Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
Sol 1598
Dust Devil captado por la cámara de navegación.

lunes, diciembre 26, 2016

Astronomía 2016

Los descubrimientos astronómicos más importantes de 2016.

Seguimos adelante con lo que el año a punto de terminar nos deja en el terreno de la astronomía y la exploración interplanetaria. Y después mayores triunfos y fracasos de nuestras enviadas robóticas por todo el Sistema Solar, llega el momento de centrarnos en los mayores descubrimientos realizados en nuestra compresión del Universo. No están todos, pero si los más destacados. Vamos allá:

1) Ondas Gravitacionales: Esta considerado de forma mayoritaria el mayor y más trascendente de todos, y razones no faltan para ello, ya que implica conformar uno de los más importantes aspectos de la Relatividad, la idea de que el tiempo y el espacio están interrelacionados, formando lo que se conoce como tejido espacio-tiempo, siendo la gravedad una manifestación de su distorsión por parte de un cuerpo masivo, como una estrella o planeta, y en realidad de cualquier objeto. Y cuando se produce un fenómeno suficientemente potente, como la colisión entre dos agujeros negros, los efectos se propagan como ondas, auténticas olas que se extienden en todas direcciones fruto de la tormenta gravitatoria generada.

Eso fue precisamente lo que el observatorio LIGO (Laser Interferometer Gravitational Wave Observatory) finalmente pudo captar en Febrero, a lo que siguieron otras detecciones que confirmaron la primera. Se abría así una nueva puerta al Universo, ya que siendo capaces de detectarlas podemos saber de fenómenos que ocurren fuera de nuestra capacidad de observación por otros medios. En términos "terrestres", es como saber que una ruidosa moto está pasando por nuestra calle o una cercana sin verla, precisamente porque podemos oírla. Las ondas gravitacionales son el son sonido del Cosmos.

2) Próxima b: La búsqueda de planetas habitables en otras estrellas es uno de los grandes objetivos de la astronomía moderna, quizás el mayor de todos si tenemos en cuenta las implicaciones, a todos los niveles, que tendría encontrar señales de actividad biológica fuera de la Tierra. Por ello el descubrimiento de una mundo que cumple con todas las condiciones consideradas básicas para considerarlo potencialmente habitable (aunque eso no implica necesariamente que lo sea, como siempre hay que recordar) en la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar es trascendental.

Su proximidad implica que, por simple estadística, estos deben ser abundantes en la Vía Láctea, ya que, de lo contrario, las posibilidades de que existiera uno a poco más de 4 años-luz de nosotros eran casi nulas. Y estando en órbita alrededor de la clase de estrella más abundante del Universo, una enana roja, las opciones se disparan de forma exponencial. De ahí la importancia de este hallazgo.

3) Un gigantesco depósito de agua marciana: Cualquier posibilidad realista de colonizar Marte pasa por la capacidad de obtener los recursos necesarios para sobrevivir de forma autónoma, sin necesidad de depender de los envíos de la Tierra. Y nada es más importante que el agua, de donde se pueden extraer además aire y combustible. Por ello encontrar depósitos de hielo que puedan ser facilmente accesible es un paso vital para hacer realidad ese futuro. 

Y eso es lo que nos reveló Mars Reconnaissance Orbiter mediante su radar SHARAD, una acumulación de hielo situado apenas a 1-10 metros por debajo de la superficie, y con una cantidad de agua estimada de 12.100 Kilómetros/Cúbicos. No es el único ni el mayor, pero si el más facilmente alcanzable. Está ahí, listo para ser explotado por las potenciales colonias que un día pueden existir en el planeta rojo.

4) Las fuentes de Europa: Esta luna de Júpiter es el objetivo numero 1 de los astrobiólogos, ya que todo indica la existencia de un océano interior con todos los componentes para la vida. Para añadir aún más interés, en 2012 el Hubble detectaba lo que parecían plumas de vapor de agua emergiendo al espacio desde dicho océano, lo que implicaba tener una puerta directa a este, la opción, para una sonda robótica, de analizar su composición y desvelar, de haberlas, huellas biológicas. 

Pero después de esa detección toda señal posterior se desvaneció, a pesar de los intentos de encontrarlas de nuevo. Finalmente en 2016 se anunció que se habían detectado de nuevo (en realidad en 2014, aunque hasta entonces no se habían completado el estudio de los datos recibidos y confirmar su naturaleza). Las puertas de Europa están abiertas de nuevo.

5) La estrella desafiante: KIC 8462852 es el nombre oficial de la que popularmente se conoce como Tabby, y cuyas variaciones de brillo siguen siendo un desafío para la astronomía moderna, y un escenario perfecto para las ideas más locas, aunque ciertamente, ahora mismo, todas las opciones están abiertas.

En 2016, la saga de la Estrella de Tabby continuó. Una nueva evidencia mostró que el oscurecimiento esporádico podría haber estado ocurriendo desde hace un siglo. Eso hace improbable que el causante sea un enjambre de cometas, como era la explicación inicial, pero también podría hacer improbable la idea de una mega estructura extraterrestre. Otras observaciones revelaron que no sólo tiene variaciones de brillo puntuales, sino que aparentemente estaba disminuyendo su brillo de forma general. El misterio continúa.


6) Lunas lejanas: El Cinturón de Kuiper, un enorme reino de pequeños cuerpos helados, y entre ellos algunos de tamaño planetario, como Plutón o Eris, se está revelando como la auténtica "3ª región" del Sistema Solar, después del del los planetas rocosos y los gigantes gaseosos. Y a todo ello se le suma que parece contener las posibles huellas de un 9º planeta aún desconocido.

Fruto de ello cada vez se explora con mayor profundidad, y los descubrimientos se suceden. El más notable de ellos el descubrimiento de que también Makemake, otro de los "grandes enanos" dispone de su propia luna, la más lejana jamás descubierta. Y seguramente no será la última. Kuiper promete darnos muchas noticias en el futuro. 

No es ni mucho menos los únicos, ya que las diversas misiones interplanetarias, así como los observatorios terrestres y espaciales, siguen profundizando, cada uno en su terreno, en el conocimiento general del Sistema Solar. Este es el caso de Curiosity, que sigue aportando nuevas evidencias de antiguos ambientes habitables en Marte, New Horizons, que terminó de transmitir unos datos que sigue ofreciendo sorpresas, como es el indicio de un océano subterráneo en Plutón, o Cassini, desvelando como Titán y Encélado, son aún más extraños y maravillosos de lo que creíamos. Pero si quizás los más notables. Y 2017 seguro que nos traerán muchos otros.

Un descubrimiento trascendental, que afianza la concepción del Universo teorizado por Einstein, y que abre las puertas a conocer fenómenos que de otra forma permanecerían desconocidos.

Proxima b es el planeta potencialmente habitable más cercano a la Tierra, en la estrella más cercana. Su hallazgo implica que el número de planetas de este tipo debe ser enorme, más si existen también en las enanas rojas, las más abundantes del Universo.

Makemake y su pequeña compañera. Kuiper sigue expandiéndose y demostrando ser un reino aún por descubrir, apabullante por su inmensidad.

Una gigantesca reserva de agua helada facilmente accesible. Una tierra de promisión para futuros pobladores del planeta.

Aunque con dos años de retraso, por la necesidad de analizar los datos y asegurarse que las señales de agua no tuvieran otro origen, se anunció en 2016 que el Hubble había detectado de nuevo las plumas de vapor en Europa.

La estrella de Tabby es, en su misterio, terreno libre para teorías de todo tipo, incluyendo la de la existencia de enormes estructuras alienígenas detrás de sus cambios de brillo. Hoy día sabemos sin saber lo que está ocurriendo con ella, aunque en 2016 desvelamos que afronta un proceso de atenuación de su de luz que lleva en marcha desde hace al menos un siglo.