Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

jueves, mayo 19, 2016

El fin del mundo de 1910

Un 19 de Mayo de ese año nuestro planeta atravesaba la cola del cometa Halley

"Durante la noche del 18/19 de Mayo, cuando la Tierra pasó a través de ella, algunas personas tomaron precauciones mediante el sellado de chimeneas, ventanas y puertas de sus casas. Otros confesaron crímenes que habían cometido, ya que no esperaban sobrevivir a la noche, y algunos, presas del pánico, llegaron al suicidio. Comerciantes emprendedores vendían las llamadas píldoras del cometa (para evitar el envenenamiento) y botellas de oxígeno, se llevaron a cabo servicios religiosos con una afluencia masiva, y la gente en el campo se escondieron en sus refugios para tormentas. Un estado de ánimo extrañamente frívolo causó que miles de personas se reunieron en restaurantes, cafés, parques, y tejados de los edificios de apartamentos esperando su destino en compañía de otros seres humanos".

Puede parecer la escena de un relato o película de ciencia ficción. Y por encima de todo parece ambientada en tiempos actuales, donde las supuestas advertencias sobre el inminente final de la Tierra se secunden de una forma ya rutinaria.

Pero en realidad se trata de un relato de algo ocurrido hace más de un siglo, un 19 de Mayo de 1910, el día en que la Tierra, durante unas horas, se adentro en la cola del Halley. Nada que no hubiera ocurrido anteriormente (Tan solo 49 años antes, en 1861, hizo una "zambullida" aún más profunda en otro cometa sin mayores problemas), pero eso no evitó que el anuncio, por parte del astrónomo Sir William Huggins, de la detección, entre las moléculas orgánicas que se encuentran en los cometas, de cianógeno, un elemento relacionado con el cianuro, se convirtiera pronto en la profecía de una catástrofe inminente. Alimentada, eso si, por la hipótesis lanzada por el astrónomo francés Camille Flammarion,que creía que "el gas cianógeno podría impregnar el ambiente y posiblemente apagar toda la vida en el planeta", según explico a The New York Times.
 
¿Y el resto de astrónomos y científicos del mundo, que no compartían en absoluto la idea de su colega? No avisaron de que realmente no existía riesgo alguno, de que la densidad de una cola cometaria es tan baja que solo destaca porque es solo algo menos vacía que el vacío que la rodea? Que ya había ocurrido antes? Que la alarma era injustificada? Evidentemente, y así se reflejaba en medios más serios, pero pocos escucharon y muchos les acusaron de estar "escondiendo la verdad" y estar al servicio de los gobiernos del mundo. Menos Flammarion, evidentemente. A muchos todo esto les sonará familiar. Y lo es.

Hoy es el aniversario de este acontecimiento astronómico de primer orden, un maravilloso encuentro con el más famoso de los cometas, que dejó, incluso en la comparativamente rudimentaria tecnología de la época, imágenes para el recuerdo, y una oportunidad de estudiar este tipo de cuerpos celestes en una época en que viajar al espacio era visto aún como una fantasía, o el el mejor de los casos, algo aún muy lejano. El Halley llegó y se fue, iniciando su largo camino hacia más allá de Neptuno, sin que la Tierra, como ya se había dicho infinidad de veces sin éxito, sufriera daño alguno. Y la gente olvidó rápidamente la parte oscura de lo sucedido, ya que en el fondo nadie se lo había creía realmente, decían.

Excepto para los que perdieron sus ahorros en todo tipo de productos, y en algunos casos sus vidas, arrastrados por la marea del miedo. En este aspecto el "fin del mundo" de 1910 una lección, pero de la que nunca quisimos aprender realmente lo que quería enseñarnos.

Un paso tan cercano del Halley, uno de los más espectaculares conocidos de este cometa, dejó imágenes para la historia, captada por la aún rudimentaria tecnología fotográfica de la época.

La otra cara del 19 de Mayo de 1910. Paranoia del fin del mundo y no poca gente dispuesta a sacarle hasta el último céntimo a los que se dejaban arrastrar por ellas. Las pastillas anti-cometa, como las llamadas Hope, fueron casi el ejemplo más inofensivo. Mascaras anti gas, refugios, seguros anti-cometa y hasta suicidios, no que fueron tanto.

Camille Flammarion, el astrónomo francés que alimento involuntariamente esta ola de miedo. Posiblemente solo comentaba una posibilidad, pero los medios más sensacionalistas lo tomaron como una afirmación. 

"End of the World!": The Day the Earth Passed Through Halleys' Comet 24-Million-Mile Tail

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante el artículo y geniales las imágenes. Me pregunto lo que pensarían los habitantes de Núremberg en el siglo XVI cuando fueron testigos del extraño fenómeno en el cielo que no se sabe aún muy bien lo que fue: La batalla en el cielo de Núremberg de 1561

Anónimo dijo...

Hola,

Anónimo, no conocía esta historia de La batalla en el cielo de Núremberg, gracias por compartir el enlace! Muy interesante, cuando tanta gente vió algo, és que algo raro debió pasar realmente...

Tokaidin, coincido en que las imagenes del post son muy buenas, incluidas las de las curiosidades como los anuncios XD

Gracias!

Tokaidin dijo...

Quien sabe lo que ocurrió realmente, que vieron y si la historia es objetiva o esta bajo el prisma de lo que ellos creían ver. En todo caso hay que tener siempre cuidado con las historias con "múltiples testigos", la gente, antes y ahora, tiene una curiosa tendencia a convencerse a que vio/escuchó algo que en realidad nunca hizo.