Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

miércoles, diciembre 02, 2009

Entre los sueños y la realidad

Acensor espacial..realidad o ficción?

"La pregunta que Artsutanov se hizo tuvo la brillantez de un verdadero genio. Un hombre meram lo es ente inteligente podría no haber pensado nunca en ella, o podría haberla descartado instantáneamente por absurda. Si las leyes de la mecánica celeste permiten que un objeto permanezca fijo en el cielo, ¿no podría ser posible descolgar un cable, hacia la superficie y establecer sistema elevador que conecte la Tierra con el espacio?". Arthur C. Clarke, 1979, Las Fuentes del Paraíso.

Lo que es imposible puede hacerse posible, lo que era ciencia ficción antes puede dejar de serlo después. Tal como explico Clarke la reacción habitual ante una idea revolucionaria y adelantada a su epoca puede resumirse en tres etapas: Inicialmente "Es imposible, no me haga perder el tiempo", despues "Es posible, pero no vale la pena", y finalmente "Siempre dije que era una idea magnífica". La historia nos deja inumerables ejemplos de lo peligroso que es afirmar que algo es imposible, a riesgo de ser recordado como alguien corto de miras e incapaz de mirar mas alla de las limitciones de su epoca.

Dentro del amplio Universo de ideas nacidas de mentes adelantadas a su epoca, aparentemente imposibles, se encuentra la del ascensor espacial, sugerida por el escritor Arthur C. Clarke, tal como leemos en los primeras linias de este post, y que estan sacadas del libro "The Fountains of Paradise" (1979)...una idea que, explicandolo de forma muy básica, planteaba la posibilidad de construir un elevador que conectara la Tierra con el espacio y que nos permitiria acceder a el sin necesidad de vehículo lanzadera alguno, lo que seria mucho mas barato y seguro. Es una idea destinada a permanecer para siempre en el mundo de la ciencia ficción o es algo posible en la realidad? Aunque pueda parecer lo contrario, tiene bases reales, hasta el punto de que algunos científicos creen que podrian llegar a verlo construido durante el transcurso de sus vidas.

La teoria básica es solida...un cable que conectara la superficie con un satélite o base situada en órbita geostacionara (y que, por ello, permanece estatico con respecto a la superficie) permitiría elevar cargas hacia el espacio. Y hasta aquí la parte facil...vemos ahora los obstáculos que aun tiene que superarse para que algo así pueda ser una realidad:

1- Un cable de tales dimensiones (36.000 Kilómetros si llega hasta la órbita geostacionaria) necesitaria ser tremendamente resistente, capaz de soportar las tensiones a los que estaria sometido, sin ser por ello excesivamente pesado, pues de lo contrario podria romperse...un material así no existe actualmente, pues el que mas se acerca actualmente aun es 25 veces menos resistente de lo que se necesitaria. La tecologia avanza rapidamente en este aspecto, así que no es descartable en un futuro próximo.

2- Tanto el cable como el propio elevador, una vez construidos, tendrian que hacer frente a la amenaza de meteoritos, basura espacial o satélites en órbitas mas bajas...dado que permaneceria estático con respecto a la superficie su presencia en órbitas bajas sería como la de una gran piedra situado sobre un rio, con inumerables cuerpos desplazandose a gran velocidad con respecto a ella. Tal situación requeriría tener un control extremadamente preciso de todo lo que se moviera cerca de la Tierra, o incluso hacer frente a una una limpieza masiva de la órbita baja.

3- Como no, incluso superados todos los obstáculos técnicos, una construcción asi requeriria un esfuerzo económico notable, calculado en 20.000 Millones de dólares. Lo que no deja de ser el casi el presupuesto de la NASA de un año o el 5% de lo que este año invierte en defensa los EEUU, aunque ya se sabe que mientras en alguna cosas el dinero fluye sin pausa en otras este es tan dificil de ver como la lluvia en el Sahara. Por ello es posible que, de darse, los primeros pasos llegaran de la mano de empresas privadas.

Sueños o realidades? Aunque los obstáculos son muchos, las ventajas que algo así ofrecería, abriendo un camino mas facil, rapido, económico y seguro que los metodos actuales, esta impulsado los esfuerzos para intentar hacerlo realidad..equipos, empresas y agencias de todo el mundo estan trabajando en ello, reuniendose anualmente para poner en comun sus logros. Estamos justo al principio de un camino del que desconocemos donde nos llevará, quizas al éxito o al fracaso, mirando a una meta que a muchos puede parecer irrealizable...pero cuantas cosas lo parecian hasta que han dejado de serlo? Al fin y al cabo, como nos adviertio Clarke, decir "es imposible" resulta de lo mas sencillo...creer en un sueño situado mas allá de los limites de lo que marca la realidad del momento requiere algo más.




Reportaje (en Ingles) sobre el Acensor espacial.

Can scientists make a space elevator?

2 comentarios:

Laguna dijo...

es cierto que muchas de las cosas a las que estamos acostumbrados hoy en dia se tildaron de imposible y locuras en el pasado, pero es que esto me cuesta creerlo, la verdad... tan solo el punto 2 que comentas me parece lo suficientemente problemático como para dejarlo, la verdad...
Y choca que "solo" cueste un 5% del presupuesto de defensa... ¿como se han realizado esos cálculos, si ni siquiera se sabe de que material se haría ya que todavía no existe?

Tokaidin dijo...

La tecnologia de materiales ultra-ligeros y ultra resistentes esta avanzando a gran velocidad, y no es descartable que en un futuro que generen materiales con las caracteristicas necesarias. de ahí, creo, sale esta extrapolación de gastos.

Es evidente que no hay que tomarse la cifra como algo literal, sino una simplemente como algo orientativo o incluso solo como la forma de señalar ,por parte de todos aquellos que actualmente estan implicados en llevar adelante este idea señalan que no es algo fuera del alcance de las potencias espaciales y grandes empresas privadas, economicamente hablando.