Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity bajo la tormenta de polvo global que está azotando a Marte. Sol 1974

lunes, junio 18, 2018

Cuando Marte tiembla

Mars Reconnaissance Orbiter nos ofrece la curiosa imagen de una avalancha provocada por un meteorito.

Habrían sentido un estampido sónico en la distancia, acompañado por un pequeño temblor a causa del impacto y, poco después, casi por sorpresa, se les habría venido encima una ola de material, una avalancha llegada desde un kilómetro de distancia como un oscuro río. Seguramente nada que pudiera representar un peligro real para su vida, pero sin lugar a dudas unos exploradores que caminaran en ese momento por esas laderas, se habrían llevado un buen sustos, seguida rápidamente de una gran curiosidad.

A falta de ellos, pero, tenemos en su lugar a los agudos ojos de la Mars Reconnaissance Orbiter, cuya ya larga y fructífera misión le permite no solo ver Marte al detalle, sino ver los cambios producidos a lo largo del tiempo.Y uno de esos últimos fue el provocado por la llegada de un pequeño meteorito, cuyo impacto, ocurrido hace no más de una década y que fió lugar a un cráter de unos 5 metros de diámetro, desestabilizo la ladera donde ocurrió y formó una avalancha que corrió aproximadamente 1 kilómetro antes de detenerse. Parte de ella no llegó a tales distancias, ya que terminó precipitándose en otro pequeño cráter situado, que actuó de muro de contención. Solo una pequeña lengua superó el obstáculo y siguió su camino un poco más.

Una de esas estampas curiosas que nos recuerdan que Marte está lleno de sorpresas, muchas de ellas fugaces en el tiempo y de las que solo podemos ser testigos gracias a que llevamos ya varias décadas con la capacidad de observar el planeta de forma interrumpida.

El pequeño cráter, situado en una ladera, que dió origen a la avalancha

Principio y final. Podemos ver como buena parte del material fue finalmente detenido en su caída por otro cráter, que actuó de barrera. Solo una pequeña parte siguió su camino un poco más.

Bang and Whoosh!

No hay comentarios: