Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, abril 17, 2013

Visitante de medianoche

Un brillante meteoro iluminó el pasado Sábado los cielos de Madrid y buena parte del centro de la península.

Lo ocurrido en Rusia los hizo saltar a las primeras páginas de los medios de información y despertar el interés de buena parte de la opinión pública de todo el mundo, ya hasta ese momento se mantenía indiferente a la realidad que se extendía más allá de las nubes, y es que nuestro mundo comparte su órbita alrededor del Sol con innumerables cuerpos de pequeñas dimensiones, muchas veces simples motas de polvo, pero en ocasiones lo suficientemente grandes no solo para provocar un espléndido espectáculo de luz y color en la noche sino para representar un peligro real para nosotros. El pasado, y en algunos casos no tan lejano como nos gustaría pensar, esta lleno de señales que nos recuerda una realidad incómoda.

Y para los habitantes de muchas zonas del centro peninsular, especialmente la zona de Toledo, esta se manifestó en forma de una espectacular "bola de fuego", un meteoro extremadamente brillante que convirtió durante unos instantes la noche en día y que pudo ser visto incluso en lugares tan alejados como Andalucía y Murcia. Fue la llegada y destrucción de un pequeño viajero espacial cuya órbita se cruzó con la de La Tierra justo cuando esta se encontraba allí, encontrando su espectacular final en los cielos peninsulares, convertido durante unos segundos en una pequeño y deslumbrante Sol antes de desaparecer en el olvido.

Es posible que ya se hubiera cruzado en más de una ocasión con el camino de nuestro planeta, en un juego de "ruleta rusa" interplanetario a lo largo de millones de años que, finalmente, resultó fatal.

Gracias a la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoros, una serie de cámaras de alta sensibilidad que monito izan los cielos nocturnos de la península, tenemos una idea clara de los acontecimientos: A las 23:45 hora local un objeto colisionó con las capas altas de la atmósfera terrestre sobre la vertical de la localidad de Villamuelas, en la provincia de Toledo, a una velocidad estimada de unos 75.000 Kilómetros/Hora, convirtiéndose en un brillante bólido a unos 100 Kilómetros de altura. Moviéndose en dirección a Madrid, el meteoro terminaría desintegrándose a 70 Kilómetros de altura sobre Serranillos del Valle. "Los testimonios de testigos que estaban en esa zona dicen que fue impresionante, muy brillante", asegura José Mª Madiedo, profesor titular de la Universidad de Huelva.

La gran altura a la que se desvaneció y su probable composición de hielo y rocas (aunque para estar seguro habrá que esperar el análisis detallado del  espectro de emisión del bólido) hace que sea casi imposible que algún fragmento haya llegado hasta la superficie, ya que su desintegración debió ser completa.

Aunque pueden parecer extraordinarios fenómenos de este tipo no son extraños, ya que cada año millones de toneladas de material cósmico llegan a nuestro planeta en forma de meteoros de todo tipo y tamaño. Como explica José Mª Madiedo "en nuestro país ocurren una o dos veces al año como mucho, aunque hay años en los que no se registra ninguno. Mucha gente cree que ocurren ahora con más frecuencia que antes, pero no es cierto, es solo que la opinión pública está más sensibilizada por casos que son casuales". Hay que recordar que el El 13 de julio de 2012 otro bólido, aún más brillante, cruzó los cielos de Madrid.

Espectáculos inolvidables y, al mismo tiempo, recordatorios del Universo que nos rodea, estos bólidos o "bolas de fuego" representan una de las manifestaciones celestes más hermosas y al mismo tiempo amenazantes que nos ofrece el cielo nocturno, que en ocasiones, como ocurrió en Rusia, pueden ser algo más que un simple espectáculo de luz. 


El bólido del 13 de Junio de 2012, que iluminó en centro de la península y está considerado el más brillante registrado en la historia reciente del país.

Un brillante meteoro se desintegra en las capas altas de la atmósfera entre las luces de la Aurora. Cada año un número ingente de material cósmico llega a La Tierra de esta forma.

ÚLTIMOS BÓLIDOS REGISTRADOS POR LA RED SPMN

Una bola de fuego cruza el cielo de Madrid y convierte la noche en día.

1 comentario:

Carlos Ballester dijo...

Fue a penas un segundo, tuve el privilegio de ver su final sobre los cielos de Madrid. El resplandor me hizo alzar la vista. Maravilloso espectáculo; es la primera confirmación del evento que tengo. Gracias!