Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

domingo, septiembre 19, 2010

Una cita con el rey de los Dioses

Júpiter se encuentra en su momento más cercano a La Tierra desde 1963.

Quién, en estas últimas noches, haya mirada por un momento el firmamento nocturno, seguramente habrá notado la presencia de una estrella extremadamente brillante, que realmente destaca en la oscuridad nocturna con una belleza singular. Que es esa presencia luminosa? El mayor de los planeta, el majestuoso Júpiter. De hecho, más majestuoso y brillante que nunca, como quizás notarán los que esten ligeramente familiarizado con la bóveda celeste, que se preguntarán a que se debe algo así.

La respuesta esta en la distancia, y es que el gigante joviano se encuentra más cerca de nosotros de lo que lo ha estado desde hace casi 50 años. Una oportunidad única de ver al "rey de los dioses" romano en todo su esplendor, que llegará a su momento culminante el proximo 20 de Septiembre, cuando
solo 594 millones de Kilómetros separen a ambos mundos...

Porque ahora está aproximación tan notable después de tanto tiempo? Y porque no se repetirá hasta dentro de 12 años? Todo ello se explica por las órbitas de ambos planetas.

Como sabemos, la Tierra es el tercer planeta en distancia al Sol, a unos 150 millones de Kilómetros de el, tardando 365 días en realizar una viaje alrededor de la estrella....Júpiter, por su lado, es el 5º en distancia, a unos 778 Millones de Kilómetros de la estrella, y tarda
4.332 días terrestres en completar su órbita. Es decir, que tanto porque tiene que recorrer un trayecto menor como porque lo hace más rapido (29,78 Km/Segundo por los 13,06 Km/Segundo del gigante gasoso) nuestro planeta adelanta a Júpiter, algo que ocurre cada 13 meses.

Pero como sus respectivas órbitas no son perfectamente circulares la distancia que separa a los dos mundos en el momento del cruce no es siempre la misma, sino que fluctúa a lo largo del tiempo, no en cifras demasiado altas (entre 15 -16 millones de Kilómetros) pero suficientes para afectar a la luminosidad con que aparece en nuestro firmamento...y que en esta ocasion se traduce en una aproximación que no se daba desde hacía décadas y que no volvera a repetirse hasta 2022, con un Júpiter apreciablemente más brillante de lo habitual.

Todo ello ofrece una oportunidad magnífica para todos aquellos que, provistos con telescopios o incluso con prismáticos, quieran observar esta lejano mundo y sus cuatro lunar principales tal como, hace 400 años, hiciera Galileo, o simplemente levantar la vista y, lejos de toda contaminación lumínica, disfrutar, rodados de la tranquilidad de la noche, de su resplandeciente presencia.


Posición de Júpiter en la bóveda celeste el 20 de Septiembre.

Una fotografía de larga exposición tomada por Babak A. Tafreshi, de Iran, muestra a Júpiter en todo su esplendor. Urano se situa muy cerca de el.

Con un pequeño telescopio e incluso con prismáticos potentes es posible estos días apreciar no solo el planeta sino sus 4 lunas principales (Io, Europa, Ganimedes y Calixto), de forma no muy diferente a como las vió Galileo...de ahí que se conozcan como Satélites Galileanos. Su descubrimiento fue el principio del fin del modelo Geocéntrico de raices Aristotélicas y tolemaicas defendido hasta entonces por la Iglesia en favor del Heliocéntrico.

Babak A. Tafreshi

Jupiter Shines Extra Bright

No hay comentarios: