Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

sábado, mayo 31, 2014

Bienvenida a casa

Recuperada la comunicación con ISEE-3, la sonda fantasma.

Pon juntos a un equipo de ingenieros, programadores y científicos "espaciotrastornados", dales un nombre, una guarida propia de piratas, apoyo técnico y suficiente presupuesto, y podrán conseguir hacer lo imposible. Y es que lo logrado recientemente por el grupo de "hackers espaciales" conocido por ISEE-3 Reboot Project merece no solo ese apelativo, sino que se queda corto para definir lo conseguido y lo que, con un poco de suerte, está por venir.

La ISEE-3, como ya se explicaba en este post, es una antigua sonda, lanzada hace más de 35 años, y que, después de un más que complicado viaje desde la órbita terrestre hacia el espacio profundo, encuentro con La Luna y varios cometas incluidos, había estado dormitando desde 1997, en un viaje alrededor del Sol que en 2014 la llevaría de regreso a La Tierra. La pregunta inevitable era saber si la NASA haría el esfuerzo técnicos y económico de intentar restablecer la comunicación (la parte más complicada, debido al especial y ya anticuado diseño de la sonda en este aspecto), para posteriormente, tomando el control sobre ella y si esta estaba en condiciones para ello, hacerla maniobrar para que entre de nuevo en órbita terrestre, y la respuesta, por otro lado esperable, fue negativa, ya que el retorno científico potencial no compensaba la inversión.

Pero Dennis Wingo y Keith Cowing, cerebros del proyecto Lunar Orbiter Image Recovery Project, impulsaron el conocido como ISEE-3 Reboot Project, un esfuerzo conjunto financiado mediante el famoso crowdfunding, que pronto cubrió los $125.000 Dólares necesarios, con el objetivo de restablecer el contacto y tomar el control de la ISEE-3, con la meta final de hacerla entrar en órbita terrestre. Todo ello, evidentemente, con la luz verde de la NASA, dueña de la sonda y que si bién no pudo aportar apoyo económico ofreció su respaldo técnico, diversas instituciones educativas y personas como Bob Farquhar, ahora de 81 años, miembro del equipo original y que mantenía guardada gran parte de la documentación relacionado con ella. "Él previó este día", explica Wingo."No es solo casualidad que la sonda regrese en 2014. En realidad lo planearon en la década de 1980".

No era una taréa sencilla, ya que la sonda no tiene ordenador de a bordo. Su instrumental es una serie de secuenciadores, y cada uno tiene que ser alcanzado de la manera correcta por las señales de radio. Dicho de otro forma se debía "hablar" con la ISEE-3 con la amplitud suficiente y con el vocabulario adecuado para que respondiera, y para ello, en lugar de crear de nuevo el equipamiento y el hardware necesario, ISEE-3 Reboot Project utilizó software para emular los secuenciadores y así intentar el contacto, partiendo del supuesto de que los 2 radio transpondedores seguían funcionando.

Y se hizo la llamada. Y la ISEE-3 respondió, en una señal llegó a través del Radio Observatorio de Arecibo en Puerto Rico. La sonda "fantasma", después de casi 4 décadas después, estaba de regreso y La Tierra, gracias al entusiasmo de tanta gente de todo el mundo, poco dispuestos a que simplemente pasara de largo sin intentar como mínimo hablar con ella, logrando lo que pocos creían posible.

La parte más complicada llega ahora, donde después de verificar el estado general de la sonda, tanto sus instrumentos científicos (en 1999, la última vez que se disponen de datos sonbre ellos, 12 de los 13 seguían operativos) como de sus sistemas, habrá que verse si es posible activar sus impulsores para realizar las maniobras necesarias para su captura, incluyendo un sobrevuelo extremadamente de La Luna, durante el cual debería pasar a solo 50 Kilómetros por encima de la superficie. Si todo esto tiene éxito se planea convertir a ISEE-3 en una especie de laboratorio científico abierto al gran público, con desarrolladores de software desarrollando aplicaciones para smartphone que permitirán a estudiantes acceder a los instrumentos de la sonda. Y mirando más allá, incluso podría ser enviada de nuevo al encuentro de otro cometa.

Pero incluso si finalmente no es posible la captura, el recuperar las comunicaciones y hacerse con el control de una antigua sonda prácticamente abandonada por parte de estos "espaciotrastornados", apoyados por gente anónima de todo el mundo que no lo están menos que ellos, representa un logro extraodinario, una muestra de como el entusiasmo, aunque solo sea en ocasiones, puede superar las barreras de lo que parece lógico y posible, lo que no deja de ser, precisamente, la naturaleza misma de la carrera espacial. 

De momento, y esperando el desenlace definitivo, solo podemos decir una cosa: Bienvenida a casa, ISEE-3.

El centro de operaciones de ISEE-3 Reboot Project, el edificio 596 del NASA Ames Research Park, concido como McMoons, ya que se trata, como su aspecto delata, de un antiguo MacDonals.

El equipo enviado a Arecibo, donde se realizó el primer contacto, desde la izquierda, Dennis Wingo, Balint Seeber y Austin Epps.

La señal de telemetría enviada por la ISEE-3 como respuesta a las llamadas de La Tierra.

El largo viaje de una viajera incansable.

La International Sun-Earth Explorer (ISEE-3) durante las pruebas previas al lanzamiento.  

El largo viaje de la ISSE-3.

Logran tomar el control de la nave “zombi” ISEE-3 

We Are Now In Command of the ISEE-3 Spacecraft

Success! Private Group Makes Contact with 36-Year-Old NASA Spacecraft

No hay comentarios: