Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

viernes, mayo 20, 2016

Blues para un planeta rojo

El Hubble nos ofrece una espectacular imágen de Marte a pocos días de alcanzar este su punto de mínima distancia con la Tierra.

Observar otros planetas del Sistema Solar a través de un telescopio, sea cual sea su capacidad, tiene ciertamente algo de mágico, quizás porque en cierto sentido significa regresar a épocas pasadas, donde, aún sin capacidad de alcanzarlos de forma directa, sabíamos mucho menos, pero por eso mismo existía mucho más espacio para la imaginación, y unas pocas manchas difusas eran suficiente para desatar las más maravillosas fantasías. Y en eso Marte, por su proximidad y por la sensación de eras viendo realmente otro mundo como el nuestro, con sus nubes, sus montañas o sus casquetes polares, siempre fue y con amplia diferencia con respecto a los demás, el más buscado por innumerables generaciones de astrónomos, así como para otros tantos soñadores, que siempre tienen un momento para levantar la mirada al firmamento.

Y eso es algo que sigue teniendo. No importa las sondas y rovers que actualmente están en activo explorándolo, ni las innumerables fotografías desde su órbita y desde la propia superficie que nos han llegado de todos ellos, y que sigue haciéndolo. Ver el planeta rojo desde la Tierra tiene algo imposible de desafiar por sonda alguna. Solo un círculo rojizo lleno de manchas oscuras y blancas, pero lleno de aquella fascinación, de aquella atracción que al final nos impulsó más allá de nuestro planeta.

Por ello las llamadas "oposiciones", el momento en que la Tierra se sitúa exactamente entre Marte y el Sol, y por tanto la distancia con este primero alcanza cotas mínimas, son un momento esperado por todos. Especialmente porque eso significa también ver un planeta rojo completamente iluminado por la luz solar. Una combinación perfecta. Y es eso lo que ocurrirá este próximo 22 de Mayo. No será exactamente el punto de distancia más corta, que llegará pocos días después, el 30 de Mayo, con apenas 75.3 millones de Kilómetros entre ambos planeta, pero si el momento en que la combinación entre ambos factores llega a su apogeo.

Para celebrar esta nueva reunión celeste después de 780 días terrestres (el tiempo que tarda la Tierra en alcanzar al planeta rojo y dejarlo atrás) el Hubble, veterano pero aún con sus capacidades en todo su esplendor, nos regaló el pasado 12 de Mayo una nueva y extraordinaria imagen del planeta rojo. Con una resolución de entre 40 y 50 Kilómetros, está lejos de las impresionantes fotografías de la Mars Reconnaissance Orbiter, por ejemplo, pero si tenemos en cuenta la distancia a la que está tomada posiblemente la valoraremos mucho más. Podemos ver estructuras geológicas, casquetes polares y diferentes formaciones nubosas, tal como lo vieron, aunque con mucho mayor detalle. En su momento nos hicieron soñar, ya que eran cosas tan "terrestres" que era difícil no hacerlo. Hoy sabemos mucho más y podemos verlo todo con una mayor perspectiva, pero no deja de ser por ello menos fascinante.

Lo era hace varios siglos, lo es actualmente, lo seguirá siendo en el futuro. Por eso lo exploramos, y por eso algún día, tarde o temprano, lo pisaremos.

La zona naranja en el centro de la imagen es Arabia Terra, una vasta región de tierras altas densamente poblada de cráteres y muy erosionada, lo que indica que podría ser una de las zonas más antiguas del planeta. Al sur encontramos Sinus Sabaeus y Sinus Meridiani, regiones cubiertas por antiguos flujos de lava. Las nubes cubren las llanuras volcánicas de Syrtis Major, en el lado derecho de Marte, y las extensas capas de hielo del polo sur, mientras que la del polo norte cubren una zona muy pequeña, porque  actualmente es Verano en el hemisferio norte de Marte.

Las llamadas oposiciones de Marte, cuando este, la Tierra y el Sol se alinea hasta el punto que podríamos unirlos dibujando una linea recta. Como nuestro planeta recorre una órbita más pequeña y se desplaza más rápido termina por atrapar y superar al planeta rojo cada 780 días, que es el periodo entre dos oposiciones. Y como la órbita marciana es bastante más elíptica que la terrestre, la distancia mínima en cada una de ellas nunca es exactamente la misma. En 2003, por ejemplo, se produjo la más cercana de los últimos 60.000 años.

Estas próximas noches tenemos una cita con Marte.

Las observaciones de Marte desde la Tierra nos hace recordar los tiempos anteriores a la exploración espacial. Sin los conocimientos que tenemos ahora y resoluciones de imagen mucho menores, la imaginación volaba.


New Hubble Portrait of Mars