Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

martes, mayo 24, 2016

Desde ambos lados de la búsqueda

¿Cuantos civilizaciones, con la misma tecnología que la nuestra, serían capaces de detectarnos?

Vivimos inmersos en una búsqueda transcendental, aquella que debe llevarnos hasta el esperado anuncio del descubrimiento de otras "Tierra", o diciéndolo de otro modo, de planetas semejantes al nuestro en tamaño y condiciones ambientales. Es la última etapa antes de la detección misma de actividad biológica, y aunque hemos descubiertos miles de nuevos mundos, muchos de ellos rocosos, algunos en sus respectivas zonas habitables. Estamos cerca, muy cerca, pero el gran descubrimiento se resiste. Por ahora.

Y en ocasiones la mejor manera de abordar una búsqueda es cambiar por completo la perspectiva, no preguntarse como podemos encontrar lo que buscamos, sino como aquello que buscamos puede encontrarnos a nosotros. Es un ejercicio más interesante de lo que parece, ya que nos ofrece una visión más amplia, desde ambos lados "del escenario", en lugar de estar limitados a una sola visión de las cosas. Altamente recomendable, tanto en asuntos terrenales como celeste. Y es esto mismo lo que hizo recientemente el Instituto Max Planck, partiendo de una sencilla pregunta: ¿Cuantos mundos habitados, situados en otras estrellas, podrían detectar la Tierra si tuvieran los mismos instrumentos ópticos que tenemos nosotros?

Los resultados preliminares muestran que en un radio de 1 kiloparsec (equivalente a 3.500 años luz) existen 82 estrellas desde los cuales un planeta habitado, con un telescopio de las mismas capacidades que Kepler, podrían detectar el tránsito de la Tierra por delante del Sol, y de los datos extraídos calcular el tamaño y distancia a su estrella, estimando correctamente que se encuentra dentro de la zona habitable de su sistema planetario. Y todas ellas parecidas o algo más frías que la nuestra.

La estimación se basa en estrellas conocidas, pero dentro de la estrecha franja donde sería posible detectarnos los autores de este estudio calculan que podrían existir muchas más, unas 300.000, además de unos 30.000 mundos rocosos potencialmente habitables.

Este resultado, este cambio de perspectiva, nos recuerda dos cosas importantes. Por un lado que posiblemente estamos cerca, muy cerca de lograrlo, de encontrar otras Tierra. Y por otro que si realmente hay alguien ahí fuera con un mínimo interés en saber, como nosotros, si están solo en el Universo, ya sabrán de nuestra existencia. La discusión que en ocasiones sale a la luz sobre si debemos o no hacer saber nuestra presencia al resto de la galaxia es, vistas las circunstancias, estéril.

Las estrellas desde las cuales se podría detectar nuestro planeta con un telescopio como el Hubble.

Kepler utiliza la técnica del tránsito, es decir, capta la ligera disminución de la luz de una estrella cuando un planeta pasa entre ella la Tierra. Eso solo ocurre cuando el plano orbital de este último se encuentra orientado hacia nosotros. Y al contrario, solo desde estrellas situadas en una estrecha franja podrían detectar a nuestro planeta pasando por delante del Sol. Incluso con estas limitaciones, solo en 3500 años-luz de distancia ya existen 82 sistemas que cumplen este requisito.

To find ET, look at who’s (maybe) looking at us

ET search: Look for the aliens looking for Earth