Ultimas imágenes de Curiosity

Una vista en 360º
Sol 1705

jueves, diciembre 03, 2015

A la búsqueda de nuevos caminos

LISA Pathfinder despega con éxito y ya se encuentra rumbo a su posición final, a 1.5 millones de Kilómetros de la Tierra.

Después de un aplazamiento inicial debido a problemas técnicos en el lanzador Vega, el primer paso hacia la detección y estudio de las ondas gravitatorias, puede que una de las misiones espaciales con el cargamento científico más limitado de la historia, pero al mismo tiempo vital para hacer realidad esa posibilidad, despegó esta mañana a bordo de un lanzador Vega desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou, Guayana Francesa. Probar las tecnologías que permitirán detectarlas, su objetivo. 

Las ondas gravitatorias son ondulaciones en el tejido espacio-temporal, predichas por Albert Einstein hace un siglo en su teoría general de la relatividad, publicada el 2 de diciembre de 1915, y provocadas por el eventos energéticos o movimiento de cuerpos masivos. Sin embargo, debido a lo tenue que teóricamente deben (por ejemplo, las emitidas por una pareja de agujeros negros provocarían una elongación menor al tamaño de un átomo en un objeto de un millón de kilómetros de longitud) hace que hasta ahora su detección haya escapado a todo intento. El observatorio LISA, compuesto de 3 sondas trabajando en conjunto deberán darnos una respuesta, pero para ello Pathfinder, haciendo honor a su nombre, preparará el camino.

En su interior transporta dos cubos idénticos, de una aleación de oro y platino, de 46 milímetros de lado y separados entre sí 38 centímetros, que se mantendrán aislados de todas las fuerzas internas y externas con una única excepción: la gravedad. Mantenidos en el estado de caída libre más perfecta jamás lograda en el espacio, su posición será monitorizada con un nivel de precisión extraordinario (mil-millonésima de milímetro, algo nunca logrado). Nada debería afectarlas ni alterar lo más mínimo su posición relativa, excepto que sea el propio espacio tiempo en que se desplace en forma de ondas.
"Las ondas gravitatorias son la última frontera de la astronomía. Llevamos miles de años estudiando el firmamento en la banda de la luz visible, y apenas un siglo observándolo a lo largo de todo el espectro electromagnético", comenta Álvaro Giménez Cañete, Director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA."Al poner a prueba las teorías enunciadas por Einstein hace cien años con LISA Pathfinder, estaremos abriendo una nueva ventana a un Universo completamente inexplorado". 

LISA Pathfinder inició su viaje 04:04 GMT, y 7 minutos más tarde la etapa superior del cohete Vega se encendió por primera vez para situarla en una órbita baja, que se estabilizó con un segundo encendido una hora y cuarenta minutos después del despegue. A las 5:49 GMT se separó de la etapa superior del cohete, momento en que el equipo del centro de operaciones de la ESA en Darmstadt, Alemania, tomó el control de este pequeño observatorio. A lo largo de las próximas dos semanas, utilizará propulsores para elevar el punto más alto de su órbita con una serie de seis encendidos. 

Está previsto que LISA Pathfinder alcance su posición final, en el punto la Lagrange 1, dentro de unas 10 semanas, a mediados de febrero. Una vez allí, y una vez completas las últimas comprobaciones a finales de Marzo, se iniciará oficialmente su misión, que tendrá una duración prevista de 6 meses."Tras años de desarrollo y de ensayos en tierra, estamos deseando comenzar la prueba definitiva, la que sólo se puede realizar en el espacio", añade Paul McNamara, científico del proyecto LISA Pathfinder para la ESA."En unas pocas semanas estaremos contemplando la verdadera naturaleza de la gravedad en el espacio, acumulando experiencia para desarrollar un futuro observatorio espacial capaz de estudiar el Universo gravitatorio". 

El viaje que podría revolucionar nuestra visión de Universo, sobre su naturaleza, origen y futuro, abriendo una puerta hacia caminos hasta ahora inexplorada, justo acaba de comenzar.

El conjunto de lanzamiento de LISA Pathfinder en el centro de ensayos IABG.

LISA Pathfinder en órbita baja. Desde esta posición, a base de una serie de encendidos, irá alejándose de La Tierra rumbo a su destino final. 

El camino que le llevará en Febrero al Punto L1 en Febrero.

El corazón de LISA. 

LISA Pathfinder despega con éxito.

No hay comentarios: