Ultimas imágenes de Curiosity

Pruebas con el taladro, del cual se espera que regresa a la actividad, después de un tiempo de inactividad debido a problemas técnicos. Sol 1848
Ocaso marciano.Sol 1863

lunes, agosto 11, 2014

Llegada y despedida

ISSE-3 sobrevuela La Luna, dando inicio a su nueva aventura interplanetaria.

Activar todos los instrumentos, recabar la mayor cantidad de datos científicos posibles y seguir en contacto tanto tiempo como sea posible hasta que la distancia sea de nuevo tal que su tenue señal no pueda ser seguida con los medios disponibles. Ese es el conocido como "plan B" de los integrantes del equipo de "hackers" espaciales @ISEE3Reboot, una vez que el plan original, enviarla de nuevo al punto de Lagrange L1 de donde había partido hacia más de 30 años, se descartó al fallar el sistema de impulsión, más concretamente la pérdida, por razones desconocidas, del Nitrógeno que daba la presión necesaria para que la Hidracina, el combustible propiamente dicho, pudiera pasar del depósito a la cámara de combustión.

El encuentro con La Luna de este pasado 10 de Agosto era el punto clave para esta operación, en que la sonda habría tenido que pasar a solo 50 Kilómetros por encima de la superficie, para ser así impulsada por su campo gravitatorio hacia L1. Eso no fue posible y la sonda lo hizo a unos 15.631 Kilómetros de nuestro satélite a 19:16 UTC, siguiendo así su órbita alrededor del Sol, muy parecida a la de La Tierra, de la cual se irá alejando lentamente tal como la alcanzó en su momento. El sueño de un regreso permanente termina, pero no el de ser nuevamente, aunque solo sea por un tiempo limitado, una sonda en activo.

La ISEE-3 está equipada con 13 instrumentos científicos, y el objetivo ahora es que todos ellos despierten y regresen a la actividad. El Magnetómetro ya se encuentra en pleno funcionamiento, mientras que otros están respondiendo a la llamada desde La Tierra reiniciando su actividad, como parece ser el caso del Plasma Waves Spectrum Analyzer. Igualmente los datos recogidos durante su sobrevuelo serán de utilidad en combinación con los enviados por las modernas sondas ARTEMIS P1 y P2, actualmente en órbita lunar. Nada mal para un objeto que se aproximó a nosotros como un cuerpo "muerto" y que ahora se aleja habiendo regresado a su estado inicial como una activa y productiva sonda interplanetaria.

La pregunta ahora es por cuanto tiempo. Hasta ahora este proyecto había recibido el respaldo de la Red de Espacio Profundo de la NASA (DSN) y el radiotelescopio de Arecibo, todo un privilegio, aunque solo fuera sacando partido del poco tiempo libre que les iban dejando para la ISEE-3. Pero eso no era barato y, aún más importante, ambas tienen una muy apretada agenda, la primera ofreciendo cobertura no solo a las sondas propias, sino también a las de otras agencias, como la ESA y la ISRO, y la otra con una larga serie de peticiones de equipos científicos de todo el mundo para observaciones del espacio profundo. Por ello, desde este pasado 31 de Julio, es la antena de 21 metros de diámetro de la Universidad Estatal de Morehead (Kentucky, EEUU), involucrada en el proyecto desde su mismo origen, la que se ocupa de las comunicaciones.

Con ella posiblemente se podrá mantenerse el contacto y la recepción de datos varios meses, quizás 1 año según los más optimismas. Más allá de esto dependerá de lo que Arecibo y la DSN puedan ofrecer, marcando el final definitivo de un proyecto que, aunque no consiguió su meta final de hacerla regresar de forma definitiva a La Tierra, no puede menos que ser considerado un éxito casi completo. Restablecer el contacto, activar sus instrumentos y tomar el control sobre su sistema de impulsión (aunque finalmente por la falta de Nitrógeno no fuera suficiente para alterar su trayectoria hasta el punto previsto) es un logro extraodinario, y cada uno de los datos científicos que la ISEE-3 nos envíe los próximos meses un testimonio de ello.

La experiencia de manejar una sonda interplanetaria.

Siempre con humor. Los asistentes al sobrevuelo de la ISEE-3 en el centro de control de la misión, conocido como McMoons por estar situado en un antiguo McDonals, despidiéndose de ella, siendo la segunda la más correcta con respecto a la posición de la sonda con respecto a ellos en ese momento. 

 

Vintage NASA Spacecraft Buzzes the Moon Today After 36 Years in Space

Waving Goodbye To ISEE-3

No hay comentarios: