Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

domingo, agosto 10, 2014

Post Vintage (106): cuando dos viajeros se dieron la mano

El día en que Cassini se encontró con Júpiter y la sonda Galileo.

Era un simple punto de paso en su largo camino hacia el que era su meta final, Saturno, un lugar donde adquirir la velocidad y trayectoria definitiva para dar un último salto adelante. Sin embargo, y a pesar de que incluso en el momento de máxima aproximación (10:05 A.M. UTC, 30 de Diciembre de 2000) la distancia no quedó por debajo de los 9,7 Millones de Kilómetros, el encuentro de Cassini con Júpiter fue también extremadamente productiva científicamente hablando. Entre otras cosas porque en las cercanías del gigante gaseoso alguien la estaba esperando: La sonda Galileo.

Aunque actualmente es algo habitual en el caso de los planetas interiores, especialmente Marte, que dos sondas exploradoras coincidan en el tiempo, que ocurra en uno de los grandes mundos exteriores no lo es tanto. Hasta el punto que el encuentro Cassini-Galileo fue el primero y único de la historia. Fueron dos caminos bien distintos que se cruzaron fugazmente junto al mayor de los planetas.

Los técnicos y científicos de la NASA no desperdiciaron esta circunstancia excepcional y ambos vehículos trabajaron de forma cordinada, ofreciendo mediciones simultanias de las mismas regiones del planeta desde puntos de vista diferente, permitiendo avanzar notablemente en su conocimiento, especialmente en como el gigantesco campo magnético joviano interacciona con el viento solar, ademas de ofrecer, gracias a este trabajo en equipo, una imágen más clara de los fronteras de la burbuja magnética y como esta se deforma ante la presión del Sol.


Cassini también hizo su propia aportación individual al conocimiento, manteniendo una observación constante del planeta, que empezó 6 meses antes, y con sus 26.000 imágenes ofrecio la visión global más completa de la que se tiene hasta día de hoy, permitiendo observar y deducir la altura y composición de las grandes formaciones tormentosas que recorren el rostro joviano. Y es que si bien la calidad de las fotografías, debido a la distancia, no era superior a las ofrecidas por las Voyagers 1 y 2 en 1979, la capacidad superior de las cámaras de la Cassini a la hora de captar un mayor espectro de colores les permitió ofrecer mayor información sobre lo que se estaba viendo.

Finalmente, pero no menos importante, el encuentro con Júpiter permitió evaluar el funcionamiento y diseñar operaciones de observación que posteriormente fueron de gran utilidad cuando llegó a Saturno, tal como explicaba
Bob Mitchell, director del programa Cassini del JPL, en 2010: "El paso por Júpiter nos benefició de dos maneras, por un lado todos los datos de ciencia únicos que se recopilaron y el otro el conocimiento acerca de cómo operar eficazmente esta compleja máquina. Hoy, 10 años más tarde, nuestras operaciones están todavía muy influenciados por esa experiencia y nos siguen siendo de gran utilidad".

Tras ese encuentro ambas sondas siguieron su camino. La sonda Galileo sería finalmente destruida 3 años después al incinerarse en la atmósfera joviana por decisión de la NASA, pues una vez terminada su vida util y ya sin control existía el risgo de que en el futuro colisionara con alguna de las grandes lunas del planeta. Puesto que, especialmente en el caso de Europa, se considera seriamente la posibilidad de que albergen ambientes subterraneos propicios para la vida, se decidió evitar cualquier riesgo de contaminación con esta medida.

Cassini, por su parte, y con el empuje recibido, seguiría su camino hasta Saturno, alcanzandolo y poniendose en órbita en 2006, donde aún permanece ofreciendo continuamente imágenes espectaculares y acumulando descubrimiento tras descubrimiento. Una historia llena de éxitos que escribio sus primeras páginas en otro mundo.

Realizada a partir de imágenes tomadas por la Cassini desde unos 10 Millones de Kilómetros, esta mosaico, que capta el planeta con sus colores reales, está considerada la mejor panorámica de Júpiter de la que se dispone hasta la fecha.

La volcánica Io parece flotar por encima de los sistemas nubosos Jovianos, en una de las imágenes más hermosas tomadas por Cassini. Todo un avance de lo que estaba por llegar cuatro años después. 

Cassini Celebrates 10 Years Since Jupiter Encounter

1 comentario:

Carlos T dijo...

No de ja de maravillarme la precision y habilidad de los tecnicos encargados de estas sondas, lo que son capaces de hacer con tan solo 5 seg o como han mantenido a la Cassini dando datos cientificos. Es una lastima que los humanos malgasten tanto dinero y esfuerzo en matarse unos a otros y no en tener una gran flota de grandes exploradores planetarios...en fin, esperemos mejores tiempos