Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity bajo la tormenta de polvo global que está azotando a Marte. Sol 1974

lunes, noviembre 20, 2017

Un deseo entre estrellas fugaces

Observando un meteoro desde la ISS.

Se las conoce popularmente como "estrellas fugaces" o "lluvia de estrellas" cuando se manifiestan en forma conjunta, ya que a los ojos de nuestros antepasados lejanos parecía que realmente eran estrellas que caían desde el Firmamento sobre el mundo. Hoy día nuestra visión es totalmente diferente, sabemos que habitamos un planeta que orbita una estrella, a la que llamamos Sol, y que las estrellas que vemos en la noche son igualmente otros Soles, solo que situadas mucho más lejos y por lo cual solo podemos verlas como puntos de luz. Pero las palabras suelen tener una vida más larga que el significado que contenían inicialmente, como fósiles que permanecen mucho más allá de la especie a la cual pertenecía, y hoy día, como muchas otras, la expresión "estrella fugaz" y variantes sigue vigente para hablar de los meteoros más tenues, aquellos que resplandecen durante un instante antes de evaporarse, y que por tanto realmente tiene una vida fugaz ante nuestros ojos.

Tanto desde la Tierra como desde el cielo, ya que la ISS es una plataforma perfecta que permite captarlas desde "el otro lado". Así lo hizo el astronauta de la ESA Paolo Nespoli, que mientra tomaba imágenes del exterior captó la incineración de un pequeño meteoro, que dejó un rastro de luz claramente visible aunque de corta duración. Se estima que la pequeña roca espacial responsable, posiblemente no mucho mayor que un grano de arena, se movía a unos 40 Kilómetros/Segundo, lo que es una velocidad notablemente alta para lo que suele ser la media habitual, que se mueve alrededor de los 20 Kilómetros/Segundo.

No es la primera vez que las cámaras de la ISS captan a estos recién llegados, que se evaporan en nuestra atmósfera en un fugaz pero hermoso trazo de luz, pero cada uno de esos momentos son dignos de verse. Y, siguiendo la tradición, pedir un deseo: Que algún día verlas de esta forma se convierta en una maravillosa normalidad, porque eso significará que finalmente hemos iniciado realmente nuestro viaje hacia las estrellas. Y esta vez hacia las de verdad.

Secuencia completa del meteoro, captado mientras la ISS se movía desde el Océano Atlántico sur hasta Kazajstán, y que aquí se hace visible en los segundos 7-8.

Cada cosa con su nombre. Aunque siempre hay lugar para términos más románticos. 

Meteoroide cayendo a la Tierra, visto desde la Estación Espacial

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es peligroso para la ISS pasar por los rastros cometarios? Aunque sean fragmentos muy pequeños pueden actuar como si fueran auténticos proyectiles. Está preparada la ISS para ello?.
Por otro lado, los destellos que se ven en el último timelapse, no son tormentas?.
Gracias

Tokaidin dijo...

Empezando por lo segundo, si, es exactamente lo que dices, el resplandor de diversas tormentas.

Sobre lo primero, existe cierto riesgo, aunque la ISS está preparada para ello. Así y todo hay que tener en cuenta lo diminuta que es la estación en comparación al espacio a través del cual se mueve rápidamente, lo que reduce muchísimo las posibilidades de impacto. En este sentido son mucho más peligrosos los fragmentos de basura espacial.