Ultimas imágenes de Curiosity

Sol 2150
Sol 2152

miércoles, junio 27, 2018

El amanecer de la gran luna

40 años del descubrimiento de Caronte.

Cuando New Horizons sobrevoló Plutón, también tuvo tiempo para observan en detalla su gran luna, en realidad el componente de menor tamaño de lo que se considera un planeta doble, y al igual que ese primero, lo que vio fue sorprendente. Se esperaba un mundo relartivamente monótono, y en su lugar encontraron encontraron un paisaje cubierto de montañas gigantes, enormes cañones, un extraño casquete polar, variaciones en el color de la superficie y deslizamientos de tierra."Incluso si Plutón no estuviera allí, Caronte habría sido un gran objetivo de sobrevuelo por sí mismo", explica Will Grundy, del equipo científico de New Horizons."Es un mundo mucho más emocionante de lo que imaginamos".

Nada de eso se podía imaginar James Christy, astrónomo del U.S. Naval Observatory situado en Flagstaff, Arizona, y por caprichos del destino a solo unos kilómetros del Lowell Observatory, donde se descubrió el propio Plutón décadas antes. Un 22 de Junio de 1978, mientras estudiaba una serie de imágenes de este último, con el objetivo de redefinir su órbita, notó algo extraño. Un curioso abultamiento parecía surgir en uno de los lados del planeta, que se mantenía en otros tomas y que además parecía moverse a su alrededor una vez cada 6.39 días.¿Que era esa extraña deformidad? Planteó dos opciones, una montaña de miles de Kilómetros de altura, o un un satélite en órbita sincrónica. Hoy sabemos que la respuesta correcta, (aunque no del todo), era la segunda, pero en los 48 años que había transcurrido desde que Clyde Tombaugh descubrió el considerado 9º planeta, no se había visto ninguna evidencia de ninguna luna. Es lógico que se tuvieran dudas.

Christy recorrió los archivos de imágenes del observatorio y encontró más casos donde Plutón parecía extrañamente alargado. Midió el ángulo (desde el norte) donde aparecían estas deformaciones elongaciones, mientras que su colega Robert Harrington calculó cuál debería ser la respuesta si este fenómeno fuese causado por un satélite. Sus cálculos coincidieron. Pero, para estar seguros, esperaron a que el telescopio del U.S. Naval Observatory hiciera una confirmación más. Y el 2 de julio de 1978, nuevas imágenes mostraron el alargamiento justo donde se suponía que debía estar de ser esa la respuesta correcta. Lo anunciaron al mundo cinco días después.

El descubrimiento cambio muchas cosas del Sistema Solar tal y como lo conocíamos. Caronte, como fue llamado, era de la mitad de tamaño del propio planeta, lo que convertía en la mayor luna en relación al planeta que órbita, desplazando al nuestra Luna del primer lugar. Tan grande que en realidad se consideró que estábamos ante un planeta doble, con ambos girando alrededor de un centro de gravedad común externo. Y también implicó que Plutón era más pequeño de lo estimado, ya que hasta entonces todo los cálculos se basaban en que su masa estaba en único cuerpo solitario, no repartido en dos. 

De golpe ese lejano mundo veía tambalear su categoría de planeta, que efectivamente terminará perdiendo décadas después, pero a cambio se convertía en un lugar aún más interesante, y hasta cierto punto dio impulso a un deseo de exploración que tomaría forma con la New Horizons. Y ese "abultamiento" se conviertió en uno de los mundos más fascinantes del Sistema Solar.

Cuarenta años después de su importante descubrimiento, Jim Christy sostiene dos de las imágenes telescópicas que usó para detectar a Caronte, en Junio de 1978. 

40 años de Caronte. 

Charon at 40: Four Decades of Discovery on Pluto’s Largest Moon

1 comentario:

Aerotranstornado dijo...

Desconocía la historia del descubrimiento de Caronte.

Muy buen post, ¡muchas gracias!