Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraier
El brazo del rover, con su equipo de instrumentos, elevándose sobre el horizonte. Sol 1620

domingo, diciembre 25, 2016

Pérdidas, encuentros, inicios y finales

Una visita a algunos de los momentos más intensos de 2016.

Se aproxima el inicio de un nuevo año en este, nuestro pequeño mundo azul,  y aunque astronómicamente no tenga ninguna relevancia y sea una fecha aleatoria puramente humana, es un buen momento para realizar una pequeña recopilación de lo que fue, desde el punto de vista espacial, los 12 meses que dejamos atrás. Cuales misiones empezaron su aventura, cuales llegaron a su inevitable final, cuales se perdieron antes de tiempo y cuales fueron encontradas de nuevo. Algo poco habitual esto último, pero que en ocasiones también ocurre.

1) Philae (encontrada): Su existencia fue breve, y aunque nos envió un notable tesoro de datos científicos desde la superficie del cometa Churyumov–Gerasimenk, se prematura pérdida, inevitable dado lo accidentado del aterrizaje, dejó sin lugar a dudas un regusto amargo, aún mayor cuando, meses después y habiendo despertado de la hibernación, de forma fugaz se comunicó de nuevo con nosotros antes de desaparecer de nuevo. Finalmente, poco antes de que ella misma afrontara su propia final, Rosetta logró fotografiarla. Importante porque ofrece un contexto a los datos recibidos de ella, y emotivo por representar la oportunidad de darle el último y merecido adiós.

2) Rosetta (final): El progresivo alejamiento del Sol, siguiendo a Churyumov–Gerasimenko en su viaje, puso a la sonda ante dos opciones: Entrar en una hibernación de la que existían muchas posibilidades de que no despertara, ya que no estaba diseñada para sobrevivir tan lejos del calor solar, o dirigirla directamente a su encuentro, donde se posaría suavemente, no antes de haber recogido toda la información posible desde un ambiente inédito. La elección final, como sabemos, fue esta segunda y Rosetta duerme ya para siempre en la superficie de este cometa.

3) Schiaparelli (rdida): Era el ensayo final antes de la llegada del rover ExoMars, en 2021, y bajo este prisma el resultado no pudo ser más descorazonador. Después de entrar en la atmósfera y desplegar el paracaídas todo fue mal, aparentemente por un error del sistema que le hizo creer que ya había aterrizado cuando se encontraba aún a varios Kilómetros de la superficie. A pesar de ello el rover está aprobado y se enviará como estaba previsto. Solo queda esperar que lo aprendido, que al fin y al cabo era el objetivo principal, sea suficiente pare evitar otra desastre, que esta vez si que sería terrible para la ESA.

4) ExoMars (Inicio): Pero si Schiaparelli tuvo un destino fatal, justo lo contrario le ocurrió a la sonda ExoMars, que era la que la transportaba. Su maniobra de inserción orbital fue perfecta en todos los aspectos, y ya forma parte de la flota de sondas que estudian el planeta rojo. A finales de 2017 alcanzará su órbita final, después de una larga operación de aerofrenado, dilatada en el tiempo pero que permite ahorra mucho del preciado combustible, y comenzar su exploración marciana, especialmente de su atmósfera y los rastros de Metano que existen en ella, además de ofrecer cobertura de comunicaciones con los rovers de superficie.

5) Hitomi (pérdida): La astronomía japonesa, y por extensión la de todo el mundo, sufrió un duro golpe con la destrucción de este nueva y recién lanzado telescopio de rayos X, que prometía revolucionar nuestro conocimiento  del Universo en esa parte del espectro. Una serie de incompresibles fallos de diseño y programación, impropios de un país como Japón, provocó que Hitomi literalmente se autodestruyera al rotar sobre si mismo fuera de control, engañado por unos datos que le indicaban que estaba rotando excesivamente cuando en realidad se encontraba estable. Una desgracia más clara aún cuando se ven las pocas imágenes, tomadas durante las primeras pruebas de sus instrumentos, y que nos mostraron con crudeza lo que pudo ser y no fue.

6) Juno (Inicio): Después de un largo viaje, esta sonda entraba finalmente en órbita alrededor de Júpiter, marcando nuestro retorno al gigante joviano. Se espera de ella que desentrañe los misterios del interior del planeta, aunque actualmente problemas con su impulsor hacen que siga en la órbita de captura, en lugar de la diseñada originalmente. A lo largo de 2017 veremos si se consigue solucionar el problema, lo que determinará si se puede considerar un éxito o, por el contrario, un fracaso, al menos teniendo en cuenta lo que se esperaba de ella.

7) STEREO-B (encontrada y pérdida): Después de 22 meses de silencio, y cuando ya nadie daba nada por este observatorio solar (menos su equipo en tierra, que no cejó en su empeño), se recuperó el contacto, iniciándose así una frenética actividad para conocer su estado y proceder a su recuperación. Sin embargo no parece que sea un cuento de hadas destinado a tener un final feliz, ya que los intentos de estabilizarla fallaron, todo indica que por el malfuncionamiento de un impulsor (posiblemente congelado), y la señal se interrumpió de nuevo el 23 de Septiembre. Los esfuerzos por restablecer el contacto continúan a día de hoy. 

8) OSIRIS-Rex (Inicio): En Septiembre se lanzaba la nueva sonda interplanetaria de la NASA, algo notable viviendo en una época limitada en este aspecto. Su objetivo es el asteroide Bennu, del que tomará muestras para llevarlas de nuevo a la Tierra a principios de la próxima década. Tiene en esto mucho parecido con las sondas Hayabusa y Hayabusa 2 japonesas, pero en su caso se espera que pueda capturar una cantidad de material muy superior. 

2016 se despide así con un gusto agridulce. ExoMars fue todo un éxito, pero las dudas que rodean a Juno y el final de la misión Rosetta, junto con pérdidas inesperadas como Hitomi y Schiaparelli, además de las esperanzas que rodearon a STEREO-B y no cumplidas, pesan negativamente. Por el contrario las veteranas como Opportunity, Curiosity, Mars Reconnaissance Orbiter, Odyssey, MAVEN, Mars Express, Mangalyaan, Dawn, Akatsuki, LRO o Cassini cumplieron un año plenamente satisfactorio, al igual que los diferentes observatorios espaciales y solares, mientras que New Horizons terminó de enviar todos los datos del encuentro con Plutón y mira ya a su nuevo objetivo, al igual que Hayabusa 2, que recientemente sobrevoló nuestro planeta. De la Chang'e 2 china sabemos menos cosas, excepto que sigue activa.

En resumen, un año con bastantes novedades, aunque con resultados diversos, y despedidas notables, tanto previstas como inesperadas, mientras que las "viejas guerreras" siguen en primera línea un año más.

Así debía haber sido el viaje de Schiaparelli, un suave aterrizaje y unos días de actividad antes de agotar sus baterías. Sin embargo lo hizo a varios cientos de Kilómetros/Hora, dejando solo un oscuro cráter en su lugar. Sus lecciones, aunque sean en estos acontecimientos trágicos, deberán ayudar al rover ExoMars a lograr el aterrizaje.

ExoMars tuvo toda la suerte que le faltó a su pequeña compañera de viaje, y realizó una entrada en órbita perfecta.

Juno también logró entrar en órbita joviana, y algunas de los datos e imágenes son realmente espectaculares. Sin embargo sigue sin entrar en su órbita científica definitiva, lo que limita mucho su capacidad. Solo queda esperar que se superen sus problemas con las válvulas del impulsor.

STEREO-B, la historia que no tuvo, de momento, un final tan feliz como el de los cuentos. Dada por perdida, su recuperación inesperada abrió unas esperanzas que ahora se desvanecen.

Encontrar a Philae era importante, ya que daba un contexto a los datos recibidos de ella. Finalmente Rosetta lo logró, y pudimos despedirnos de ella como se merece.

Hitomi era una gran apuesta de la astronomía japonesa, pero fue víctima de una serie de errores de base en su diseño y construcción que fueron a la postre fatales.

Rosetta cumplió ampliamente todos los objetivos, por lo que al aproximarse más que un previsible final debido a la disminución de la luz solar se decidió enviarla hacia la superficie del cometa.

 OSIRIS-Rex, a la exploración del reino de los asteroides.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustan mucho los Resumenes que haces cada año por estas fechas con las cosas más importantes del año. Todavía no he leído este, pero estoy desando hacerlo. Mañana, si puedo.

Solo quería pasarme por la página un momento para desearte que pases unas FELICES FIESTAS DE NAVIDAD !! :D

Gracias y Saludos,

AST

Tokaidin dijo...

Igualmente!!!!