Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

sábado, marzo 12, 2016

Un día de furia

El paso cercano de Siding Spring desencadenó el caos magnético en Marte.

Apenas unas semanas antes del histórico encuentro de este cometa con Marte, el 19 de Octubre de 2014, MAVEN entraba en órbita marciana. Rápidamente afrontó el inesperado fenómeno ajustando su órbita de forma que el planeta hiciera de escudo y la protegiera de la tormenta de partículas prevista. Igualmente, como precaución, se apagaron algunos de sus instrumentos científicos. Una operación que se repito para todos los demás miembros de la flota de sondas, como la MRO o la Mars Express, entre otras.

Pero un encuentro tan cercano de un cometa con un planeta es un acontecimiento muy poco frecuente, y que coincida con una presencia activa de explorares robóticos en ese mismo escenario, una coincidencia afortunada de nadie quería desaprovechar. Todas tomaron datos. Y en el caso de MAVEN se mantuvieron encendidos varios, entre ellos magnetómetro, con el cual los científicos de la misión querían observar en primera fila los estragos que el paso de Siding Spring podría causar en el campo magnético que rodea a Marte. Y ciertamente su presencia se dejo notar."El cometa Siding Spring hundió el campo magnético marciano en el caos", explica Jared Espley, un miembro del equipo científico de MAVEN."Creemos que el encuentro se llevo por delante parte de atmósfera superior de Marte, al igual que lo haría una fuerte tormenta solar".

¿Pero no se supone que Marte no tiene campo magnético? No como la Tierra, que lo genera desde su interior, pero si una envoltura magnética que nace en las capas altas de su atmósfera, que está compuesta de plasma (una capa de partículas cargadas eléctricamente y moléculas de gas). El viento solar interactúa con dicho plasma, y la mezcla y movimiento resultante genera corrientes eléctricas, que inducen a su vez un campo magnético. Eso si, muy tenue, y cuya capacidad de protección contra la furia del Sol es tremendamente limitada. En realidad es fruto del mismo desgaste de la atmósfera. Y colapsó con la llegada de Siding Spring.

Este dispone también de un campo magnético, algo común entre los cometas, y tiene un origen parecido, en este caso por el plasma que forma la Coma, la brillante "cabeza" del cometa. Cuando llegó a su punto de mínima distancia, apenas 140.000 Kilómetros, esta, que ya se había expandido hasta 1 millón de Kilómetros en todas direcciones con respecto al núcleo, rodeó durante unas horas por completo al planeta, inundándolo de una invisible corriente de partículas cargadas, dejando su huella química en la atmósfera y provocando la colisión de ambos campos magnéticos. O sería mejor decir que el de Siding Spring barrió el de Marte.

Con MAVEN observando pudimos presenciar la llegada de la tormenta. Al principio los cambios fueron sutiles. A medida que la magnetosfera de Marte, que normalmente cubre perfectamente todo el planeta, comenzó a reaccionar ante la aproximación del cometa, algunas regiones comenzaron a realinearse, apuntando en diferentes direcciones. Con Siding Spring ya a las puertas estos efectos crecieron en intensidad, haciendo que el campo magnético se moviera como una cortina al viento. Finalmente, en el momento de máxima aproximación entró en un estado de caos absoluto, azotado por el temporal. Incluso horas después, cuando el cometa ya se alejaba, aún se notaban los efectos.

El efecto global  fue parecido a lo que seria una intensa tormenta solar golpeando directamente Marte, tanto por las consecuencias generadas como por su duración fugaz, por lo que para MAVEN, que tiene precisamente como objetivo de estudio la atmósfera superior del planeta y el nivel de pérdida que sufre (ahora sabemos que precisamente por el desgaste producido por el viento solar) representó una oportunidad única que no dejó pasar. Marte sufrió ese 19 de Octubre un día de furia, quizás no apreciable a simple vista, pero que dejaron una profunda huella.

La colisión entre el campo magnético del cometa y el marciano literalmente dejó fuera de combate a este último durante unas horas. Fueron momentos de caos.

MAVEN llegó en el momento justo, un encuentro inesperado del que se supo sacar provecho. 

Close Comet Flyby Threw Mars’ Magnetic Field Into Chaos