En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Campo de dunas. Sol 703
Tiempo de Primavera.
Mirando al horizonte. Sol 696

martes, diciembre 11, 2012

Los ecos del 6 de Agosto

Mars Reconnaissance Orbiter fotografía la zona de impacto de la etapa de crucero de Curiosity.

Para todos los que seguimos, durante la larga y tensa noche del 6 de Agosto, la llegada del gran rover a Marte el momento de la verdad empezó 7 minutos antes de tocar tierra, en el momento en que el escudo térmico rozó finalmente las capas altas de la atmósfera marciana y su temperatura inició un vertiginoso aumento...unos momentos de alta tensión que teminarían minutos después con la confirmación de que todo había ocurrido como estaba previsto y Curiosity se encontraba sano y salvo sobre la superficie de Gale.

Pero 10 minutos antes de la entrada atmosférica, y en lo que se podía considerar el final del viaje propiamente dicho, la etapa de crucero, el módulo que lo había guiado hasta Marte y colocando en la trayectoria exacta, daba por concluida su misión y se separaba de Curiosity, que afrontaba, ya en solitario, su cita con el destino.

Con el objetivo cumplido y ya sin capacidad para maniobrar, la etapa de crucero le siguió en su entrada en la atmósfera marciana, aunque sin ningún escudo que la protegiera, se conviertió en un brillante meteoro cuyos restos se precipitaron a unos 80 Kilómetros al Oeste de donde finalmente aterrizó el rover, junto con los 2 pesos de Tugsteno de 75 Kilogramos cada uno que se liberaron al mismo tiempo para ganar elevación aerodinamica. Una lluvia de fuego y metal que dejó su huella sobre la superficie del planeta rojo.

No era facil encontrarlas, ya que a diferencia de Curiosity la caida de la etapa de crucero sobre Marte no estaba dirigida, más allá de asegurar cierta distancia entre ambos, y solo teníamos por ello una idea muy general del lugar exacto. Finalmente la Mars Reconnaissance Orbiter, mediante la cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment), pudo encontrar  y fotografiar sus restos, esparcidos en un area de varios Kilómetros de amplitud, completando así la observación de todos las partes que componían este viajero interplanetario, desde el propio rover hasta el escudo, el paracaidas, los pesas de Tugsteno, el módulo de descenso y ahora la etapa de crucero. Sin duda fue un día agitado en esa zona de Marte.

Buscar y fotografiar este tipo de restos no es gratuito, ya que detrás existe un objetivo científico...dado que se conoce la masa, forma, densidad, composición y velocidad es posible deducir características de la atmósfera a partir del estudio de los puntos de impacto, algo que no es es posible hacer con tanta precisión con los cráteres del planeta, ya que las propiedades de los diversos cuerpos que los formaron solo los podemos deducir de una forma aproximada.

Podemos decir, por tanto, que incluso esta compañera de viaje de Curiosity, una vez cumplido su objetivo de guiarlo hasta el planeta, hizo un último y postrero servicio, ofreciendo una valiosa información científica que 120 días marcianos después, la MRO recogió y envió a La Tierra. Un final digno de la misión a la cual perteneció y de la que fue una parte vital durante los largos meses de viaje interplanetario.

La panorámica completa, que abarca todos los restos de la etapa de crucero así como los pesos de Tugsteno liberados durante la operación.

La etapa de crucero ya acoplada al escudo hermético dentro del cual se encuentra Curiosity y el módulo de descenso.

El principio del largo viaje. Una cámara situada en la etapa superior del cohete que le dió el impuslo final hacia el planeta rojo fotografía a Curiosity alejándose, mostrando los paneles solares de la etapa de crucero.

Misión cumplida. 10 minutos antes de la entrada en la atmósfera la etapa de crucero se separa del rover. Unos 15 minutos después sus restos ya descansaban sobre la superficie.

Orbiter Spies Where Rover's Cruise Stage Hit Mars