Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

martes, marzo 18, 2014

Inspirando al futuro


El futuro empieza por dar forma a aquellos que deben liderarlo, y es responsabilidad de los científicos saber divulgar todo el conocimiento, bajar "a la calle" y no separarse de ella, viviendo en una burbuja mientras se lamentan de una ignorancia que ellos mismos poco hace por combatir, dejando el terreno libre a personas que ejercen una influencias mucho menos positivas que, por el contrario, si saben acercarse a ellos de manera mucho más directa y personal. Carl Sagan tenía esto muy claro, y por ello, a pesar de las críticas de algunos de sus colegas de profesión, que le acusaban de "vulgarizar" la ciencia, siempre se esforzó en intentar acercarla a la gente, seguramente simplificándola mucho, pero precisamente por ello haciéndola mucho más cercana a todos.

Neil DeGrasse forma parte de esa gran familia de aquellos (entre los que me incluyo) a los que Sagan, especialmente a través de su obra "Cosmos", fue capaz de llegarles hasta el corazón, inspirándoles como nadie había conseguido, haciéndoles levantar la mirada hacia las estrellas para preguntarse que infinitos misterios que allí se escondían. Ese inspiración, como el mismo explica, fue determinante para su carrera, y hoy día, ya como escritor, astrofísico y director del Planetario Hayden a cogido su relevo como uno de los divulgadores más mediáticos de la actualidad, esforzándose, tal como Sagan hizo con el, en aproximar la ciencia y el conocimiento a las nuevas generaciones.

Y la mejor manera es tratarlas con respeto, haciéndoles sentir que se les está hablando directamente, de igual a igual. Y un buen ejemplo es en esta conferencia, en la Grand Valley State University y donde la última pregunta no llegó de parte de un adulto, sino de Jacob, de 9 años, con el cual Neil DeGrasse mantiene una más que interesante discusión sobre la física de los asteroides. Aunque con un tono distendido, escucha y da respuesta a todas sus dudas, analizando los curiosos (y porque no decirlo, realmente inspirados para ser tan joven) métodos que propone para proteger a La Tierra de la amenzada de estos cuerpos celestes. 

En ningún momento hace broma a su costa, bien al contrario, y al final de esta charla es evidente que para este ñiño la experiencia no puede haber sido más emocionante. Posiblemente experimento el mismo sentimiento de fascinación por el espacio que tuvimos mucho de nosotros al ver y leer a Sagan, aunque a diferencia de Jacob y DeGrasse, nunca tivimos la suerte de conocerlo directamente.

Neil DeGrasse no es Sagan, tiene su propio estilo y forma de contar las cosas, puede gustar más o menos, pero sigue aquello que este último le enseñó. Y es que es deber de todos aquellos que trabajan directamente en los distintos campos de la ciencia aproximaría a la gente, responder a sus preguntas y escuchar sus ideas. De lo contrario corremos el riesgo de alejarla de ella, y comprometer un futuro que está en nuestras manos.

Nuestro futuro y nuestra responsabilidad.

No hay comentarios: