Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, febrero 03, 2010

Un futuro lleno de sombras

La Casa Blanca cancela el programa Constellation y abandona el retorno a la Luna.

El día 28 de Octubre de 2009 un nuevo cohete-lanzadera despegaba desde el centro espacial Kennedy...era el Ares I-X, una réplica a tamaño real del Ares I, el que debía ser, junto con su hermano Ares V, el pilar en que se fundamentará los futuros vuelos tripulados de los EEUU, tanto hacia órbitas bajas como hacia la Luna, el gran objetivo del programa Constellation.

Fue un lanzamiento perfecto, y este nuevo miembro de la famila espacial realizó el vuelo que se esperaba de el...pero lo hizo con una espada de Democles colgando sobre el. Podría ser el primero de la nueva generación, o simplemente un sueño puntual destinado a no perdudar, pues para entonces la
Comisión Augustine
había recomendado su cancelación. Quedaba la decisión de la Casa Blanca, y este llegó el pasado Lunes: No Ares, no Ares V, no Constellation, no retorno a la Luna. Un final del camino abrupto, desolador, con algunos destellos de esperanza en un nuevo futuro lleno de incertidumbres.

.
El proyecto Constellation nació como fruto de la decisión del anterior presidente, George Bush, de lanzar a la NASA en una carrera que debería llevar al hombre a pisar nuevamente la Luna, en una primera etapa que finalmente nos llevara a Marte. Era un planteamiento en teoría muy interesante, hasta se prodría decir que audaz, pero cuyas bases nacieron débiles desde el principio, pues no tuvo nunca el apoyo político y sobretodo económico necesario. Bien al contrario, a la NASA se le encargo llevar adelante este magno proyecto sin fondos adicionales, viendose obligada a recortar gastos de otros campos, en especial de las misiones exploradoras en proyecto, con el fin de concentrar sus relativamente escasos recursos en Constellation.

Como resultado todo fue más lento, se dieron muchos bandazos en el diseño y finalmente emergió una propuesta que lejos de significar un nuevo salto tecnológico hacia adelante más bien retrocedía en el tiempo hasta la epoca de los Apolo, apostandose por algo antiguo pero cuya fiabilidad ya estaba contrastada y era más barato en lugar de arriesgarse a algo nuevo y mas costoso...lo que era comprensible dados los fondos disponibles, pero que no dejaba de ser un "comida para hoy, hambre para mañana" en el plano técnico.

A pesar de todo esto, durante cinco años, se fue avanzado...la capsula Orión, el lanzador Ares I, el lanzador pesado Ares V fueron cubriendo etapas, y parecia que el edificio que representaba Constellation, a pesar de sus claros defectos de base, podría finalmente asentarse y seguir adelante. Pero no ha sido así. El sueño, al menos tal como estaba planteado, a muerto.

La Casa blanca anunció los nuevos presupuestos para 2011, donde ha desaparecido toda presencia a los vuelos tripulados a la Luna, la capsula Orión y los nuevos vehículos lanzadera...EEUU, la primera potencia espacial (y terrestre) del mundo abandona la Luna y cualquier sueño de vuelos tripulados más alla de la órbita baja. No solo eso, sino que dependera de empresas privadas y de la ayuda otros paises, como Rusia o La India (que esta desarrollando su propio vehículo tripulado), para llevar a sus propios astronautas al espacio, ya que por ahora no se menciona tampoco la construcción de algun tipo de substituto a los veteranos transbordadores, que están a punto de retirarse...una situación asombrosa para el una nación como la estadounidense, tan acostumbrada a liderar las grandes gestas espaciales.

Como se puede valorar la decision de Obama? Como hemos mencionado Constellation arrastraba pesados lastres...un retraso considerable, un déficit en aumento, una apuesta sin inovación tecnológica, unos objetivos a medio plazo no suficientemente definidos y unos costes de lanzamiento excesivos. Suficientes motivos para plantearse su viabilidad y pensar si no habría otra opción mejor para conseguirlo...en un primer momento. Pero ahora, cinco años y 9.000 Millones de dolares despues, uno no puede evitar plantearse si no era mejor hacer un esfuerzo presupuestario para seguir adelante antes que no un corte tan radical que, ademas de significar tirar por la basura todo el tiempo y dinero ya invertido , deja a los EEUU practicamente fuera de juego en lo que a vuelos tipulados se refiere.

Las nuevas directrices impulsan la financiación por parte de la NASA de las empresas privadas dedicadas a los vuelos espaciales, como Space X, para que sean ellas las que se encargen de llevar los astronautas a la ISS, y anuncian fondos para la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, especialmente en el campo de la impulsión, lo que en si no es malo...las primeras deben ocupar un lugar importante en el futuro espacial y la inovación tecnológicas es importantísima, pues siempre ha sido la carrera espacial fuente de progreso en este campo y realmente sería interesante dar un salto en este campo, algo que Constellation no hacía.

El problema, pero, es que no se ofrece luz a corto y medio plazo...no se dice nada de desarollar un lanzador pesado, y sin este los vuelos tripulados a la Luna y mas alla son, simple y llanamente, imposibles, por lo que todos los planes alternativos a la misión lunar, como viajar a asteroides o a las lunas de Marte, tampoco son viables. Un abandono a corto y medio plazo de toda ambición más alla de la órbita baja sin paliativos.

Aspecto positivos? Pues que, aparte de lo ya mencionado anteriormente sobre las empresas privadas y la inovación tecnológica, la exploración róbotica parece que podria salir beneficiada al disponerse de más fondos, y de hecho se habla de una nueva sonda solar y nuevos telescopios espaciales, lo que es francamente prometedor.

Hay que remarcar que los fondos de la NASA no se van a recortar, bien al contrario, aumentaran en unos 6000 Millones de dólares en los proximos cinco años, el mayor en mucho tiempo, y que gracias a ellos, por ejemplo, la agencia planea invertir unos 7.800 millones de dólares durante los próximos cinco años para desarrollar las tecnologías necesarias para la exploración espacial human, incluida nuevos sistemas de propulsion que acorten la duración de los vuelos. Estos son los "destellos de luz" que iluminan un futuro ahora mismo oscuro y lleno de incógnitas.

"Imaginémonos expediciones a Marte que en lugar de durar casi un año, podamos recorrer el sistema solar interior, explorar la luna, los asteroides y Marte casi simultáneamente en una serie constante de novedades. Tales viajes se producirán" una vez que desarrollemos nuevas capacidades para hacerlo realidad" afirmó el administrador de la NASA Charles, defendiendo la nueva política.

Duramenta criticado, esta decisión tambien tiene defensores, como el veterano lunar Buzz Aldrin: "La verdad es que ya hemos estado en la Luna, hace ahora 40 años. Centrarnos ahora en reducir los costos de acceso al espacio y en desarrollar tecnologías avanzadas clave que puedan llevarnos más lejos, más rápido, es exactamente lo que nuestra nación necesita para mantener su posición de liderazgo en la exploración espacial durante el resto de este siglo"

Una visión mirando a un futuro largo plazo interesante, y a la que quizás no le falta razón, pero que no impide la decepción de que posiblemente no volveremos a ver al hombre pisar la Luna durante nuestras vida (por no hablar de Marte) y que plantea serios interrogantes y temores sobre el papel de los EEUU como lider de la carrera espacial en los proximos años...¿Podria China, Japón o La India adelantarse y ser una de ellas, en especial la primera, la ganadora? Es posible, aunque también se plantéa otro interrogante...sin los Norteamericanos en la carrera, mantendrán las otras potencias el impulso o también perderán interes? Al fin y al cabo, y no hay porque engañarse en eso, hay una fuerte carga política y de prestigio en todo esto, y la onda expansiva de la decision de Obama podría golpear al esfuerzo espacial a escala mundial. Solo queda esperar los acontecimientos.

Sin duda estamos en un momento histórico, un día que posiblemente sera recordado dentro de muchos años...que lo sea porque fue allí donde se plantaron las semillas de un futuro brillante, o como el día en que el sueño espacial llegó su fin es algo que solo el tiempo nos podra responder.



El lanzamiento del Ares I-X...el primer y último vuelo del programa Constellation.


La Casa Blanca cancela Constellation. Los objetivos del programa tripulado no están muy claros


El sueño ha muerto

3 comentarios:

El Socio dijo...

Vaya, qué pésima noticia. Obama quería ser el Kennedy negro, pero parece que le interesa más gastar el dinero en programas sanitarios faraónicos de dudosa utilidad. ¿Cuándo se atreverá alguien a apostar realmente por el espacio?

Anónimo dijo...

Lo cierto, es que bajo mi punto de vista, el programa constaba de una serie de pautas que como se indica en el artículo, es "pan para hoy y hambre para mañana"

Por un lado veo bien que se cancele y nuevas fronteras de innovación puedan abrirse paso, aunque para ello sea necesario sacrificar tiempo y dinero invertido.
Por otro, quizá la decisión siente precedentes para perder el interés en la exploración espacial, y llegue un momento en el que las inversiones sean mínimas.

Hoy en día las empresas privadas pueden ser capaces de mejorar los diseños y las ambiciones actualmente puestas, siempre claro está, que eso les reporte beneficios.

Veremos como termina el asunto.

xerman dijo...

Las inversiones en desarrollos de propulsión están bien; es mas, son imprescindibles, pero esto debería haberse llevado a cabo en los últimos 20 años, de forma paralela a los viajes tripulados. Meter la tijera de una forma tan radical es una apuesta arriesgada.
Ojalá no se hayan equivocado.
Un saludo!