Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

miércoles, febrero 15, 2012

Un futuro algo más oscuro

Learn how cuts to the U.S. budget will threaten NASA space missions, in this SPACE.com infographic.

La Casa Blanca presenta su propuesta para el presupuesto de la NASA en 2013, con un duro golpe al programa de exploración planetaria.

Aunque ya se conocían muchos de sus detalles y no puede decirse que haya tomado por sorpresa, lo cierto es que no por ello resulta menos desolador...¿Estamos al final de la que puede considerarse una época dorada en la exploración del espacio? Posiblemente, porque el presupuesto de la NASA para 2013 (aunque aun debe ser aprobado y puede sufrir modificaciones) no deja mucho lugar para la esperanza a corto y medio plazo.

Veamos un poco en detalle los números para entender mejor el porqué de semejante afirmación.

El presupuesto general propuesto para la Agencia espacial es de 17.700 Millones de dólares, lo que representa un descenso mínimo con respecto al de 2012 (unos 58 millones) y mucho menos del que sufrió este último con respecto al de 2011, cuando era de 18.400 Millones...en principio, visto así, la cosa no parece tan mal, estamos en época de recortes y contención de gasto y la NASA, aunque solo represente un 0.5% del presupuesto total de los EEUU, debe aportar su grano de arena.

¿Y donde está entonces el problema? Pues que el que recibe todo el golpe de estos ajustes es el programa de exploración planetaria (es decir, las sondas espaciales), que ve reducida su partida un 20%, de los 1500 a los poco más de 1200. Y en el caso de la exploración de Marte en particular, desde los 587 a los 360 millones. Todo ello, además, contando con que la reducción seguirá los próximos años, con una posible recuperación a finales de la década.

La primera consecuencia es que la NASA abandona el proyecto ExoMars (una sonda orbital y un rover) en el que participaba con la Agencia Europea, que ahora está intentando buscar la ayuda rusa para salvar, total o parcialmente, esta misión...algo que es solo el principio, ya que este presupuesto permitirá operar a Curiosity y las sondas actualmente en órbita marciana (MRO y Mars Odissey), además de lanzar la MAVEN en 2013, pero no afrontar ninguna nueva aventura de importancia en la próxima década. Únicamente la OSIRIS-REx (2016) y una misión Discovery (de bajo coste) que debe ser elegida este año entre todas las propuestas romperán lo que se parece una auténtica travesía por el desierto en estos años por venir.

Para rematar el programa de exploración lunar queda cancelado a partir de 2015.

Varios son los motivos que explican esta situación...uno de ellos es la construcción del telecopio espacial James Webb, convertido ya en uno de los proyectos científicos más costosos de la historia por sus continuos problemas para mantenerse dentro del presupuesto y que se salva de la cancelación gracias a una partida de 628 millones de dólares (que se suma a los 519 millones de año pasado).Posiblemente no sea exagerado decir que el sacrificio del programa planetario es, en buena parte, para poder financiar este coloso que debe lanzarse en 2018.

El otro es la construcción del cohete SLS, un monstruo basado en la tecnología de los Space Shuttle con el que parece que se quiera voler a los momentos gloriosos del Saturno V, y la cápsula Orión-MPCV, que deberá permitir, en teoría, afrontar futuros vuelos tripulados a La Luna, asteroides y Marte. Pese a ello el dinero asignado al desarrollo de ambos vehículos en 2013 (1340 y 1000 millones respectivamente) está lejos de los 2900 millones anuales de aquí a 2017 que la Agencia cree necesario para seguir adelante con el proyecto en las fechas previstas, lo que deja a las claras la disparidad entre lo que los políticos piden a la NASA y lo que le ofrecen para conseguirlo.

¿Alguna buena noticia? El presupuesto para la ciencia se mantiene, lo que ya es algo, con un aumento de la partida destinada a astrofísica (de 631 a 673 millones) y a la red de satélites de observación de la Tierra (de 1722 a 1761 millones), mientras se mantiene estable el destinado al estudio del Sol. Igualmente aumenta hasta los 699 Millones de dólares (+ 22% con respecto a 2011) el presupuesto destinado al desarrollo de nueva tecnología espacial.

Pero el gran ganador de estos presupuestos es el programa espacial privado, que ve aumentada su subención de los 406 millones a más del doble, 830 millones. El transporte de carga a la ISS y el desarrollo de naves tripuladas por parte de empresas privadas son el objetivo de tales ayudas.

En definitiva unos presupuestos sin sorpresas, tal como se temía, con unas cifras que apenas se reducen con respecto al 2011 (lo que realmente es todo un logro viendo la situación económica global) pero que convierten al programa de exploración planetaria en la gran perjudicado por las causas que ya hemos comentado. La NASA mantiene que estamos ante un proceso de pausa y reorganización, que espera relanzar su programa interplanetario con sondas de clase Discovery y New Frontiers y que el objetivo de lanzar vuelos tripulados hacia la Luna, asteroides cercanos y finalmente Marte en la década de 2020-30 sigue como estaba previsto e incluso se ve reforzada con la apuesta por SLS y Orión...ojalá sea cierto, pero ciertamente, al menos ahora mismo, es difícil compartir semejante optimismo.

Evidentemente esto no significa que estos próximos años no vivamos grandes momentos en la exploración del Sistema Solar por parte de la NASA...Tres nueva sondas (MAVEN, Osiris y una tercera aún por descubrir) iniciarán su aventura palanetaria, Curiosity aterrizará en Marte este Agosto, New Horizons sobrevolará Plutón en 2015, el mismo en el que Dawn llegará a Ceres, mientras Juno entrará en órbita alrededor de Júpiter un año después, 2016, y otras, como MESSENGER, Cassini, LRO, Mars Reconnaissance Orbiter o Mars Odyssey seguirán ofreciéndonos espectaculares imágenes de mundos como Mercurio, Saturno, Marte y La Luna. Por su parte las viejas Voyagers seguirán su camino hacia el espacio interestelar y, esperemos, Opportunity siga rompiendo récords.

Pero todo ello es posible por el impulso ganado en una década dorada donde casi se hizo habitual que al menos una nueva sonda iniciara su viaje a intervalos de uno o dos años, y que tuvo en 2011, con el lanzamiento de dos misiones ambiciosas (las llamadas Flagship) como Juno y Curiosity, su apogeo...en otras palabras viviremos "de rentas", con un presente que seguirá siendo brillante los próximos años pero con un futuro a medio y largo plazo realmente poco esperanzador y sin grandes misiones a la vista, al menos de momento.

Como las olas que rompen en una playa y luego se retiran, la exploración planetaria por parte de la NASA (lo que es lo mismo que decir la la Humanidad, dado su liderazgo absoluto en este terreno) vive ahora un momento de retirada tras una etapa de esplendor...solo nos queda la opción, por tanto, de tener paciencia, disfrutar de los grandes momentos que aún están por llegar, y esperar la llegada de la siguiente ola que nos impulse nuevamente hacia las profundidades del Sistema Solar.

Los presupuestos para la exploración planetaria, tanto para 2013 como los supuestos para los próximos años...podemos ver la gran caída en el destinado a la exploración de Marte, que seguirá a la baja al menos hasta 2015, para posteriormente remontar con gran fuerza (lo que no deja de ser algo optimista) posteriormente. Igualmente el lunar desaparece totalmente.

Una visión por campos....podemos apreciar que es la exploración planetaria quién recibe casi todo el golpe, mientras las demás se mantiene o incluso aumentan.


Los presupuestos en números.


El monstruoso SLS y la cápsula Orión, un reciclaje de la tecnología de los Space Shuttle con un diseño que recuerda al Saturno V...una apuesta rodeada de muchas dudas.


James Webb, la gran apuesta de la comunidad astronómica mundial, un coloso que debe ser los nuevos ojos de la Humanidad hacia el espacio profundo y sucesor del Hubble...numerosos retrasos y sobrecostos está convirtiendo a este proyecto en un auténtico "agujero negro" económico y su continuación, gracias a la asignación de sucesivas partidas de dinero, una de las causas principales del recorte en las misiones exploradoras.

A diferencia de las misiones planetarias (al menos de gran coste y a corto plazo), la NASA sigue manteniendo su programa de exploración humana, con objetivos en la Luna, asteroides y Marte...recursos no tan altos como se necesitarían y, sobretodo, objetivos poco definidos (y después de pisar estos mundos, que?) generan muchas dudas sobre su viabilidad.

Presupuesto de la NASA para 2013: el final de la edad de oro de la exploración del Sistema Solar

4 comentarios:

matias dijo...

Esperemos que la ESA sea capaz de continuar con el camino realizado por NASA en cuanto a exploración planetaria se refiere.

El Abogado del Diablo dijo...

Tal como estan las cosas en aquí abajo en la Tierra, mantener o disminuir los presupuestos estaría más que justificado si ese dinero se destinara a fines sociales, lo cual me sospecho que va a ser que no... Pero veamos como DISTRIBUYEN esos presupuestos:


El presupuesto para la observación de la tierra se mantiene o sube un poco porque la red de satélites es de los proyectos que más beneficios comerciales y militares puede darles.

Y aumenta el destinado a nueva tecnología espacial, que también es potencialmente aplicable a otros campos y por tanto más rentable.

Y para acabar, el gran beneficiado es el programa espacial PRIVADO, o sea dinero para los Bancos, Uy! Perdón, quería decir Empresas PRIVADAS.

Los criterios están claros: rentabilidad económica y militar y subvenciones a los amiguetes. Lo normal, vamos.

Tokaidin dijo...

El tanto por ciento (de hecho, no llega ni al 1) del presupuesto general destinado a la NASA es tan pequeño que ni la típica excusa de "usar el dinero para fines sociales" tiene validez...incluso en complementos para mascotas los norteamericanos se gastan el doble que todo el dinero que recibe la agencia espacial...por no hablar del gasto militar, claro.

Solo se jutifica bajo la premisa de que si todos se ajustan el cinturón, ellos no pueden estar por encima de...aunque el conocimiento y el desarrollo tecnológico presente y futuro que ello implica siempre es el motor que debe sacarnos del agujero. Cosa que en España, por ejemplo, no se termina de entender y así nos va.

Los satélites de observación de la Tierra a los qie hace referencia los presupuestos son los científicos (Terra, Aura, Aqua, ect..) que estudian nuestro planeta...otro tipo de observadores, más de caracter militar, ya forman parte del presupuesto del ejército, no de la NASA.

Y sobre el sector privado...guste o no es el futuro, y más viendo lo remolones que estan los estados a gastar dinero público en el espacio más alla de los sectores imprescindibles, como los satélites de comunicación. Como dijo uno, si en Luna hubiera petroleo ya tedríamos bases ahí...y es que la rentabilidad económica es el mayor incentivo de todos, junto con la rivalidad política (de ahí los espectaculares avances durante la Guerra Fria)....y si para abriernos paso hacia el espacio hay que convertirlo en un negocio, pues que así sea.

El Abogado del Diablo dijo...

Primero decir que me alegro mucho de que se destine dinero a la exploración espacial, no estaba diciendo que no se le dedicara dinero, sino que la reducción en las circunstancias económicas actuales podría tener justificación.

Segundo, no sabía que el % dedicado a la NASA, era menos del 1%. Ahí te doy la razón, entonces.

Los satélites: la información meteorológica, geologica, etc. que pueden proporcionar los satélites es muy útil para los militares. Y también vender esa información a empresas interesadas.

Subvenciones a la iniciativa privada. Porque no utilizan el dinero de esa subvención para hacer el proyecto ellos mismos? El dinero dado a empresas privadas es utilizado al 100% en investigación y desarrollo? Que parte de esa subvención se va a "bonuses" a directivos, gastos varios, o simpemente desaparece en un "agujero negro"contable?

No digo que la iniciativa privada no pueda ser buena sobretodo si la pública no puede invertir. Pero siempre que este bien regulada y controlada. Por ejemplo, a quien pertenecerían los descubrimientos de la industria privada? Ya los veo reclamando copyrights, o ocultando información a sus competidores.

Y si en la luna hubiera petroléo, claro que ya estarían allí, y cuando la miraras por la noche sólo verias manchas negras por la polución y los vertidos y la basura espacial que dejarían. Y cuando la hubieran explotado completamente sólo tendrías un predrusco oscuro y agujereado dando vueltas alrededor de la tierra.