Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

miércoles, octubre 29, 2014

Una explosión de realidad

El cohete Antares, que debía enviar una nueva Cygnus con suministros a la ISS, se convierte en una bola de fuego pocos segundos después del lanzamiento. 

Segundos después del despegue, era evidente que algo estaba mal."A medida que el vehículo estaba elevándose desde la plataforma, había algo de arrastre, un penacho de humo y fuego desde el propio cohete que le seguía en su ascensión. Había una clara ruptura y la integridad falló. Se generó entonces una enorme bola de fuego, seguida por una explosión muy fuerte. Las piezas fueron enviadas volando por todas partes y luego el vehículo cayó de nuevo a la plataforma, explotando en una bola de fuego aún más grande, marcando toda la zona en fuego". Así narraba uno de los asitentes el peor accidente de la naciente carrera espacial privada y el primero sufrido por Orbital Sciences.

Con la pérdida del cohete Antares lo hizo también la nave Cygnus, que afrontaba su tercer viaje a la ISS con el objetivo de entregar 2.290 Kilogramos de suministros dentro del contrato que esta compañía tiene firmado con la NASA. Esta pérdida no parece comprometer la situación en la estación espacial en lo que respecta a agua y provisiones, de las que tiene suficientes para afrontar los próximos meses y con la Progress 57 de camino, pero representa un inesperado golpe después de que tanto Orbital Sciences como su rival comercial, Space X, hubieran protagonizado una serie de éxitos en este campo que había generado una sensación de confianza y seguridad ahora sin duda dañada.

Los fallos catastróficos en lanzamientos espaciales son inevitables, tarde o temprano ocurren, como lo es, por desgracia, que se estrelle un avión, descarrile un tren o un barco se hunda. Los Humanos no son perfectos, y por tanto sus creaciones tampoco, por mucho que en ocasiones seamos capaces de aproximarnos a ella. Sin embargo para una industria que apenas está dando sus primeros pasos y debe ganarse la confianza tanto de la NASA como de posibles clientes comerciales, un acontecimiento como este representa una prueba de fuego para comprobar su madurez. Investigar a fondo las causas con total claridad de cara al gran público, aprender de lo ocurrido en este oscuro día y aplicarlo en próximos lanzamientos para ganar de nuevo la confiaza necesaria para seguir avanzando, como tuvo que hacer la propia NASA en no pocas ocasiones, es ahora imprescindible.

"Creo que esto sólo nos recuerda lo difícil que es este negocio", expresó Bill Gerstenmaier, administrador del NASA’s Human Exploration and Operations Mission Directorate. Y ciertamente no le falta razón.

El lanzamiento y explosión del Antares. Desde el mismo momento del despegue era evidente que algo malo le estaba ocurriendo.

El accidente desde la zona de prensa, recibido con asombro y miedo.

Una prespectiva única pero que ojala nunca hubiéramos tenido que ver. 

La mayor parte de los daños parece que están limitados a la propia plataforma de lanzamiento y al extremo sur de Wallops Island, con los fuegos generado por la explosión contenidos pero que han seguido ardiendo durante horas. Este Miercoles empezarán las tareas de recuperación así como la investigación para saber lo ocurrido.
 
El día después.

Private Orbital Sciences Rocket Explodes During Launch, NASA Cargo Lost

Breaking: Antares Rocket Explodes at Liftoff

[UPDATED] Antares Rocket Explodes Seconds after Liftoff

No hay comentarios: