Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

domingo, junio 12, 2016

Post Vintage (188): Un planeta lleno de sorpresas

Conociendo un poco más nuestro hogar planetaria.

La Tierra es un planeta extraordinario en muchos aspectos, y no solo por ser un lugar lleno de vida, el único conocido hasta ahora. Habitamos en el, pero a pesar de ello sigue guardando muchos enigmas que esperan respuesta para los científicos, mientras la población en general suele mostrar un desconocimiento que encaja poco en una época donde la información está tan fácilmente disponible. Dejando de lado aspectos más generales, podemos reunir en 15 puntos los aspectos más sorprendentes de nuestro planeta, esos que demuestran hasta que punto es un mundo complejo, extraño y del que estamos aún lejos de comprenderlo su totalidad.

1) Gravedad no uniforme: Aunque es algo que esta más allá de la percepción de nuestros sentidos, que no nota la diferencia, el campo gravitatorio terrestres está lejos de ser constante en todos los lugares del planeta. Así, por ejemplo, en el sur de la India y norte del océano Indico se registran los niveles más bajos, mientras que zonas como los Andes o Indonesia esta es claramente más alta, aunque en niveles solo detectables por instrumentos muy sensibles situados en órbita. La causa no está clara, aunque posiblemente sea fruto de la irregular distribución de materia y las estructuras internas del planeta.

2) Atmósfera en fuga: Aunque a un ritmo extremadamente lento La Tierra va perdiendo parte de su cobertura atmosférica, ya que los átomos y moléculas situadas en las capas más altas pueden llegar a acelerar lo suficiente para desligarse de la gravedad terrestres. Eso es especialmente cierto con los átomos de Hidrógeno, los más ligeros, aunque la presencia de Oxígeno limita notablemente esta fuga al retenerlos en forma de moléculas de agua, mientras que el campo magnético terrestre también bloquea la fuga de iones. La actividad volcánica y biológica, por otra parte, permite mantenerla relativamente estable y compensar esta situación, algo que no ocurre en Marte.

3) Días más largos: Aunque hemos crecido con la noción de que un día dura 24 horas, esta es una situación muy puntual en la historia de La Tierra, que antes giraba mucho más rápido, como confirman los registros fósiles, y actualmente se sigue frenando lentamente como consecuencia de las mareas lunares a razón de 1.7 Milésimas de Segundo por siglo, un ritmo mucho menos que en eras anteriores al estar La Luna actualmente más lejos. Este descenso es una media general, ya que la velocidad de rotación presenta alteraciones anuales (frena en Enero y Febrero, posiblemente fruto de la actividad meteorológica del Hemisferio Norte) y puntuales, cuando grandes terremotos como el de Japón provocan también un cambio, en este caso una aceleración.

4) Luna móvil: Las mismas mareas que frenan la rotación terrestre aumentan la velocidad de traslación de nuestro satélite, por lo que este se aleja a un ritmo de 3.8 Centímetros por año, tal como revelan las mediciones láser realizadas desde La Tierra utilizando los espejos instalados por las misiones Apolo.

5) Cinturones de Van Allen: Alrededor de La Tierra existen 2 zonas de alta radiación, conocidas como cinturones de Van Allen (su descubridor) y situadas a una altura de 3.000 y 22.000 Kilómetros sobre el ecuador. Están formados por partículas de alta energía, especialmente protones y electrones, cuyo origen lo podemos encontrar probablemente en las interacciones del viento solar y de los rayos cósmicos con los átomos constituyentes de la atmósfera. La intensidad de ambos es peligrosa y cualquier misión tripulada debe evitarlos o cruzarlos rápidamente, ya que aumentan el riesgo de cáncer.

6) Mareas atmosféricas: Aunque las más conocidas son las oceánicas, la gravedad lunar también tira de la atmósfera terrestre de una forma muy parecida, generando oscilaciones en la presión de alrededor del 0.01%.

7) Oscilaciones enigmáticas: Aunque se conoce claramente el motivo de cada uno de los movimientos de nuestro planeta, el conocido como el "bamboleo de Chandler" es el único para el que aún no existe una explicación convincente. Descubierto en 1891 por el astrónomo Seth Carlo Chandler, se trata de un desplazamiento circular en el eje de rotación terrestre a un ritmo que se mueve entre los 3 y 15 metros anuales. Aunque existen muchas hipótesis, aún ninguna de ellas termina de explicar este fenómeno.

8) Tierra eléctrica: Nuestro planeta dispone, localizados a ambos lados del ecuador, de 8 circuitos cerrados de corriente eléctrica que permiten un intercambio de carga entre la atmósfera y la superficie. En condiciones de estabilidad atmosférica se puede detectar un flujo de carga positiva que se mueve desde la atmósfera hacia la superficie a causa de la carga negativa de nuestro planeta. Los científicos tienen como hipótesis preferida de que este flujo descendente positivo se compensa con la carga negativa que se mueve hacia la superficie durante las tormentas.

9) Material caído del cielo: Como un eco de su formación La Tierra sigue recibiendo material interplanetario, especialmente partículas de polvo procedentes de asteroides y cometas, a un ritmo de 30.000 Toneladas anuales, alrededor de 30-40 diarias.

10) Movimientos magnéticos: El campo terreaste es altamente dinámico e inestable, variando a lo largo de las eras geológicas, experimentando inversiones de sus polos cada cierto tiempo. Los registros geológicos muestran que en los últimos 5 millones de años se han producido 20 inversiones, la más reciente hace 700.000 años, con las anteriores ocurridas hace 870.000 y 950.000 años. Aunque no se puede predecir cuando será la siguiente, ya que muchos son las cosas que seguimos sin conocer, el campo magnético actualmente se está debilitando, un 5% en el último siglo, lo que podría anunciar que estamos cerca ya de un nuevo cambio.

11) Bola de billar: A pesar de las altas montañas y las profundas fosas, La Tierra es, en relación a su tamaño, incluso más lisa que una bola de billar. La diferencia entre el punto más bajo y alto de nuestro planeta es de alrededor de 20 Kilómetros, mientras que su diámetro medio es de 12.735 Kilómetros, una variación mínima. Incluso si esta fuera de 28 Kilómetros seguiría siendo, en este aspecto, una bola más que aceptable.

12) Deformada: Aunque es tan lisa, difícilmente sería válida en una partida, ya que la rotación terrestre, y la fuerza centrífuga que esta genera, provoca que se deforme ligeramente. Como resultado existe una diferencia en el diámetro en el ecuador y entre los polos de alrededor de 42,6 Kilómetros. Las fuerzas de marea lunar, el peso de los continentes y los movimientos de las placas tectónicas aumentan aún más esta deformación, aunque si tuviéramos el planeta en nuestra mano posiblemente nos seguiría pareciendo extremadamente lisa y esférica.

13) Viaje subterráneo: Si dispusiéramos de un túnel que nos permitiera llegar de un punto a otro del planeta pasando por el núcleo y saltáramos en el, tardaríamos unos 40 minutos en completar el viaje. Si mágicamente fuéramos capaces de sobrevivir a las condiciones extremas de presión y temperatura, claro está.

14) Interior caliente: El corazón de La Tierra se mantiene a temperaturas que podrían rivalizar con la de la superficie del Sol. El origen de este calor es tanto por la desintegración de los elementos radioactivos y la precipitación de los pesados como el Hierro (que convierten su energía cinética en térmica), como el generado durante la propia formación del planeta. La corteza terrestre es un aislante más que notable, lo que permite que hoy día, 4600 millones de años después, siga conservando una buena parte de esa energía, aunque inevitablemente va en descenso. Se estima que cada año emite 3 veces más energía de la que consume toda la Humanidad.

15 Semi-lunas: La Luna es nuestro única compañera natural, pero no el único cuerpo celeste que la acompaña en su viaje alrededor del Sol. Ligados por la gravedad terrestre pero siguiendo en órbita solar, asteroides como Cruithne se aproximan de forma periódica a nuestro planeta, y pueden considerarse lunas nuestras, aunque es una situación temporal.

La Tierra, un lugar excepcional poblado por una civilización que, por desconocimiento o simple egoísmo, en ocasiones no parece ser digno de el. Quizás compréndelo un poco mejor, en todos sus numerosos y curiosos aspectos, sea el primer paso en el largo camino para cambiar esta situación. Estos 15 puntos solo representan una pequeña parte del total, pero suficientes para ver hasta que punto vivimos en un planeta en muchos aspectos vivo.


El campo gravitatorio terrestre es irregular, con un punto mínimo al sur de la India.

La Luna y La Tierra están ligados gravitatoriamente, y su influencia mutua está detrás de diversos fenómenos, como las mareas, el frenado de la rotación y el alejamiento de esta primera.

El ardiente, complejo y aún con enigmas corazón de La Tierra, fruto del calor tanto de procesos actuales como los que tuvieron lugar en su formación.


Cinturones de Van Allen, los anillos de radiación que rodea nuestro planeta.

El campo magnético terrestre es dinámico y variable, con sus Polos moviéndose año a año. Aunque tenemos una idea general de su origen y funcionamiento, siguen habiendo muchos aspectos sin entender completamente.
 
Cruithne es un ejemplo de una semi-luna terrestre. Aunque en realidad sigue una órbita alrededor del Sol está en resonancia con La Tierra, haciendo que se encuentren de forma periódica. Desde el punto de vista de un observador terrestre este asteroide sigue un curioso movimiento por delante del planeta.

Diez cosas que quizás no sabias sobre La Tierra

Otras diez cosas que quizá no sabías sobre la Tierra

Ten things you don't know about the Earth