Ultimas imágenes de Curiosity

Fobos en el cielo diurno
Horizontes cercanos. Sol 2578

martes, octubre 16, 2018

Caída y regreso

El telescopio Chandra regresa a la actividad después de los problemas generados por uno de sus giroscopios.

No han sido semanas demasiado tranquilas para la NASA. El proyecto del cohete SLS está envuelto en más dudas que nunca, el fallido lanzamiento de la Soyuz M-10 puso a la ISS en una situación comprometida a medio plazo, Opportunity sigue sin dar señales de vida, Dawn vive sus últimos momentos, el Hubble entró en modo seguro, interrumpiendo sus actividades temporalmente, y para completar unos días maravillosos, otro de sus telescopios espaciales, el menos conocido pero igualmente valioso Chandra, también experimentó problemas que lo envió, al igual que su más mediático hermano, a interrumpir sus actividades. Ciertamente no han sido días felices para la agencia espacial.

Afortudamente no todo son malas noticias, y uno de los ingenios en problemas, el Chandra, acaba de superar sus problemas internos. Todo gracias a los esfuerzos de los técnicos en tierra, que identificaron el origen del fallo en uno de sus giroscopios (elemento también envuelto en los problemas del Hubble), experimentó un comportamiento anómalo durante 3 segundos, tiempo durante el cual envió datos erróneos a su ordenador central, que a causa de ello hizo cálculos erróneas sobre el movimiento del telescopio. Ante esta situación imprevista, activo el modo seguro, suspendiendo sus actividades para evitar posibles peligros. Eso ocurrió el 10 de Octubre.

5 días después, analizados los datos, se identifico el problema. El equipo ha completado los planes para cambiar los giroscopios y colocar el que experimentó la falla en reserva. Una vez configurado con una serie de parches de software, el equipo lo devolverá a las operaciones científicas, que se espera que comiencen a fines de esta semana.

El Chandra forma parte del ilustre grupo de veteranos conocidos por los Grandes Observatorios, una serie de 4 telescopios orbitales lanzados por la NASA hace varias décadas, y que incluyen también el Hubble, la Spitzer y el ya desaparecido Compton. Como los dos primeros ya ha superado ampliamente su misión original, inicialmente de 5 años pero que hoy ya cumple 19 años en plena actividad, cubriendo el Firmamento en rayos X, algo imposible desde tierra, ya que nuestra atmósfera absorbe por completo esta frecuencia del espectro. Su retorno en una gran noticia para los astrónomos, aunque, como con el Hubble, es un aviso de que estos robustos pero envejecidos ingenios espaciales no estarán siempre con nosotros.

El veterano Chandra en detalle.

Los conocidos como Grandes Observatorios fue un conjunto de telescopios proyectados y lanzados por la NASA para cubrir la Bóveda Celeste en diversas frecuencias del espectro. Con la excepción del Compron (CGRO), todos siguen activos hoy día a pesar de haber superado ampliamente su tiempo de vida previsto. 

Chandra Operations Resume After Cause of Safe Mode Identified

No hay comentarios: