Ultimas imágenes de Curiosity

Pruebas con el taladro, del cual se espera que regresa a la actividad, después de un tiempo de inactividad debido a problemas técnicos. Sol 1848
Ocaso marciano.Sol 1863

viernes, julio 12, 2013

Información en la luz

El sistema de comunicaciones experimental OPALS llega al Kennedy Space Center, desde donde será enviado a la ISS por parte de Space X a finales de año.

En los más de 50 años de exploración interplanetaria las diversas sondas han avanzado de forma exponencial en su capacidad de reunir observaciones científicas de todo tipo, pero en lo que respecta a los sistemas de comunicación con La Tierra para transmitirá dicha información siguen siendo, básicamente, los mismos que utilizaron los primeros vehículos que abandonaron nuestro planeta en pos de otros mundos. Los mismos canales para un caudal de datos mucho mayor, una combinación que inevitablemente produce problemas de congestión y la necesidad de almacenar dichos datos en los propios vehículos durante periodos de tiempo nada despreciables a la espera de que les llegue su turno.

La New Horizons es un ejemplo claro de esta situación, ya que se espera que reuna tanta información de Plutón y sus lunas que pasarán meses antes de que toda ella haya sido enviada a La Tierra. Las limitaciones propias de las comunicaciones con ondas de radio más la gran distancia a la que se encontrará de nosotros en esos momentos representan un muro que solo se podrá superar con paciencia. Algo que también ocurre también con Curiosity y la Mars Reconnaissance orbiter en Marte, donde su alta capacidad científica obliga a ir paso a paso y esperar el momento. Su propio éxito se convierte así en su mayor carga.

Para intentar resolver esta situación de cara a un futuro, tanto en exploración interplanetaria como en las misiones tripuladas y comerciales, la NASA está trabajando para hacer realidad el experimento OPALS (Optical Payload for Lasercomm Science), un sistema experimental con el que la información se transmite no con ondas de radio, que tienden a debilitarse y dispersarse, sino con un láser, capaz de mantenerse como un haz de luz muy estrecho a través de grandes distancias, por lo que su capacidad de transportar información es mucho mayor. Se calcula que aumentaría la velocidad de transmisión de futuras sondas y vehículos espaciales en un factor entre 10 y 100, lo que podría significar 10 Megabit por segundo o incluso más. Todo un salto adelante que permitiría superar el "cuello de botella" que se vive actualmente.

Evidentemente, a cambio de tal aumento, las sondas deberán ser capaces de apuntar hacia La Tierra de forma muy precisa, dada la misma estrechez del haz de luz, a diferencia de los sistemas actuales mediante ondas de radio, que no necesitan tanta exactitud. Un pequeño hándicap que merece la pena afrontar viendo los beneficios potenciales, y por ello la NASA quiere trasladar el experimento OPALS a la ISS, para realizar las primeras pruebas desde el espacio, probando tanto la capacidad de transmitir información como la de las instalaciones en tierra para recogerla

"OPALS representa un paso tangible para las comunicaciones láser, y la Estación Espacial Internacional es una gran plataforma para un experimento como este", dijo Michael Kokorowski, director del proyecto en el JPL."Los sistemas de comunicación por láser futuros tendrán la posibilidad de transmitir más datos desde las naves hasta tierra que en la actualidad, mitigando un cuello de botella importante para las investigaciones científicas y empresas comerciales".

Será la compañía Space X, mediante su Dragon y su cohete lanzadera Falcon 9, la encargada de transportar a OPALS a la ISS, con su lanzamiento previsto para finales de año. Si todo transcurre según lo previsto a principios de 2014 podríamos asistir a las primeras transmisiones láser entre La Tierra y un vehículo orbital, y con ello el primer paso hacia un nuevo sistema de comunicaciones interplanetarias a la altura de las exigencias actuales y futuras.

El experimento OPALS pondrá a prueba la capacidad de transmisión de datos mediante este tecnología óptica. El Optical Communications Telescope Laboratory (OCTL) del JPL, en Wrightwood, California, será la parte terrestre de estar pruebas y preparado para seguir la ISS. Los tiempos de transmisión en cada paso serán de unos 100 segundos, el tiempo máximo en que ambos sistemas se podrán mantener a la vista uno de otro.

El OPALS será instalado en la ISS mediante una caminata espacial por parte de sus ocupantes y estará listo para inciar las pruebas 90 días después.

Optical PAyload for Lasercomm Science (OPALS)

Optical PAyload for Lasercomm Science (OPALS) 

NASA's OPALS to Beam Data From Space Via Laser

1 comentario:

casino online en venezuela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.