Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

sábado, septiembre 24, 2016

En aguas turbulentas

Los datos de Cassini confirman que los grandes cañones de Titán están inundados por hidrocarburos líquidos.

Desde hace tiempo tenemos el convencimiento, rozando la certeza, de que existen grandes lagos (o pequeños mares, según se quiera etiquetar) en  la superficie de esta luna de Saturno, lo que la convierte en el único cuerpo planetario conocido que comparte con la Tierra esta particularidad. Metano/Etano en un caso, agua en el otro, pero en ambos compartiendo lo que parece un sistema hidrológico parecido. Una de esas semejanzas está en la red de canales que parecen desembocar en ellos, en algunos casos en forma de cañones de proporciones espectaculares, y que hacen que nuestra mete los relacione de forma inevitable con formaciones terrestres, como el Gran Cañón del Colorado. Es una suposición lógica, pero hasta ahora era simplemente eso, algo probable pero no probado. Hasta ahora.

En Mayo de 2013 la sonda Cassini realizó uno de sus sobrevuelos de Titán, en esta ocasión centrando su atención a los canales situados al norte de Ligeia Mare. Las observaciones por radar revelaron que estos (en particular una red de ellos llamada Vid Flumina) eran en general estrechos, poco menos de un kilómetro de ancho, con pendientes superiores a 40 grados, y notablemente profundos, entre 240 y 570 metros. También mostraron que, como en otras formaciones vistas anteriormente, su interior era oscuro, al igual que los mares ricos en metano de Titán, donde las ondas de radar se ven completamente dispersadas. Esto sugirió en su momento que los canales también podrían estar llenos de líquido, pero no estaba claro si era eso o simplemente sedimento saturado.

La clave para entender la naturaleza de los canales fue estudiar la forma en que la señal de radar de Cassini se reflejaba en las partes inferiores de estas formaciones. Se observó un destello, lo que indica una superficie extremadamente lisa, como la que encontramos en los mares de hidrocarburo, mientras que el "timing" de las ondas de radar, al rebotar en los bordes y el fondo de los cañones, proporcionó una medida directa de sus profundidad determinando así su elevación con respecto a Liegia Mare. Si bien los datos del altímetro mostró que en algunos casos el líquido se encuentra a la misma altitud que el propio mar, en otros casos está a decenas de metros por encima, lo que los investigadores interpretan como afluentes que desembocan en los principales canales situados en terrenos más bajos.

"La Tierra es cálida y rocosa, con ríos de agua, mientras que Titán es frío y helado, con ríos de metano. Y sin embargo, es notable que nos encontramos con este tipo de características similares en ambos mundos", explica Alex Hayes, del equipo de radar de Cassini. O quizás no. A estas alturas que deberíamos considerar normal estas semejanzas, este extraño puzzle entre piezas conocidas encajadas a otras complemente ajenas a nosotros. Así es esta luna increíble. Quizás un día podamos llegar hasta ella, caminar por sus dunas, visitar sus costas, navegas por sus mares, y quizás navegar por sus ríos, serpenteando entre cañones espectaculares.

La red de canales Vid Flumina, que en ocasiones se le llama el "Nilo de Titán" con sus más de 400 Kilómetros de longitud. Aunque se suponía que estábamos ante una gigantesca red fluvial, ahora sabemos que está realmente lleno de líquido, formando un río que fluye hacia Liegia Mare.

El Gran Cañón del Colorado quizás sea un perfecto ejemplo terrestre de los cañones de Titán. 

Cassini Finds Flooded Canyons on Titan