Ultimas imágenes de Curiosity

Una vista en 360º
Sol 1705

lunes, octubre 05, 2015

Marte puede esperar

El lanzamiento de la sonda TGO aplazado hasta el 14 de Marzo debido a la detección de un fallo en el módulo de aterrizaje Schiaparelli.

La primera parte del complejo proyecto ExoMars se aproxima al momento culminante, cuando un cohete Protón, lanzado desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajstán, de comienzo a la nueva y más ambiciosa misión europea (con participación rusa) de la historia, marcando un salto adelante gigantesco con lo logrado por la ya veterana ExoMars. Eso, claro está, si todo funciona como es debido, una posibilidad siempre presente en el exigente campo de la exploración interplanetaria.

Y con el lanzamiento en manos rusas, los técnicos de la ESA deben centrarse en el los propios vehículos protagonistas de ExoMars, dos de los cuales, la sonda TGO y el módulo Schiaparelli, debían partir a principios de año, pero que ahora ven retrasado el momento de partir hacia Marte hasta Marzo. El motivo lo encontramos en esta último, y como resultado deberemos esperar un poco más para verlas partir, aunque curiosamente, gracias a las posiciones orbitales de La Tierra y Marte en ese momento, la fecha de llegada no se verá afectada, por lo que seguirá siendo en Octubre de 2016.

Hay que recordar que la TGO entrará en órbita marciana, para una misión inicial de 5 años con el objetivo principal de estudiar la atmósfera y delatar en ella los ratos dejados por una hipotética presencia de procesos biológicos o geológicos activos. Con ella viajará el módulo Schiaparelli, que se separá de ella 3 días antes de llegar a Marte, y entrará en contacto con la atmósfera marciana a una velocidad de 21.000 km/h. Tras realizar una maniobra de aerofrenado y un descenso en paracaídas, utilizará un sistema de propulsión de combustible líquido para disminuir la velocidad hasta unos 5 km/h a unos 2 metros sobre la superficie del planeta. En ese momento, se apagarán los motores y el módulo caerá al suelo, amortiguado por una estructura deformable. En total, apenas pasarán ocho minutos entre la entrada en la atmósfera y el aterrizaje de Schiaparelli en la región conocida como Meridiani Planum, la misma donde se encuentra Opportunity.

Será por encima de todo una misión tecnológica, destinadas a probar aquellas que se utilizarán para hacer aterrizar suavemente el rover ExoMars, previsto para 2018 (aunque podría retrasarse hasta 2020) y que es la segunda parte de este proyecto. La TGO tendrá también la misión de ofrecerle cobertura de telecomunicaciones, como hacer las norteamericanas con Curiosity y Opportunity. A pesar de tener una vida breve, justo lo que duren las baterías (entre 2 y 8 días), Schiaparelli recogerá datos sobre la atmósfera marciana durante la entrada y el descenso, y sus instrumentos científicos estudiarán el entorno de su lugar de aterrizaje el tiempo disponible. Solo permanecerá para usos posteriores el reflector láser que transporta.

Y en esta etapa de exámenes finales, se descubrió un fallo en dos sensores de presión del sistema de propulsión."Hemos descubierto que hubo un fallo en el proceso de producción de estos sensores de presión, lo que podría terminar provocando una fuga. Esto representa un gran riesgo a la hora de aterrizar en Marte", explica Don McCoy, responsable del proyecto ExoMars."La ESA ha decidido no asumir este riesgo y desinstalarlos, con el inconveniente de que el módulo no estará listo a tiempo para la ventana de lanzamiento de Enero de 2016. Por este motivo, se lanzará en la segunda ventana, en el mes de marzo". "Nos alegramos de haber descubierto este problema a tiempo, y estamos trabajando para lanzar esta misión el 14 de Marzo de 2016". 

Los sensores defectuosos no forman parte del sistema de control necesario para el aterrizaje, sino que recogen información adicional para monitorizar su estado. Por ello, al no ser críticos, y para no perder la ventana de Marzo, se decidió eliminar estos componentes en lugar de sustituirlos por unos nuevos. Toda precaución es poca, especialmente si hablamos de algo tan complejo como hacer aterrizar un vehículo en otro planeta.

La sonda TGO y el módulo Schiaparelli, ya acopladas.
 
Schiaparelli aterrizará en Meridiani Planum, tomando datos técnicos durante el proceso, lo que servirá para asegurar el viaje del rover ExoMars. También tomará datos científicos, aunque solo 8 días como máximo, al depender exclusivamente de baterías. Aunque Rusia ofreció un pequeño RTG (generador termoeléctrico de radioisótopos), los problemas burocráticos que presenta la transferencia de este tipo de tecnologías finalmente lo impidieron tal posibilidad.

Aplazado el lanzamiento de ExoMars 2016 hasta el mes de Marzo

No hay comentarios: