Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, septiembre 26, 2012

Buscando las piezas invisibles

El observatorio espacial Chandra detecta la posible presencia de un inmenso halo de materia extremadamente caliente alrededor de nuestra galaxia.

Nuestra comprensión actual del Universo tiene muchos interrogantes y elementos desconocidos, como un edificio al que le faltan aún algunos de sus pilares básicos para ofrecer cierta estabilidad y coherencia al conjunto. Cosas como la Materia Oscura (que se supone conforma la mayor parte de la mada que este contiene) y la Energía Oscura (que explicaría la expansión acelerada del Cosmos) son sin duda las más "mediáticas", la que solemos escuchar en los medios de forma más habitual...

Sin embargo hay otros misterios, otros elementos "faltantes", menos conocidas pero no por ello menos importante en nuestro esfuerzo de comprensión cósmica...y uno de ellos es el caso de la materia Bariónica (es decir, la que da forma a las estrellas, los planetas y a nosotros mismos) perdida, un enigma casi tan desafiante para la cosmología actual como lo pueden ser sus contrapartidas oscuras.

Básicamente esta enigma señala que la cantidad de materia Bariónica que se estima que existe en el Universo actual es apenas la mitad de la que debería ser según los cálculos realizados durante los últimos años, lo que indicaba que o bien los modelos cosmológicos actuales no eran correctos o que la mitad de dicha materia había desaparecido...o quizás está ahí, en algún lugar, pero oculta a nuestra mirada. Y es esta última opción la que ahora se señala como la más probable, aunque ni mucho menos definitiva, con los datos ofrecidos por el telescopio espacial Chandra, en colaboración con el europeo XMM-Newton  y el japonés Suzaku.

Sus resultados, extrapolados a partir de la absorción de parte de los Rayos-X procedentes de fuentes intergalácticas, incidan que alrededor de la Vía Láctea se extiende un halo de materia (Iones de Oxígeno) de proporciones inmensas, con una masa equivalente de entre 10.000 y 60.000 millones de Soles y a temperaturas extremadamente altas, entre 1 y 2.5 Millones de grados Kelvin. Proporciones casi inimaginables para un tipo de estructura de la que ya se tenían indicios anteriores de su existencia, tanto en nuestra galaxia como en otras, pero cuya masa y temperatura va mucho más allá de lo que se había imaginado.

"Nuestro trabajo demuestra que, para parámetros con valores razonables y con supuestos igualmente razonables, las observaciones de Chandra implica una enorme reserva de gas caliente alrededor de la Vía Láctea. Puede extenderse cientos de miles de años luz alrededor de la Vía Láctea o se puede extender más y abarcar todo el Grupo Local. De cualquier manera, su masa parece ser muy grande", explica Smita Mathur, de la Ohio State University.

Puede parecer sorprendente que algo de tal magnitud haya pasado desapercibido, pero aunque la masa y temperatura parecen inmensos el espacio por el que se extiende lo es aún más, por lo que la densidad total es extremadamente baja.

Lo significativo es que este descubrimiento es que apoya la teoría de que la materia "faltante" podría encontrarse en inmensas nubes que rodean y conectan las galaxias, lo que podría significar un paso decisivo para solucionar uno de los misterios que hasta ahora más se resisten a nuestros esfuerzos para encontrar una respuesta.

Chandra, lanzado en 1999 durante la misión STS-93 del transbordador espacial y hoy día, junto a otros llegados posteriormente, sigue explorando el Cosmos en la banda de Rayos-X del espectro y ofreciendo nuevos descubrimientos, como vemos ahora.

Astronomers Discover Milky Way’s Hot Halo

No hay comentarios: