Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraier
El brazo del rover, con su equipo de instrumentos, elevándose sobre el horizonte. Sol 1620

miércoles, febrero 08, 2017

Un instante al final del camino

La Nebulosa de la Calabaza, una imagen de la futura muerte solar. 

Tenemos una idea bastante clara del destino del Sol, ya que a nuestro alrededor existen otras estrellas en diferentes fases de su secuencia vital que podemos tomar como ejemplo. Eso, sumando nuestros crecientes conocimientos sobre como funcionas los "corazón" estelares, hace que podamos dibujar como será su evolución a lo largo de los próximos miles de millones de años, y especialmente su muerte, cuando el hidrógeno de su núcleo  se agote y entre en una fase final inestable: Conversión en gigante roja y expulsión definitiva de sus capas externas, dejando solo un resto en forma de enana blanca.

Es una visión muy simplificada, pero nada lo es en el reino estelar. Por eso la Nebulosa de la Calabaza representa una tesoro para los astrónomos y objetivo prioritario para observatorios como el Hubble. Y no es para menos, ya que detrás de su simpático nombre se esconde los fuegos de un cataclismo, la muerte definitiva de un astro semejante al Sol. Hay muchos otros ejemplos, pero pocos nos llevan al preciso momento en que la estrella , ya en forma de gigante roja, se viene definitivamente abajo y comienza la violenta expulsión de sus capaz externas, que llevaran a la formación de las conocidas como nebulosas planetarias. El motivo es que esta fase intermedia apenas dura unos milenios, quizás menos. Y eso es poco menos que nada dentro de la escala temporal de una estrella.

Pero "la calabaza" se encuentra precisamente en ese punto de no retorno, está cruzando esa frontera final entre un estado y otro, expulsando violentamente el material que la compone, a velocidades de un millón de kilómetros por hora. En apenas 1000 años este vendaval de destrucción habrá terminado y una hermosa nebulosa planetaria, con una enana blanca en su centro, ocupará el lugar. Una imágen al mismo tiempo hermosa y terrorífico, una visión de lo que algún día le ocurrirá a nuestro Sol, cuando en un abrir y cerrar de ojos se desvanecerá en la nada, no sin antes ofrecer un último espectáculo, quizás observado por los habitantes de un futuro tan lejano, tal como hacemos nosotros ahora.
 

Hubble Captures Brilliant Star Death in “Rotten Egg” Nebula