Ultimas imágenes de Curiosity

Una vista en 360º
Sol 1705

jueves, febrero 12, 2015

Un salto en profundidad.

Space X lanza con éxito al observatorio solar DSCOVR, su primera misión hacia el espacio profundo.

Después de dos intentos fallidos, el primero por problemas técnicos externos al propio cohete y el segundo por la presencia de vientos potentes a cierta altura sobre la zona de lanzamiento, a la 3ª fue a la vencida y un nuevo Falcon 9, de momento, y a la espera del la llegada del Falcon Heavy, el lanzador más potente desarollado por la empresa de Elon Musk, despegaba hacia la órbita terrestre. Era su 15º vuelo, y con el Space X superaba un nuevo reto en su firme determinación de convertirse en una de las piedras angulares del esfuezo espacial de los EEUU, y por extensión, del mundo: Lanzar una sonda, más concretamente un observatorio solar, destinada al espacio profundo, algo hasta ahora reservado a las Agencias Espaciales estatales.

En esta ocasión todo sucedió sin mayores problemas, y después de varios encendidos de la segunda etapa del Falcon 9, el observatorio DSCOVR era colocado en la llamada órbita de aparcamiento, donde completó el despliegue de sus paneles solares. Por delante le espera un viaje de 110 días hasta alcanzar el Punto de Lagrange 1, situado a 1.5 millones de Kilómetros en dirección al Sol, donde se convertirá en una especie de vigilante, monitorizando su actividad y alertando a La Tierra de la llegada de tormentas geomagnéticas, se espera que entre 15 y 60 minutos antes de que impacten con nuestro planeta. Se unirá allí con el ya veterano vigilante ACE (Advanced Composition Explorer), en activo desde 1997 y que ya superó de lejos su esperanza de vida prevista.

Este era el objetivo principal, y se cumplió con todo éxito. No puede decirse lo mismo del secundario, lograr el aterrizaje del Falcon 9 en la barcaza autónoma que le esperaba en la Atlántico, y que el mal estado de la mar, con grandes olas que no hacían recomendable intentarlo, hizo desistir a Space X. Aún así la primera etapa del cohete completó con éxito todas las maniobras necesarias, tocando las aguas a menos de 10 metros del punto elegido, y lo que es más importante, aparentemente suavemente y en vertical, lo que permite ser optimistas sobre el futuro.

Fueron además unas horas de intensa actividad para la gente de Space X, ya que con pocas horas de diferencia, la Dragón regresaba a La Tierra después de una larga estancia en la ISS, transportando con ella 1.700 Kilógramos de carga, entre ellos numerosos experimentos científicos. La cápsula completó sin mayores problemas su travesía por la atmósfera, amerizando cerca de las costas de la Baja California, siendo rápidamente recuperado por el barco que la compañía tenía desplegado en la zona para ello.

En definitiva, aunque sin el premio final que hubiera sido completar el aterrizaje del Falcon 9, estos 2 últimos días han representado un nuevo salto en profundidad para Space X, con un nuevo lanzamiento exitoso de de cohete lanzadera (15 de 15 realizados), una nueva misión cumplida por parte de Dragon (igualmente impecable hasta ahora) y su estreno en el terreno de los lanzamientos de sondas hacia el espacio profundo. Y en el horizonte espera ya el Falcon Heavy.

Lanzamiento entre las luces del ocaso.

El vuelo del Falcon 9, con el observatorio DSCOVR.

DSCOVR se situará en el punto de Lagrange L1, a 1.5 millones de Kilómetros de distancia en dirección al Sol, desde donde actuará como un sistema de alerta ante la llegada de tormentas geomagnéticas. También se espera que ofrezca imágenes continuas de La Tierra desde su privilegiada posición.

Aunque no se intentó aterrizar en la barcaza, igualmente el Falcon 9 realizó todas las maniobras necesarias, aparentemente con la suficiente precisión, velocidad y posición vertical como para ser optimisas. Las últimas imágenes, ya casi sobre las olas, permiten apreciar sus "alas" desplegadas, que en el intento anterior, al quedarse sin líquido hidráulico, no pudieron complir su cometido.
 
Casi coincidiendo en el tiempo la Dragón regresaba a La Tierra, siendo recuperada en las aguas del Pacífico. Unas horas realmente intensas para Space X.

SpaceX Launches DSCOVR Space Weather Satellite, But No Rocket Landing

No hay comentarios: