Ultimas imágenes de Curiosity

Autorretrato de Curiosity, a partir de imágenes tomadas por la cámara MAHLI, situada en el extremo de su brazo robótico. 26 de Febrero de 2020.
Nubes en los cielos marcianos

sábado, septiembre 08, 2018

Una última luz

Kepler despierta de nuevo para su última campaña de caza de exoplanetas.

Es la historia de un superviviente nato, al nivel o quizás por encima de Opportunity. Todo su amplio equipo humano no han dejado de trabajar para reinventarlo cuando llegaba a un aparente muro, y esa es la clave para que aún hoy, años después de que su misión como tal llegara a un final aparentemente inevitable, siga trabajando. Pero su suerte, o lo que es lo mismo su combustible, se agota a pasos agigantados y el final está llamado a la puerta.

El pasado Agosto parecía que el momento había llegado. El día 9 se decidió usar el poco combustible que le queda para enviar los datos de su campaña número 18 a la Tierra, así como un diagnostico de su estado, que mostró problemas en el comportamiento de uno de sus impulsores, así como cierto punto de degradación en su sistema de guiado. De los niveles de combustible disponible la información era incierta, no hay sensores interno que lo midan, y todo depende de cálculos estimativos, bastante precisos, pero no del todo. Y con toda esta información, el 24 de Agosto, Kepler fue puesto nuevamente en hibernación. Bien puedo ser para siempre.

Pero no será el caso, al menos de momento. El pasado 29 de Agosto, una vez revisados los datos y con un diagnóstico claro del estado de los sistemas, la NASA dio luz verde para despertarlo de nuevo y ponerlo a trabajar. Se iniciaba así la campaña 19 de caza de exoplanetas. No sabemos hasta cuando, ya que todo depende de un combustible del que sabemos está muy cerca del agotamiento total, pero no exactamente cuando queda. Podría terminarse mañana, o aún tener suficiente para completar la actual campaña, o quizás incluso una hipotética campaña 20. No lo sabemos. Disfrutemos de estos momentos.

La "segunda vida" de Kepler, conocida como K2, permitió extender su vida hasta ahora, superando sus problemas técnicos. La última barrera, el agotamiento de su combustible, es sin embargo imposible de superar.


Cada campaña del Kepler se centró en una región diferente del Firmamento, con unos objetivos definidos. Por ello cada día que dure esta última campaña es un tesoro. 

El Telescopio Espacial Kepler vive sus últimos momentos antes de quedarse sin combustible

No hay comentarios: