Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

lunes, febrero 22, 2016

Un mundo expansivo

¿Señales de un antiguo océano en Caronte?

Seguimos el lento camino para entender la compleja naturaleza de Plutón y sus lunas, adentrándonos en los datos e imágenes ya recibidas (y que se siguen recibiendo) para localizar nuevos pistas, delatar evidencias hasta ahora pasadas por alto y construir con ellas nuevas teorías que expliquen lo que estamos viendo. En el mundo de la exploración interplanetaria, la sonda en si misma es solo el principio, después viene un viaje mucho más extenso en el tiempo en forma de estudios e investigación, casi como una sonda "virtual" que navega por el mar de información reunida para encontrar tesoros ocultos. Y al contrario que el real, este no tiene límites. Que se sigan publicando resultados de la misión Galileo, por ejemplo, que hace tantos años que nos dejó, es una muestra clara de ello.

En encuentro de la New Horizons con Plutón sigue, en este aspecto, más actual que nunca. Y ofreciendo nuevos resultados. Esta vez en Caronte, algo oculta por el resplandor mediático de su compañero de viaje, pero que resulta casi tan intrigante y sorprendente. Si alguien esperaba una luna "aburrida" no podía estar más equivocado. La pregunta es porque un mundo de apenas 1000 Kilómetros de diámetro parece haber tenido una vida tan compleja, generando algunos de los paisajes más espectaculares del Sistema Solar.

El hemisferio visto por la New Horizons de la NASA en julio de 2015 se caracterizó por estar cruzado por un complejo sistema de fallas tectónicos, que se manifiestan como crestas, escarpes y valles, algunos de 7 Kilómetros de profundidad o aún más profundos. Todo esto se interpreta como que esta luna se expandió en su pasado, y como Bruce Banner rasgando su camisa mientras se convierte en el Hulk, la superficie de Caronte se rasgó en el proceso.¿Pero como?

La capa exterior de Caronte está compuesta principalmente hielo de agua. Posiblemente se mantuvo caliente durante la "juventud" de este pequeño mundo, por el calor proporcionado por la desintegración de elementos radiactivos, así como el generado por la misma formación de esta luna. Los científicos estiman que podría haber sido lo suficientemente caliente para que dicho hielo se derrita, creando un océano bajo la superficie. Pero a medida que Caronte se fue enfriando, este océano se habría congelado y expandido (cuando el agua se congela aumenta de volumen), levantando en el proceso las capa externas, que se habrían fracturado por la tensión generada, dando lugar a las formaciones vistas por la New Horizons.

Como el famoso personaje de Marvel, Caronte habría roto su "camisa" de hielo en un rugido de furia, ahora congelado en el tiempo.

Serenity Chasma, que forma parte de un vasto cinturón ecuatorial de fallas y fracturas de 1.800 kilómetros de longitud y hasta 7,5 kilómetros de profundidad. La parte inferior de la imagen muestra la misma escena con la topografía indicada con un código de color. Su forma hace pensar a los científicos de la misión que la capa de hielo de agua de Caronte puede haber estando en estado líquido, aunque fuera parcialmente, en su historia temprana, y desde entonces ha vuelto a congelar.

Dos mundos con sus propias historias. Cada una de ellas maravillosas.

Caronte, el "increíble Hulk" del Sistema Solar.

Pluto’s ‘Hulk-like’ Moon Charon: A Possible Ancient Ocean?