciendo el tiempo necesario para planificar las actividades de Curiosity, desde las 16 Horas iniciales hasta las 12 actuales.

No es este el único cambio, ya que una buena parte del equipo de científicos que han estado trabajando con Curiosity desde su llegada, aquellos que no forman parte del JPL (algo más de 200 de los 400 acreditados), están regresando a sus respectivas instituciones, tanto en EEUU como en Europa, y seguirán participando en las actividades del rover a distancia, tanto a través de videoconferencia como mediante conexiones vía internet. Como en el caso de sus colegas del equipo de operaciones, la experiencia acumulada en estos 3 meses hace que ya no sea necesaria que todos ellos permanezcan reunidos en un lugar concreto para cordinarse y trabajar.

Sol 90 marca el final de una etapa de trabajo excepcional, fruto de un momento excepcional y necesaria para adquirir las bases necesarias para un futuro que se espera largo y exitoso. Llegará el día en que sepan moverlo con la misma facilidad que Opportunity, donde casi 9 años de experiencia han permitido a sus controladores moverlo casi sin esfuerzo y sabiendo con certeza y sin apenas estudios lo que pueden y no pueden esperar de el...la primera "clase intensiva" para conseguirlo se superó y con una nota excelente.

Uno de los relojes "marcianos" que podemos encontrar en el JPL y que hasta ahora han estado siguiendo el equipo de operaciones de Curiosity para regular sus vidas.
 
Algunos de los "marcianos" en plena jornada nocturna...trabajando duro pero sin perder el humor.

Curiosity Team Switches Back to Earth Time