Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
Sol 1598
Dust Devil captado por la cámara de navegación.

sábado, febrero 11, 2017

El día que superamos los límites del cielo

Pioneer 10, la primera sonda que cruzó la órbita de Saturno.

En la antigüedad encarnaba, al menos en el mundo greco-romano del que somos herederos, al dios del tiempo. Su lento desplazamiento por la Firmamento parecía representarlo a la perfección, mientras sus compañeros celestes, los 'planētēs' de los helenos (vagabundo, errante) lo hacían a mucho mayor velocidad. Evidentemente el concepto de cuerpo planetario o Sistema Solar era completamente ajeno a ellos, pero podríamos decir que Saturno marcaba la frontera planetaria de Humanidad, más allá de la cual solo existía ya la Bóveda Celeste, el océano de estrellas que ellos percibían como un muro, como el techo de una casa común. De ahí procede la palabra Firmamento, que recuerda ese concepto ya superado.

El 2 de Febrero de 1976 marcó un hito en la historia, aunque bastante desapercibido dado que no existió encuentro planetario alguna. Ese día la Pioneer 10, lanzada el 2 de Marzo de 1972, cruzaba velozmente la órbita de Saturno en su viaje hacia las estrellas. Fue la primera sonda que que se aproximaba a Júpiter, y en su viaje acabó con el temor que existía de que el Cinturón de Asteroides representara una barrera insalvable, una frontera que nunca podríamos cruzar en un futuro previsible. Comparadas con aquellas que la seguirían, las Voyager, Galileo, Cassini o New Horizons, era muy limitaba, hijo de la tecnología de principios de los 70, y su capacidad de transmitir datos era igualmente pobre. Pero fue la 1ª, haciendo honor a su nombre. Y en su camino rompió muchas fronteras, entre ellas las que hasta no hace tanto, apenas 300 años atrás, marcaba el final del Sistema Solar conocido, el que podemos ver con nuestros ojos desde la Tierra.

El 23 de Enero de 2003 su voz, ya tan tenue que apenas era audible, se extinguió para siempre. Su generador termoeléctrico de radioisótopos ya no podía ofrecerle la energía suficiente para que sus emisiones de radio fueran captables desde la Tierra. Se iniciaba su camino sin regreso hacia las estrellas, hacia la rojiza Aldebarán, a la que se aproximará dentro de algo menos de 2 millones de años. Atrás quedaba lo que una vez fue la frontera de la Humanidad, el "errante" que marcaba el paso del tiempo, el más lejano de los mundos conocidos. Atrás quedaba lo que un día fueron los límites del cielo.
 
Las dos Pioneer representaron la primera incursión de la Humanidad en el Sistema Solar exterior. La Pioneer 10 visitó Júpiter antes de ser proyectada hacia las estrella. La Pioneer 11 saltaría hacia el propio Saturno antes de seguir el mismo destino.

La Pioneer 10 presentada en su fase final de construcción. Era hija de su época, y detrás de ella vendrían otras mucho mejor y más potentes. Pero a ella corresponde el mérito de haber cruzado por primera vez el Cinturón de Asteroides, ser la primera en visitar Júpiter, y la primera de superar la frontera de los planetas clásicos, aquellos que llevamos viendo con nuestros ojos desde el principio de la historia humana.

Hacia los cielos y más allá.

Today in Engineering History: Pioneer 10 Crosses Saturn's Orbit