En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

En las arenas de Aeolis Mons. Cámara MAHLI. Sol 803
Examinando el terreno con el APXS. Sol 813
Cámara MAHLI. Sol 814 http://i.imgur.com/s7z94CF.jpg

viernes, noviembre 16, 2012

Los latidos de la atmósfera marciana

Posibles Dust Devils, presión atmosférica en aumento, olas térmicas y ciclos en la radiación ambiental protagonistas de los últimos datos enviados por Curiosity.

Mientras SAM y CheMin siguen con sus respectivos análisis de suelo marciano, y a la espera de nuevos datos que permitan confirmar los primeros resultados enviados por este primero, fueron otros 2 instrumentos los protagonistas absolutos de la última teleconferencia de la NASA. Tanto la estación meteorlógica REMS como el sensor de partículas de alta energía RAD tenían, después de 12 semanas de trabajo, notables noticias que darnos sobre el ambiente, tanto climático como de radiación ambiental, que como veremos están más interelacionados de lo que podamos pensar.

REMS: Los datos enviados revelaron que Curiosity experimientó unos 20 eventos atmosféricos con al menos una de las caracteristicas propias de un torbellino, entre las que encontramos breves cambios en la presión del aire, de la dirección del viento, de su velocidad, aumentos en la temperatura del aire o cambios en los niveles de luz ultravioleta. De todos ellos al menos 2 de dichos eventos presentaron las 5 características al mismo tiempo.

La conclusión es que Curiosity afrontó diversos DustDevil, aunque la no observación visual (a diferencia de Spirit y en menor medida Opportunity, que los vieron claramente) representa un pequeño enigma. Es posible que los vórtices atmosféricos en Gale no arrastren tanto polvo como en otras zonas de Marte, lo que resulta especialmente dada su importancia, como explica Manuel de la Torre Juárez, del JPL en Pasadena:"El polvo en la atmósfera tiene un papel importante en el clima marciano, ya que el levantado por los Dust Devils y las grandes tormentas calientan la atmósfera". Por tanto, si esto no ocurre en Gale, o lo hace en menor proporción, representa un elemento clave para entener su clima.


Una de las sorpresas, al menos para algunos de los científicos de la misión, es la dirección predominante en los vientos, que se mueven sobretodo de Este a Oeste, al contrario del sentido Norte a Sur que se esperaba por efecto de la presencia de Aeolis Mons:"Con la pendiente del borde de cráter al Norte y Aeolis Mons al Sur estamos viendo que el viento sopla a lo largo de la depresión entre estos dos puntos, en lugar moverse arriba y abajo por este último. Si no vemos un cambio en los patrones de viento cuando Curiosity se diriga a las laderas de Aeolis Mons será toda una sorpresa", explicó Claire Newman, del equipo REMS.


También llegaron datos interesantes sobre la presión atmosférica y los complejos ciclos que sigue, tanto diarios como estacionales. Dentro de este último se situa en constante aumento detectado desde la llegada de Curiosity, ya esperando y que tiene su origen en la sublimación a la atmósfera de toneladas de gas CO2, que se había congelado en forma de nieve carbónica durante el Invierno en el Polo Sur y ahora, con la entrada en la Primavera, está regresando a la atmósfera.

En el caso del primero se observa una presión más alta en la mañana y  más baja durante la noche, fruto del calor del Sol. Esto origina una permanente onda de calor en el lado diurno de la atmósfera conocida como marea térmica, y que barre el planeta a medida que esta va rotando sobre si mismo. Un fenómeno que tiene un interesante efecto en los niveles de radiación de la superficie, como indica RAD.

RAD: "Vemos un patrón definido, relacionado con las mareas diarias térmicas de la atmósfera. Esta proporciona cierto nivel de "blindaje", y el nivel de partículas cargadas es menor cuando la atmósfera es más gruesa. En general, la atmósfera reduce la dosis de radiación en comparación con lo que vimos durante el vuelo a Marte", explicó Don Hassler, del Southwest Research Institute's Boulder e investigador en jefe de este instrumento.


Uno de los descubrimientos más importantes de RAD es que los niveles de radiación en la superficie está dentro de unos niveles soportables para los seres humanos, parecido al que deben hacer frente los ocupantes de la ISS y la mitad de lo que registrado por Curiosity durante su viaje interplanetario.Por tanto, aunque solo fuera por periodos de tiempo limitado, futuros exploradores podrían vivir y moverse por Marte, lo que abre las puertas a un hipotético viaje tripulado.

Si esto ocurre algún día les espera un mundo que, como observamos en estos datos, es mucho más complejo y dinámico de lo que las imágenes puedan hacernos pensar incialmente. Y apenas estamos en el comienzo de esta aventura....

La marea térmica que se genera en la atmósfera marciana a causa del calor solar, y que tiene efectos claros en la presión atmosférica diaria y los niveles de radiación en la superficie.
 
Algunas de la señales del paso de lo que parecen torbellinos sobre Curiosity.

El ciclo de presión atmosférica en Sol 31 y en Sol 93, donde se observa el claro aumento ocurrido en este periodo de tiempo.

La relación inversamente proporcional entre el cambio de presión y el nivel de radiación.

El algo caótico y no esperado patrón de los vientos observados al mediodía en Gale.

Los instrumentos de Curiosity. Podemos ver la situación del detector de radiación (DAT) y la estación meteorológica (REMS)
 
NASA Rover Providing New Weather and Radiation Data About Mars