Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

martes, febrero 03, 2015

10 puntos sobre asteroides

Conociendo un poco mejor a la familia de los cuerpos más pequeños y abundantes del Sistema Solar.

Con el reciente lanzamiento de Hayabusa 2, así como el previsto para 2016 de Osiris-Rex, ambas sondas destinadas a la exploración de sendos asteroides, conseguir muestras y traerlas a La Tierra, así como el plan de la NASA de capturar y llevar a la órbita terrestre una de ellos (que se haga realidad ya es más dudoso, pero la propuesta ahí está), los asteroides regresan a primera línea de la exploración interplanetaria. Por ello resulta interesante recordar los aspectos más interesantes y curiosos de estos cuerpos celestes, que lejos de ser una amalgama de objetos homogenos y poco más que simples y aburridas rocas espaciales, pueden ser muy diferentes unos de otros, con una notable complejidad y guardar más de una sorpresa a los astrónomos, como pueden ser lunas, anillos y hasta el agua corriendo en su superficie. Veamos los 10 más interesantes:

1) Están considerados los restos de la formación del Sistema Solar: La teoría más aceptada indica que el Sol nació del colapso de una nube de gas y polvo, generando en su centro una presión y temperatura tan alta que terminaron desencadenando una reacción sostenida de fusión nuclear, haciendo que empezará a brillar como lo vemos actualmente. Mientras tanto, el polvo y los escombros que rodeaban a al estrella recién nacida comenzaron a unirse. Los granos pequeños se convirtieron en pequeñas rocas, que se estrellaron entre sí para formar otras más grandes. Los sobrevivientes de este período caótico son los planetas y las lunas que vemos hoy...así como los cuerpos más pequeños. Así, su estudio nos puede dar una idea de como era el Sistema Solar miles de millones de años atrás.
 
2) Cinturón de asteroides: Si bien los podemos encontrar en todo el Sistema Solar, hay una gran colección de ellos entre las órbitas de Marte y Júpiter. Aunque durante cierto tiepo se imaginó que eran los restos de un antiguo planeta destruido, hoy día que es justo lo contrario: Se podría haber formado un planeta si Júpiter no hubiera estado cerca, generando perturbaciones gravitatorias que "abortaron" el proceso, haciendo además que la mayor parte acabaran expulsados hacia el espacio profundo. La masa actual que permanece en esta zona es relativamente escasa. Reunidos todos en un solo punto, crearían un planeta más pequeño que nuestra Luna. Por eso mismo hay mucho espacio entre ellos, y si cruzáramos a trevés de el con los ojos cerrados la posibilidad de chocar con un asteroide sería casi nula.

3) Composición variada: Hay muchos tipos de asteroides, pero estos son los tres tipos principales: C (carbonaceos), con diferencia los más abundantes, con alta presencia de Carbono, así como elementos volátiles como el Hidrógeno y el Helio. S (silíceos), que tienen metales en su composición y son formados fundamentalmente por silicio. M (metálicos), casi exclusivamente formados por níquel y hierro. La distancia al Sol marca la distribución de cada uno de ellos.

4) Compañeros de viaje: Los asteroides tiene una relación amplia y compleja con ellos. Así es el caso de los llamado troyanos, que siguen o preceden a alguno de ellos, atrapados en alguno de los sus puntos de Lagrange, donde las fuerzas gravitatorias del planeta y el Sol se equilibran. Marte, Júpiter y Neptuno disponen de estos curiosos compañeros de viaje. Por otra parte también existen los coorbitantes, cuyas órbitas los aproximan y alejan de forma regular del planeta al cual están ligados gravitatoriamente, haciendo que, vistos desde este último, casi parece un satélite, hasta el punto que se los llama también semi-lunas o lunas falsas. La Tierra dispone de 5 conocidas, 2003 YN107 , 2004 GU9 , 3753 Cruithne , 2002 AA29 y 2010 SO16.

5) Tienen sus propias lunas: Aunque seguimos pensando en ellos como algo propio de los planetas, ahora sabemos que también los asteroides tienen sus propios satélites. El primero de ellos fue Dactyl, descubierto en 1993 por la sonda Galileo cuando sobrevoló Ida. Actualmente se conoce 150 asteroides con lunas, y el número de deja de aumentar.

6) Visitados con cierta frecuencia: Diversas sondas se han aproximado, han orbitado y hasta han tocado un asteroide. Algunos ejemplos son la NEAR Shoemaker, que se posó en la superficie de Eros y sobrevivió durante semanas a no estar diseñado para hacerlo, Dawn estuvo en órbita alrededor de Vesta y ahora se aproxima a Ceres o la japonesa Hayabusa, que fue capaz de tomar muestras de Itokawa y hacerlas llegar a La Tierra.

7) Sin vida: Los asteroides son demasiado pequeñas para albergar en su superficie vida tal como la conocemos, ya que son demasiado pequeños para que su débil gravedad, que no es capaz ni de darles una forma esférica, pueda mantener incluso la más tenue de las atmósferas.

8) Agua: A pesar de su pequeño tamaño y la falta de atmósfera, el agua puede fluir sobre la superficie de los asteroides, tal como han demostrado las observaciones realizadas en Vesta por la sonda Dawn. La teoría es que cuando un asteroide menor impacta con uno más grande, el calor generado funde los depósitos de hielo que puden esconderse por debajo de la superficie, haciendo que se convierta en agua líquida durante unos breves momentos..

9) Un asteroide podría haber matado a los dinosaurios: El registro fósil de los dinosaurios y otras criaturas  muestran una rápida desaparición hace unos 65 millones o 66 millones de años. De acuerdo con el National Geographic, hay dos hipótesis para este evento: Un asteroide o cometa impactando contra la Tierra, o una enorme erupción volcánica. La opción del asteroide viene de la existencia de una capa de iridio (elemento raro en la Tierra, pero no en los meteoritos) que se encuentra en todo el mundo, así como un cráter llamado Chicxulub en la península de Yucatán, México, al que se estima una edad de 65 millones de años, lo que encaja perfectamente con esta idea. El Iridio, sin embargo, también se encuentra en el interior de nuestro planeta, lo que da credibilidad a algunas teorías que hablan de una erupción colosal en la zona de la actual India, aunque también es posible que el primero desencadenara el segundo. En cualquier caso, los restos resultantes habrían tapado la luz solar y con el tiempo llevar a la muerte por inanición a los sobrevivientes.

10) Pueden tener anillos: Si la existencia de lunas en los asteroides resultó un descubrimiento inesperado, que es posible la existencia de anillos lo es aún más. Hoy día conocemos a uno de ellos, llamado Chariklo, que parece disponer de un sistema anillado doble, detectado cuando en observaciones  realizadas en 2013, hizo flucturar en diversas ocasiones la luz de una estrella de fondo. 

Los asteroides tiene sus propias lunas. Este descubrimiento significó el fin de la idea de que eran simples rocas simples y aburridas.

 Chariklo, el primer asteroide con anillos.

Una de las últimas sorpresas que nos han dado estos cuerpos celestes: Señales del fugaz fluir del agua en Vesta.


Asteroides troyanos y coorbitales son un ejemplo de la interacción entre estos y los planetas. Los primeros siguen y preceden al planeta, atrapados en uno de sus 2 puntos de Lagrange delanetaros y traseros, mientras que los segundos entran en resonancia gravitatoria con el, convirtiéndose en los llamados satélites coorbitales: No giran alrededor del planeta, pero desde el punto de vista de este último así lo parece.

Aunque la ciencia ficción espacial nos vendió la idea de los cinturones de asteroides como una zona tan densa que el piloto de una nave espacial poco menos que debe ir esquivando o destruyendo los objetos peligrosos, en realidad existe un amplio vacío entre ellos. Se puede cruzar directamente sin apenas riesgo, como han demostrado sondas como las Voyagers, Cassini, Galileo o New Horizons. 

Asteroids: 10 Interesting Facts About These Space Rocks

No hay comentarios: