Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity bajo la tormenta de polvo global que está azotando a Marte. Sol 1974

lunes, octubre 30, 2017

Cometas de maravillas y misterios

Adentrándonos en una de las más extraordinarias columnas de polvo observada por Rosetta.

Churyumov-Gerasimenko no tiene un nombre sencillo de recordar, no forma parte de esa selecta familia de los que forman parte del imaginario colectivo, como el Halley, y posiblemente no estaría entre los más nombrados si se hiciera una encuesta entre los internautas sobre ellos. Pero para los astrónomos es la auténtica joya de lo corona, ya que no existe otro que haya sido tan estudiado y del que tengamos tanta información e imágenes, todo gracias a la sonda Rosetta, y en menor medida a la pequeña Philae durante los 3 días que pudo permanecer en activo sobre la superficie.

Tanto aprendimos que incluso ahora, tiempo después de que la sonda nos dejara, siguen dando lugar a descubrimientos y nuevas teorías. La última de ella nos llega desde un acontecimiento ocurrido en el cometa el 3 de Julio de 2016, mientras se alejaba del Sol, a una distancia de casi 500 millones de kilómetros."Vimos una brillante columna de polvo que salía de la superficie como un surtidor", explica Jessica Agarwal, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar."Duró aproximadamente una hora y produjo unos 18 kg de polvo por segundo".Rosetta captó el fenómeno en todo su esplendor, y gracias a que acompañaba al cometa en su viaje, discernir su punto de origen, en una pared de 10 metros de alto alrededor de una fosa circular.

No era, evidentemente, la primera vez que se captaba actividad de esta clase, pero esta vez la suerte llevó a Rosetta al lugar preciso en el momento adecuado, no solo para el fenómeno, sino incluso para tocarlo casi literalmente."Esta columna fue realmente especial. Disponemos de datos de calidad de cinco instrumentos distintos sobre los cambios experimentados por la superficie y sobre los materiales eyectados, ya que dio la casualidad de que Rosetta estaba orientada al lado adecuado de la superficie y atravesando la columna cuando se produjo el fenómeno", añade Jessica."Nunca antes había ofrecido una cobertura tan completa y detallada de un evento como este".

Inicialmente se pensó que estábamos ante el resultado de la sublimación de hielo superficial fruto de la radiación solar, pero pronto quedó claro que la expulsión de partículas era demasiado energética como para explicar lo observado. Algo diferente la estaba alimentando."Debe de haberse liberado energía bajo la superficie para provocar la columna. Es evidente que hay ciertos procesos en los cometas que aún no entendemos bien". Existen posibles explicaciones, como burbujas de gas a presión subiendo a través de cavidades subterráneas y liberándose de forma explosiva a través de antiguas fumarolas, o bien reacciones violentas del hielo al quedar expuesta la radiación solar solar, pero son solo ideas. La realidad es que estamos ante uno de los enigmas aún no respondidos.

"Uno de los principales objetivos de Rosetta era comprender cómo funciona un cometa. Por ejemplo, ¿cómo se forma su envoltura gaseosa y cómo cambia con el tiempo? Por eso resultan interesantes las emisiones, pero no teníamos capacidad para predecir cuándo o dónde se producirían: había que tener la suerte de capturarlas. Contar con total cobertura desde varios instrumentos de una emisión como esta y de sus efectos en la superficie es realmente valioso para saber cómo se originan estos fenómenos. Los científicos ahora están combinando las mediciones desde el cometa con simulaciones por ordenador y trabajo de laboratorio para averiguar qué produce estas columnas en los cometas", explica Matt Taylor, científico del proyecto Rosetta.

La mayor y más ambiciosa misión exploradora a un cometa terminó hace ya casi un año terrestre, cuando lentamente esta sonda se posó sobre la superficie y se cortaron las comunicaciones definitivamente. Pero seguiremos oyendo hablar de ella. Los descubrimientos distan de haber terminado, y los enigmas seguirán surgiendo. Lejos de haber puesto punto final a nuestro deseo de conocer más y mejor estos cuerpos celeste, Rosetta nos dejó con un hambre que está lejos de ser saciada.
 
Imagen en falso color, que permite revelar la presencia de hielo de agua. La erupción detectada por Rosetta procedió de la depresión situada en la parte inferior, junto a una gran roca.

La erupción del 3 de julio de 2016 en contexto.

Rosetta encuentra una columna de polvo procedente del interior del cometa

2 comentarios:

AngelT dijo...

“Chury” para los amigos.
En la foto en color falso, me parece que se ve a Philae arriba, casi en el centro, no?

Tokaidin dijo...

No, todo lo que se ve son las zonas con hielo, aunque es cierto que esa tiene una forma que la recuerda.