Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

viernes, junio 24, 2016

Islas en la tormenta

El observatorio solar STEREO-A nos regala una maravillosa secuencia con la Tierra. Marte y Plutón.

Somos parte de la gran familia solar, hijos de una estrella que nos mantiene atados con firmeza, nos ilumina y calienta, al mismo tiempo que nos rodea con su mortífera respiración, de la que nuestro campo magnético y densa atmósfera nos protege lo suficiente como para permitir nuestra existencia. El Sol es fuente de vida, pero también de muerte. Solo el filtro natural que nos rodea y aísla en parte de su influencia hace que esta primera faceta de su naturaleza sea la única que realmente percibimos en el día a día. Afortunadamente.

Por eso necesitamos los observatorios solares. Ellos nos ofrecen esa visión global del Sol tan necearía para comprenderlo, y llegado el caso, adelantarnos a sus furiosos golpes. STEREO-A es uno de ellos. Antes tenía un compañero, STEREO-B, con el cual se perdió el contacto en 2014, y con el cual era posible una campaña de observación solar en tres dimensiones, monitorizando la actividad solar desde distintos ángulos de visión. Básicamente eran, salvando las distancias, como nuestros ojos, que permiten al cerebro generar una imagen tridimensional de su entorno. Su pérdida fue un gran golpe, pero STEREO-A, por si solo, sigue siendo un más que eficiente observador del Sol

Y en ocasiones nos hace regalos extraordinarios. Así se puede definir la posibilidad de ver a nuestro planeta, Marte y Plutón juntos en una misma panorámica, con la Vía Láctea de fondo y el viento solar moviéndose a través de la imagen como las aguas de un caudaloso rio. Es el maravilloso resultado de una observación "rutinaria" de los movimientos de la Heliosfera, realizada por su cámara HI-1 (Heliospheric Imager 1), que tiene una abertura de 20º y se mantiene siempre fuera del alcance de la luz solar directa, mortífera de necesidad para un instrumento tan sensible. Y en ese momento los 3 mundos estaban presentes en su campo de visión, quedando así inmortalizados.

En la inmensidad aquí reflejada, la Tierra, al igual que el resto de sus hermanos planetarios, parece una diminuta isla perdida en un océano tormentoso lleno de peligros. Y hasta cierto punto así es. Una realidad solo palpable desde la distancia.

Secuencia con los 3 mundos juntos en el campo de visión de STEREO-A. Plutón, aunque señalado, no es aquí directamente visible a nuestro ojos, ya que es un cuerpo muy lejano y tenue.

STEREO-A, ahora un observador del Sol solitario después de perder a su hermano gemelo. Pero sigue siendo capaz de cumplir su propia misión de vigilancia solar, y en ocasiones sorprendernos con sus imágenes.

Wow! Spacecraft Spots Earth, Mars and Pluto's Position in Time-Lapse Sequence