Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

jueves, diciembre 01, 2016

Saludos de una recién llegada

ExoMars se comunica por primera vez con Opportunity y Curiosity.

Cuando uno llega a un nuevo hogar, una buena costumbre es visitar a los que serán tus nuevos vecinos, poniendo las bases para una buena convivencia. O al menos esa es la idea, aunque actualmente, especialmente en las grandes ciudades, esa es una práctica olvidada. Y viendo según que vecindario, quizás es la decisión más que acertada. Pero lejos de la Tierra, en el lejano aunque cada vez menos planeta rojo, la creciente población de exploradores robóticos mantiene con vida esa práctica. Cada uno con sus objetivos independientes, pero en todo momento teniendo claro que no están solos, y que no son pocas las veces que se ayudarán los unos a los otros. Es una pequeña familia muy bien avenida. 

ExoMars es una recién llegada. Y como tal debía presentarse a los que serán sus nuevos compañeros de aventuras, especialmente a los que se encuentran en la superficie, Opportunity y Curiosity, ya que será con ellos con los que más trato directo tendrá a lo largo de su vida. Como algunas de otras sondas en órbita marciana, fue diseñada y construida para servir como enlace de comunicaciones entre estos y la Tierra. Y especialmente para su pareja de baile, el rover ExoMars, que con suerte (y presupuesto) llegará en 2020. Pero hasta ese día ofrecerá sus servicios a estos dos veteranos exploradores. No hay que ser egoísta.

Y el 22 de Noviembre demostró su capacidad para ello, gracias a los dos radiotransmisores Electra con los que está dotada. Ese día tanto Opportunity como Curiosity pudieron transmitir su información a la Tierra a través de ExoMars. Es solo una prueba, ya que será una vez en su órbita definitiva, a principios de 2018, cuando pueda desplegar toda su habilidad comunicativa. Pero que funcionara representa todo un respiro de alivio para los equipos en tierra de ambas misiones, ya que tanto Mars Odyssey como Mars Express, son ya unas venerables veteranas. Aún plenamente operativas y animosas, pero el tiempo, como se suele decir, no pasa en balde para nadie. Y la Mars Reconnaissance Orbiter, aunque más joven, ya comienza a tener un bagaje de años notable. Queda MAVEN, pero de momento, centrada en sus objetivos científicos y una órbita muy elíptica, aún no puede asumir completamente esa función.

Tenemos una nueva vecina en los apartamentos Marte. Y muy bien educada como podemos ver, que saluda a sus vecinos apenas completado el traslado. Una buena forma de comenzar la que esperamos sea una larga y fructífera convivencia.
 
Uno de los dos transmisores Electra de la NASA de los que está equipada ExoMars, y que todos los orbitadores, menos Mangalyaan, tienen con el objetivo de ofrecer cobertura a las misiones de superficie. Esto permite unas comunicaciones mucho más eficaces que si Opportunity y Curiosity solo pudieran comunicarse directamente con la Tierra. Por ejemplo,  Electra puede ajustar activamente la velocidad de transmisión de datos durante una sesión de comunicación, más lenta cuando el orbitador está cerca del horizonte desde la superficie, más rápido cuando está justo sobre ellos.

La posición de ExoMars TGO y Opportunity cuando se produjo la comunicación. Poco antes había hecho lo mismo con Curiosity.

NASA Radio on Europe's New Mars Orbiter Aces Relay Test