Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2150
Sol 2152

viernes, marzo 02, 2018

Las hermanas del viejo mundo

Mars Express y ExoMars, listas para trabajar mano a mano.

La carrera espacial europea afronta este 2018 un acontecimiento único en su historia, como es el tener a dos sondas activas en el planeta. Algo en lo que la NASA tiene cierta experiencia, pero que para la ESA, con una capacidad mucho más limitada para lanzar nuevos proyectos interplanetarios, es la primera vez que ocurre. Es una situación hasta cierto punto inesperada, ya que nadie podía esperar que 15 años después la Mars Express estuviera aún plenamente activa, y en su momento la idea de la ambiciosa ExoMars era un sueño lejano, y en ocasiones destinado a quedarse en nada. Pero finalmente ambas se han encontrado, y ante los científicos de ambas misiones se abren ahora grandes oportunidades que no podrían esperar alcanzar por si solar. Es la hora de la colaboración.

Y es que dos aspectos clave en el estudio del planeta,la presencia de metano y su climatología y ciclo del agua, sus observaciones son complementarias. Mars Express, en los quince años que lleva operativa, ha ofrecido una imagen global del planeta, desde el subsuelo hasta su atmósfera, mientras que ExoMars TGO está diseñada para el estudio de aspectos más concretos. Alejandro Cardesín, experto en misiones marcianas de la ESA, apunta que "buscamos ver qué se ha aprendido de Mars Express para aplicarlo en TGO, cómo se pueden coordinar observaciones entre ambas para hacer más ciencia"
 
Para Miguel Ángel López Valverde, coinvestigador de ambas misiones en el Instituto de Astrofísica de Andalucía, "es importante tener observaciones continuadas en el tiempo con instrumentos similares", explica. Los 15 años de estudios de Mars Express le permiten tener, probablemente, la base de datos más completa sobre la climatología del planeta, conseguida gracias a observaciones continuadas, y ExoMars las va a complementar con su particular punto de vista, ya que su órbita no es tan elíptica y está más próxima a la superficie. Esto permite que la primera tome imágenes amplias que ofrezcan contexto y la segunda mida un aspecto específico más de cerca y, quizás, de manera simultánea.

Evidentemente encontrar una respuesta al enigma del metano marciano es uno de los grandes objetivos. La señal espectral detectada por Mars Express era muy débil, por lo que se espera que ExoMars pueda confirmar, o no, su existencia, ya que está diseñada específicamente para detectarlo incluso en niveles extremadamente bajos, utilizando la luz del Sol y las bandas de absorción que su presencia genera."Si se observa metano en un determinado lugar, lo ideal sería mapearlo, ver su distribución y su evolución en los siguientes días. TGO tiene instrumentación para medir en nadir también, como Mars Express. Ambas pueden darse cobertura geométrica y temporal en la misma región espectral que complemente los datos. Entre las dos representan la mejor sinergia. Una vez detectado el metano por Mars Express, TGO puede hacer seguimiento de la posible nube", explica López Valverde.

En definitiva, y gracias al trabajo conjunto de ambas sondas, hermanas que ahora se encuentran en otro mundo, se espera tener un conocimiento integral de Marte, y con ello encontrarnos con nuevas sopresas. Y es que como dice el propio Lopez Valverde, "nuestro nivel de ignorancia hace que la sorpresa esté garantizada".

La flota interplanetaria europea, incluyendo la ya desaparecida Venus Express y las futuras Bebicolombo y Juice. Lejos de lo que la NASA, y en sus buenos tiempos, Rusia, puede ofrecer, pero que sigue su propio camino, y ahora afronta la novedosa experiencia de tener dos sondas trabajando de forma conjunta. 

MarsExpress y ExoMars estudian Marte de forma integral

No hay comentarios: