Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

martes, julio 03, 2012

Curiosity en Marte (2):Descenso

Segundo de los tres post dedicados a la llegada de Curiosity a Marte y los numerosos pasos que deberá seguir para lograr posarse en el interior del cráter Gale. Si en el primer se profundizaba en la la aproximación y entrada en la atmósfera, ahora toca hablar del descenso propiamente dicho, que como veremos es todo menos sencilla y con algunos momentos extremadamente delicados.

Descenso: Habíamos dejado a Curiosity en el momento en que, trás la "ardiente" entrada atmosférica, su velocidad se había reducido a Mach 2 y se encontraba a solo 11 Kilómetros de altura...

Y entonces de desplegará su enorme paracaidas, que con sus 21,5 Metros de diámetro será el mayor jamás utilizado en otro planeta, ampliamente superior a los de sus predecesores (los de las Vikings eran de 16,5 Metros, Spirit y Opportunity 14,1, Pathfinder 12.7, y Mars Phoenix 11,8). El enorme tamaño de Curiosity, evidentemente, lo hace necesario. Dificilmente podría conformarse con menos.

Este afrontará una tarea realmente exigente, como es reducir la velocidad desde Mach 2 a niveles subsónicos en solo 30 segundos...la tensión originada del súbito despliegue, que generará fuertes oscilaciones hasta la velocidad se reduzca a Mach 1.4, y la propia tendencia del vehículo a girar sobre si mismo (wrist mode oscillations) serán los mayores peligros en ese momento, aunque en este última caso los impulsores de los que está dotada la cápsula trabajarán para compensarlo. Y entonces llegará se abrirá el "huevo"..

Una serie de pequeñas cargas explosivas provocarán el desprendimiento del escudo térmico, y que dejarán, por primera vez, a Curiosity a la vista y frente a frente con el que será su hogar, el planeta Rojo...y después de esperar unos 5 segundos el radar (Terminal Descent Sensor o TDS) empezará su taréa de medir con precisión la distancia que le separa ya de la superficie. Esto es absolutamente crítico, ya que todo lo que vendrá después estará condicionado por los datos que ofrezca el TDS. De ahí esos 5 segundos:Si se activará inmediatamente las señales toparían con el escudo aún cercano, ofreciendo cifras erroneas...y potencialmente catastróficas. Por su parte la Mars Descent Imager empezará tomara imágenes, lo que posteriormente permitirá establecer con exactitud el lugar de aterrizaje.

El siguiente paso llegará cuando la velocidad se reduzca a 80 metros/segundo, algo que ocurriá a una altura estimada de 1.5 Kilómetros: Será el momento de que Curiosity, acolpado al jetpacko o fase de descenso, se separe del paracaidas...y sin duda uno de los  instantes más terrorífico de todos, ya que trás la detonación de otra serie de pequeñas cargas explosivas el rover iniciará una caida libre hacia la superficie, como una piedra, mientras que la gravedad marciana hará que su velocidad aumente hasta los 100-120 metros por segundo. 

Un solo segundo, pero sin duda para todos los implicados en esta misión, y por extensión para todos aquellos que estaremos siguiendo los acontecimientos, parecerá eterno en que contendremos la respiración...hasta que se activen los 8 impulsores del jetpack y se inicie la fase final.

El motivo de este lapso de tiempo es dar tiempo a Curiosity para que se aleje lo suficiente del paracaidas y el escudo superior a el acoplado, ya que de activarse dichos retrocohetes de forma inmediante el rover, súbitamente frenado, podría golpear contra estos últimos. No deja de ser una precaución, pero sin duda a todos nos helará el corazón durante un segundo...

En un primer momento el objetivo de los impulsores será reducir a 0 cualquier rotación de vehículo, y solo cuando esto ocurra, 400 metros después, procederán a frenar la caida, que al cabo de 30 segundos (aunque existe cierto margen) se habrá reducido a una velocidad de unos 20 metros/segundo, cifra que permanecerá constante hasta que solo 50 metros separen a Curiosity del suelo marciano, cuando se reducirá nuevamente hasta hacerla casi nula, apenas 0.75 metros/segundo.

En ese momento 4 de los 8 impulsores dejarán de funcionar, ya que de lo contrario acabarían impulsando a Curiosity nuevamente hacia arriba...además, para impedir que afecten al vehículo, estos no apuntarán directamente hacia abajo, sino que presentarán cierto ángulo. De esta forma, y en otro tiempo de espera que nuevamente parecerá eterno, el rover permanecerá en pausa durante 2.5 segundos, flotando sobre la superficie...

Y entonces llegará la activiación de la "grúa aérea", en que el Jetpack deberá dipositar suavemente a Curiosity sobre la superficie mediante...pero eso ya forma parte del tercer y último capítulo de esta triología épica marciana.

La Mars Phonix en pleno descenso, fotografiado por la Mars Reconnaissance Orbiter, con el paracaidas ya desplegado. El de Curiosity será, una vez abierto, el doble de grande.

Abertura del paracaidas, separación del escudo...y caida libre durante un segundo, hasta la activación de los impulsores. Un momento crítico.

Fase final del descenso, inicialmente reducido a 20 metros/segundo para posteriormente frenarse hasta quedar prácticamente estático, mientras la Mars Descent Imager toma imágenes de la superficie.

No hay comentarios: