Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

viernes, enero 20, 2012

Cuando salen los dos soles


Descubiertos nuevos planetas alrededor de sistemas binarios.

Como no podría ser de otra forma, ya que, al menos de momento, solo nos tenemos a nosotros mismos como referente, solemos imaginar hipotéticos mundos habitados como lugares parecidos a La Tierra, con alguna diferencia que los hace peculiares pero básicamente compartiendo la misma base, desde la química de la vida hasta las condiciones ambientales, desde la composición de la superficie hasta la naturaleza de su estrella...únicamente la ciencia-ficción, con la libertad que ofrece una imaginación no sujeta a lo que consideramos lógico, suele ir más allá.

Un ejemplo de esa visión algo limitada fruto de que La Tierra es el único mundo habitado que conocemos, es la concepción que tenemos del Sol. Nada nos parece más lógico y "normal" que tener un gran astro que nos da luz y calor, pero, y esto puede sorprender a muchos, la mayor parte de las estrellas conocidas se agrupan formando sistemas binarios, triples o incluso más complejos. Las solitarias como el Sol no son la norma, sino la excepción...

Pero las viejas ideas, incluso en ciencia, no son fáciles de cambiar, y durante mucho tiempo se pensó (y en cierta forma quizás aun se hace) que las estrellas solitarias como el Sol eran las únicas candidatas a disponer de planetas a su alrededor, considerándose los sistemas estelares múltiples lugares donde los campos gravitatorios debían ser demasiado complejos para permitir la existencia de familias planetarias. Evidentemente la imagen de La Tierra y el sistema Solar pesaban mucho en la concepción del Cosmos por parte de muchos astrónomos. El famoso planeta Tatoonie, de la saga Star Wars, era una idea divertida pero irreal..

Pero si algo bueno tiene la ciencia, cuando no cae en el error de convertir algunas cosas en dogmas, es que es capaz de corregirse a si mismas, apartado lo que se termina por demostrarse falso y abriéndose a nuevas concepciones de la realidad...y la astronomía, claro está, no es un excepción. Y así, en 2011, se demostró que la existencia de planetas en órbita alrededor de dos Soles era una realidad con el descubrimiento, por parte del telescopio espacial Kepler, de Kepler-16b, situado en un sistema binario formado por una Enana Naranja y una Enana Roja situado a unos 200 años-luz de La Tierra.

Desde entonces, y en un corto espacio de tiempo, se le han unido dos nuevos mundos, Kepler-34b y Kepler-35b, el primer en órbita alrededor de dos estrellas similares al Sol y el segundo también en un sistema binario formado por estrellas algo más pequeñas que la nuestra. En todos los casos se trata de gigantes gaseosos tipo Júpiter, pero es posible, como ocurre con los descubiertos en astros solitarios, que se escondan mundos terrestres a la espera de ser localizados.

De momento, pero, estos tres planetas circumbinarios (llamados así por razones evidentes) han permitido realizar una primera estimación, a partir de los 750 sistemas investigados, de cuantos de ellos pueden existir en nuestra galaxia, y que se eleva a varios millones. Aunque posiblemente el número real es mucho más alto. Nada mal para una familia de planetas cuya existencia se consideraba, hasta no hace tanto, improbable, por no decir imposible.Tatooine puede ser mucho más real de lo que nunca hubiéramos podido imaginar.
Representación de Kepler-34b. dos Soles, parecidos al nuestro, iluminan su firmamento.

Tatooine, un ejemplo de que, en ocasiones, la imaginación intuye lo que después la ciencia descubre.

Los sistemas planetarios alrededor de dos soles son comunes

No hay comentarios: