Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

martes, febrero 28, 2017

Luna sin límites

Space X anuncia su intención de lanzar una nave tripulado a nuestro satélite en 2018.

Estamos ya acostumbrados a los grandes promesas de esta compañía, y también a que todos ellas, a pesar del escepticismo inicial, acaben por cumplirse. Cuando anuncia su intención de presentar algo nuevo, es ya inevitable que se genere un gran interés y altas expectativas, anulado casi por completo esa otra parte de nosotros, más racional, que nos pide prudencia. Por todo ello esta nueva y repentina convocatoria a los medios representó una nueva inyección de interés ¿Que presentaría ahora? No fueron pocas las especulaciones realizadas, incluida alguna que apuntaba tan alto como señalar a la Luna como objetivo.

Y la lección que debemos extraer es que, con Space X, apuntar alto siempre aumenta las opciones de acertar. Porque es precisamente eso lo que anunció hace unas horas la compañía de Elon Musk: Su intención de enviar un vehículo tripulado a nuestra compañera celeste. No para alunizar en ella, sino "solo" realizar un viaje a su alrededor para posteriormente regresar a La Tierra. Una trayectoria de retorno libre, impulsada por un cohete Falcon Heavy desde la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy serán los protagonistas de esta aventura, de la que aún no se conocen las identidades de sus dos tripulantes.

Como es habitual es Space X, no le tiembla el pulso en anunciar sus objetivos, pese a que en este sentido todo está aún por construirse, por elegir una palabra que defina la situación. Será precisamente en este 2017 cuando veremos lanzarse el primer Falcon Heavy, y lo mismo vale para la Dragon 2, que realizará el primer vuelo de prueba, aún sin tripulación y con destino a la ISS, a finales de año. Si se cumplen los plazos marcados por la propia compañía, el vuelo lunar se realizará apenas unos meses después del primer vuelo tripulado de la nave y con un cohete pesado que apenas habrá realizado unos pocos vuelos. Sin olvidar que será necesario desarrollar las tecnologías necesarias, como un escudo término muy superior al utilizado actualmente. Realmente todo parece seguir un calendario muy apretado y exigente.

Pero si en algo se caracteriza la gente de Elon Musk es no ir con medias tintas ni tomarse las cosas con calma. Si algo se puede hacer antes, siempre dentro de los parámetros de seguridad necesarias, se hace. Es así, con este espíritu, como han avanzado tan rápido.

El anuncio, por otro lado, representa un problema notable para la NASA y su cohete pesado SLS, con el que se está planeando ahora lanzar, en 2019, una nave Orion tripulada hacia la Luna, en una trayectoria de retorno libre alrededor de nuestro satélite. Es decir, exactamente lo que quiere hacer Space X en 2018.¿Casualidad o el primer ejemplo de una creciente competencia entre ambas, que tiene en esta carrera lunar un primer ejemplo? Intentará la NASA, bajo la administración Trump, adelantarse de alguna manera? Al fin y al cabo, si realmente el viaje de la Dragon 2 ocurre antes que el de la Orión, pondría en una mala situación a la agencia estadounidense a la hora de justificar la gigantesca inversión en este proyecto faraónico.

Por otro lado, dado lo ajustado del programa y lo ambicioso que resulta, tampoco se puede descartar (como señalan algunas fuentes) que los planes de Space X se retrasen a 2019 o más tarde, lo que permitiría salvar el "honor" de la NASA y ser los primeros en regresar a la Luna. No lo sabemos. Ahora solo podemos esperar acontecimientos. Todos listos y atentos, porque estos próximos meses se prometen ser realmente intensos.

La Dragon 2, versión tripulada de la Dragon, y que deberá llevar nuevas tripulaciones a la ISS. Y ahora, en principio, también vuelos lunares.

El Falcon Heavy, la siguiente evolución de los lanzadores de Space X una vez el Falcon 9 ya demostró plenamente su capacidad. En 2017 deberíamos verlo volar por primera vez.

Una trayectoria de retorno libre alrededor de la Luna. Esto implica no entrar en órbita lunar, pero es mucho segura, ya que incluso aunque algo fallara en la nave, su misma ruta la llevaría de nuevo de regreso a La Tierra.

La "competencia" de Space X, el proyecto SLS/Orión de la NASA, que planea un viaje idéntico a la Luna para 2019. Está por ver cual de los dos ocurrirá primero.

SpaceX quiere mandar dos turistas a la Luna en 2018

SpaceX to Fly Passengers On Private Trip Around the Moon in 2018

Elon Musk Announces Daring SpaceX Dragon Flight Beyond Moon with 2 Private Astronauts in 2018

2 comentarios:

Unknown dijo...

Sin dinero un poco optimista

Tokaidin dijo...

Dinero lo tienen, de su negocio de lanzamiento de satélites por un lado (que es el principal) y de sus contratos con la NASA para transporte de provisiones (y tripulantes en el futuro) a la ISS por otro.