Ultimas imágenes de Curiosity

Autorretrato de Curiosity, a partir de imágenes tomadas por la cámara MAHLI, situada en el extremo de su brazo robótico. 26 de Febrero de 2020.
Nubes en los cielos marcianos

sábado, septiembre 22, 2018

Saltando sobre un asteroide

Confirmados el aterrizaje de los rovers MINERVA en Ryugu.

La primera Hayabusa dejó para la posteridad una historia de éxito final, pero también no pocas frustraciones y objetivos que no pudieron cumplirse tal como se esperaba. Uno de ellos fue el fracaso de su intento de hacer aterrizar a la pequeña Minerva en el asteroide Itokawa, que terminó perdiéndose en el espacio. Era una cuenta pendiente para la JAXA, y hoy podemos decir que finalmente esta dolorosa página en la historia de la  Agencia Espacial Japonesa puede darse por cerrada y superada. Los sucesores han vengado a su predecesora.

Han sido horas de incertidumbre, ya que la falta de noticias sobre lo ocurrido con los dos rovers MINERVA-II (MIcro Nano Experimental Robot Vehicle for Asteroid) una vez separadas de la Hayabusa 2 hacia pensar lo peor. Finalmente no hubo problema alguno en esta delicada operación, solo con la capacidad de comunicación de la JAXA, que sigue a años luz por detrás de la NASA. La realidad, como se confirmó recientemente, es que ambos vehículos, habían aterrizado con éxito sobre el asteroide Ryugu, enviando los primeros datos e imágenes, y en el caso de MINERVA-II1A, ya había realizado su primer salto, la forma con la que, sacando partido a la ínfima gravedad del asteroide, se irán desplazando para alcanzar otras regiones.

Estos diminutos exploradores miden 18 centímetros, con una altura de 7 centímetros, y un peso de 1,1 kilos. Pese a ello están provistos de cámaras (4 el 1A y 3 el 1B) y sensores para medir la temperatura de la superficie. Cubiertos de paneles solares y con la capacidad de saltar grandes distancias, durante los cuales se espera que permanezcan hasta 15 minutos flotando sobre la superficie, podrían permanecer operativas mientras la Hayabusa 2 siga en las cercanías del asteroide. Y en los próximos meses con compañía, ya que Minerva-II 2 un módulo de aterrizaje más completo aunque en este caso inmóvil, y el vehículo Mascot, deberán seguirles en esta aventura. Ryugu será un lugar ciertamente transitado.


Es solo el primer paso de una misión ambiciosa y compleja, pero después de la experiencia de la primera Hayabusa, su éxito implica romper una barrera mental, curar la herida de ese fiasco. El manager del proyecto, Makoto Yoshikawa, seguramente habla en nombre de todos con sus palabras una vez confirmado que todo había concluido con éxito:"Me conmovió ver a estos pequeños rovers explorar con éxito la superficie de un asteroides, porque no lo pudimos lograr con Hayabusa, hace 13 años". Ahora, finalmente, pueden seguir avanzando.El futuro se promete brillante.

Imagen enviada por 1A después del aterrizaje, cuando estaba realizando el primer "salto", moviéndose por encima de la superficie.

Imagen tomada inmediatamente después de la separación de la Hayabusa2, que puede verse en la parte superior. La imagen está borrosa porque la foto fue tomada mientras 1A estaba girando sobre si mismo.

Ryugu desde pocas decenas de metros de altura, tomada por 1B poco después de la separación.

Los dos pequeños rovers MINERVA-II1, ahora ya en Ryugu, junto con el contenedor que las transportada.

MINERVA-II1: Successful image capture, landing on Ryugu and hop!

No hay comentarios: