Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

jueves, septiembre 15, 2016

Mapeando el infinito

Presentado el primer mapa estelar de la misión GAIA.

1142 millones de estrellas, cada una de ellas, sin excepción, con su brillo y posición medidos de forma precisa. Son cifras gigantescas, tanto que en realidad cuesta entender toda su magnitud, y ni tan solo es el final del camino. El futuro nos depara mapas aún más amplios. Este es solo el primero, pero es suficiente para estremecerse ante la inmensidad que se abre ante nuestros ojos, hoy de forma más clara que nunca.

Así son los primeros resultados del observatorio Gaia, lanzado a mediados de 2014, el conjunto de datos reunidos en 14 meses de planea actividad. Su misión es cartografiar la Vía Láctea como jamas se hizo antes, marcando por precisión miles de millones de sus habitantes, y con ello levantar un mapa tridimensional de nuestra galaxia. Algo que nos permitirá conocer nuestro hogar en el Universo como nunca antes, tanto la presente como, extrapolando los datos, la de su pasado más remoto.

"Al cartografiar el cielo con una precisión nunca antes alcanzada, Gaia se sitúa a la vanguardia de la astrometría", explica Álvaro Giménez, director de ciencia de la ESA."La presente publicación nos ofrece una primera impresión de los extraordinarios datos que nos esperan y revolucionará nuestra comprensión de cómo las estrellas se distribuyen y se desplazan por nuestra Galaxia"."El hermoso mapa que hoy publicamos muestra la densidad de estrellas medidas por Gaia en todo el firmamento y confirma la calidad de los datos recogidos durante su primer año de operaciones", añade Timo Prusti, científico del proyecto Gaia de la ESA."Está funcionando bien y ya hemos demostrado que es posible abordar el análisis de mil millones de estrellas. Aunque los actuales datos son preliminares, queríamos ponerlos a disposición de la comunidad astronómica cuanto antes".

Detrás de este logro, de gestionar y dar forma a la avalancha de información que nos está enviando este observatorio, se encuentra un equipo paneuropeo de unos 450 científicos e ingenieros de software: el Consorcio para el Procesamiento y Análisis de Datos de Gaia, o DPAC. Un trabajo "titánico" que permitió, por ejemplo, determinar el "paralaje" (movimiento aparente de las estrellas más cercanas a causa del movimiento de la Tierra alrededor del Sol) y el desplazamiento propio (su movimiento a través del espacio) de alrededor de 2 millones de estrellas, aquellas ya catalogadas por las anteriores misiones Hipparcos y Tycho-2. Con ello ahora conocemos mucho mejor sus distancias y movimientos.

Y mucho más. Centenares de cúmulos abiertos (y muchos más que se descubrirán a medida que nos adentremos en el mar de información recibido) y hasta 3.149 estrellas variables también han sido estudiados y medidos por Gaia. Especialmente importante estas últimas, ya que son un elemento clave para medir grandes distancias:"Las variables, como las Cefeidas o las RR Lyrae, son valiosos indicadores de distancias cósmicas", explica Gisella Clementini, del INAF y el Observatorio Astronómico de Bolonia."Mientras que el paralaje se utiliza para medir directamente distancias a grandes grupos de estrellas en la Vía Láctea, las estrellas variables constituyen un paso indirecto pero crucial en nuestra ‘escalera de distancias cósmica’, ya que nos permiten llegar a galaxias lejanas". Al seguir cada clase un patrón regular ya conocido, que permite extrapolar su brillo real, y con ello su distancia, son como auténticos faros para los astrónomos.Y ahora, y en el futuro, gracias al extraordinario trabajo de este observatorio, podremos precisarla aún más.

Gaia fue lanzado con la promesa de revolucionar nuestro conocimiento de la Galaxia a todos los niveles. 1142 millones de estrellas muestran que eso es ya una realidad, colosal en su magnitud, destinada a una inmensidad aún mayor. Solo nos queda sobrecogernos ante ella. Y maravillarnos.

Galaxias, cúmulos abiertos y globulares en el mapa del cielo de Gaia. Las líneas muestran la forma en que realiza su trabajo, rotando sobre si mismo y escaneando el Firmamento en forma de franjas. Que aquí sea visibles demuestra que sigue siendo una versión temprana, ya que con el tiempo y nuevos datos, se irá completando y las líneas desapareciendo.

Así explora la galaxia este explorador galáctico.

Gaia incluso se "permitió" el lujo de observar la ocultación de una tenue estrella (UCAC4 345-180315) por parte de Plutón y desvelar nuevos datos sobre la presión atmosférica reinante actualmente, y como el aumento registrado desde 1998 parece haberse detenido.

El prometedor futuro de Gaia y sus mil millones de estrellas